Internacional
Domingo 30 septiembre de 2018 | Publicado a las 07:07 · Actualizado a las 07:08
"Nos defendemos con piedras": la impune pesca con bombas en Perú
Publicado por: Christian Leal La información es de: Mongabay Latam
¿Encontraste algún error? Avísanos visitas

Cae la noche en el puerto pesquero de Chimbote, en la provincia de Huarmey, en Perú y Almensor Gómez se prepara para salir de casa junto a otros cinco colegas, pescadores artesanales todos. Pero Almensor no va a pescar. Esta noche le toca hacer guardia a las cinco hectáreas que intentan proteger de los pescadores furtivos que pescan con bombas.

Armados con pistolas, escopetas “y quién sabe qué más” dice Almensor, estos “pescadores, que no son pescadores sino delincuentes”, hacen explotar el mar con dinamita para recoger los peces. “Nunca hemos tenido muertos, pero si heridos” cuenta Almensor quien ya no hace denuncias a la Capitanía de Puerto “porque de nada nos sirve”. Además, a uno de los suyos “le llegaron a su casa y lo amenazaron de muerte” cuenta.

Huarmey no es el único lugar del Perú donde se realiza esta actividad ilegal, considerada una de las más devastadoras formas de explotación del recurso pesquero y tampoco el Perú es el único país del mundo que conoce esta práctica. De hecho, según la enciclopedia marina Fondear, Honduras, Nicaragua y El Salvador son los países latinoamericanos que han sido más golpeados por esta actividad. Algunos registros dicen que fue en Filipinas donde todo comenzó, luego de que los pescadores de ese país utilizaran la dinamita sobrante tras las Primera y Segunda Guerra Mundial. Pero en Perú, la historia es más vieja. El piscicultor norteamericano, Robert Cooker, ya hablaba, en los informes de una investigación para la cual fue contratado por el gobierno peruano entre 1908 y 1910, de la existencia de esta práctica en las costas del país. “Y es que la extensa actividad minera hace y ha hecho que sea relativamente fácil el acceso a la dinamita” dice Juan Carlos Sueiro, Director de pesquerías de la organización de conservación marina Oceana.

Pescador mutilado por el uso de explosivos. Foto: La Prensa de Nicaragua – Oscar Navarrete y Jorge Torres para el especial Pescando con la Muerte.
Pescador mutilado por el uso de explosivos. Foto: La Prensa de Nicaragua – Oscar Navarrete y Jorge Torres para el especial Pescando con la Muerte.

Cualquiera sea la nacionalidad del inventor de la pesca con bombas y el año de dicha ocurrencia, lo que Almensor sabe es que ha sido la lucha de una vida entera. Es Presidente de la Federación de Pescadores Artesanales de Ancash, la región a la que pertenece Huarmey, y desde ahí busca, junto a sus colegas, defender su fuente de trabajo “con piedras o con lo que tengamos… ayer, a las 11 de la noche, llegaron estos delincuentes y logramos ahuyentarlos, pero dinamitaron un lugar más lejos” dice y luego agrega, impotente, “las playas están quedando desiertas. Los recursos están exterminados”.

Matar, pero no reventar

Dependiendo de los peces víctimas y del lugar geográfico en el que se realice la detonación, las bombas se fabrican con diferentes tipos y cantidades de pólvora. “La cantidad se calcula para no destrozar los peces, de tal forma que tras recolectarlos puedan ser comercializados” señala un informe que el Instituto del Mar del Perú (IMARPE) desarrolló en 2015. Este organismo gubernamental que “tiene por finalidad promover y realizar investigaciones científicas y tecnológicas del mar (…) con el objeto de lograr su aprovechamiento racional” afirma que “en los últimos años, se ha reportado el incremento de la pesca con explosivos en diversas playas e islas del litoral”. Francisco Ganoza, responsable del laboratorio de IMARPE en Huacho, Huarmey, y autor de la investigación realizada en 2015, aseguró a Mongabay Latam que desde entonces la situación sigue igual.

