En materia de la reproducción asistida, existe un punto con mucho que profundizar. Se trata de la preservación de la fertilidad; específicamente al tomar la decisión de congelar los óvulos.

Cada vez es más recurrente que una mujer quiera posponer su maternidad por diversos factores, o motivos sociales, como el estatus social, económico o profesional.

Anteriormente, ser mamá a una edad tardía no era bien visto socialmente. Gracias a los avances tecnológicos y médicos de hoy en día, existen procedimientos que permiten postergar esta faceta de la vida y elegir ser madre cuando se desee y cumplir con el proyecto de familia.

Más del 70% de las mujeres que posterga la maternidad y recurre a algún método de preservación de la fertilidad, lo hace por los llamados motivos sociales.

¿A qué se le conoce como preserva de fertilidad?

Las técnicas de preservación de la fertilidad ofrecen la posibilidad de postergar la maternidad a todas aquellas mujeres que así lo deseen o que tengan cáncer. Vale aclarar que también existen una serie de técnicas para lograr este cometido.

Por ejemplo, desde la Clínica IVI Santiago se pone en práctica la técnica de preservación de la fertilidad conocida como vitrificación de los óvulos, la cual permite que los óvulos maduros que se consiguieron luego de una estimulación ovárica sean criopreservados (congelados a bajas temperaturas, -196 °C) para utilizarlos en el momento que la paciente decida ser madre.

Este procedimiento se caracteriza por la ausencia de la formación de cristales de hielo, lo que da pie a que la tasa de supervivencia de los ovocitos sea mayor.

¿Cuándo es el mejor momento de congelar los óvulos?

Por lo general, el perfil de las pacientes que se animan a congelar los óvulos es de mujeres de más de 35 años, estables económicamente y profesionales.

Sin embargo, los especialistas en medicina reproductiva de IVI Santiago aseguran que el mejor momento para vitrificar óvulos sería antes de los 30 años.

Un problema es que, después de los 35 años la cantidad de ovocitos que se pueden obtener es limitada. En números más concretos, se puede establecer que para dicha técnica se necesitan entre 10 y 12 óvulos para vitrificar, asegurando un embarazo. En tanto, si la candidata sobrepasa los 35 años lo recomendable es repetir el procedimiento, dado que la reserva ovárica es más baja.

Como se ha visto, el reloj biológico de la mujer avanza y es muy importante que se tome conciencia de la fertilidad, tomar las decisiones a tiempo.