Según explica el documento, “las explosiones submarinas liberan gran cantidad de energía en un corto período, generando ondas de choque caracterizadas por una alta presión de sonido instantáneo, decayendo luego a valores negativos de presión”. La rápida oscilación entre la onda de presión alta y la baja, provoca graves daños a los órganos internos de los peces como la ruptura de sus vejigas natatorias, con la que ajustan su flotabilidad y de sus vasos sanguíneos. Los cuerpos de los que estén más cerca de la detonación serán mutilados aunque estos no serán considerados para la venta. Además, las explosiones, que actúan de manera indiscriminada al incluir a huevos, larvas de peces e invertebrados, “producen daño físico al entorno marino y a todas las especies que habitan en la zona de pesca como mamíferos marinos, tortugas y aves”. Según la enciclopedia náutica Fondear “una explosión submarina en el arrecife coralino necesitará entre 5 y 10 años para su recuperación, pero un bombardeo reiterado, como frecuentemente es el caso, produce una destrucción definitiva del hábitat submarino”. Es así, como se calcula que el 50 % de la destrucción de los arrecifes del sudeste asiático se debe a esta práctica.

Arrecifes de coral destruidos por la pesca con explosivos. Foto: Fondear
Arrecifes de coral destruidos por la pesca con explosivos. Foto: Fondear

Juan Carlos Sueiro explicó a Mongabay Latam que las bombas también “se utilizan para ahuyentar a los peces. El Bonito, por ejemplo, nada en profundidades a las que las redes no llegan. Los pescadores furtivos gradúan entonces la dinamita, con un determinado peso, para que explote bien abajo de tal manera que el Bonito, por reacción, sube en la columna de agua y así lo pueden pescar”.

En Huarmey, a 284 kilómetros al norte de Lima, la técnica consiste en abrir los cartuchos de dinamitas, conocidos como chupetes o canillas, y verter su pólvora en una bolsa de nylon con una piedra en su interior, formando una bola. En el centro de la carga, se instala el fulminante: el dispositivo conocido como detonante, fabricado con aluminio, bronce o cobre y cuya función es conectar la mecha con la dinamita. Los fabricantes dejan sobresalir de la bola un centímetro del fulminante y ahí instalan la mecha abrazada con dos palitos de fósforo, para asegurarse de que esta encienda. Finalmente, se envuelve la carga, con algún material a prueba de agua como asfalto o plástico, de manera que queda completamente impermeable y lista para explotar bajo el agua.

Bomba fabricada para la pesca con explosivos. Foto: La Prensa de Nicaragua.
Bomba fabricada para la pesca con explosivos. Foto: La Prensa de Nicaragua.

La zonas que se dinamitan son aquellas que se encuentran cercanas a la costa en lugares generalmente accidentados, rocosos o en islas cercanas. Sueiro, quien ha observado desde hace años el operativo de los pescadores con bombas, ha podido reparar también en que esta práctica se realiza en lugares donde no hay desembocaduras de ríos cercanas. Ello puesto que los sedimentos, que los ríos acarrean, se van depositando en el fondo marino haciendo que la profundidad disminuya y “lo que estas personas buscan son amplias columnas de agua donde hay mayor presencia de especies que están en cardúmenes”. Según detalla el informe de IMARPE, los pescadores furtivos “detectan la presencia de peces mediante la observación de un buzo. Ubicado el cardumen, el operador, conocido como bombero, prende la mecha lanzando el explosivo a una distancia de cuatro a cinco metros dependiendo de la movilidad y características de los peces”. Cuatro a seis cartuchos son utilizados en una faena.

Ayanques, Cabrillas, Lenguados, Lisas, Bonitos, Jurel son algunas de las especies objetivo de la pesca con bombas, pero la Chita es la especie favorita asegura Sueiro. Para mala suerte de Almensor, y del resto de los pescadores artesanales de Huarmey, esa especie es también la preferida de ellos y uno de sus principales recursos pesqueros.

Una actividad impune

Según datos del IMARPE, las zonas en las que más frecuentemente se realiza la pesca con bombas son Huarmey, Pisco, incluyendo la Reserva Nacional de Paracas, San Juan de Marcona, La Libertad y Lambayeque. En la Reserva de Paracas se ha identificado esta práctica desde las playas de Barlovento hasta las islas Chincha incluyendo “los bancos naturales, criaderos y zonas de reproducción de los recursos costeros”.

Entre 43.200 y 108.000 kg se estima son pescados anualmente con explosivos en Huarmey. En Pisco, los cálculos van de 32.400 a 64.800 kg anuales.

Camas construidas por los pescadores que hacen guardia por la noche para vigilar la costa de los pescadores con bombas. Foto: Almensor Gómez
Camas construidas por los pescadores que hacen guardia por la noche para vigilar la costa de los pescadores con bombas. Foto: Almensor Gómez

El pescado, recolectado mediante explosivos, es comercializado al por mayor y tiene como principal destino los grandes mercados y restaurantes de Lima. Los pescadores como Almensor, en cambio, trabajan mayoritariamente para un mercado local, aunque los peces más grandes sí se derivan hacia la capital del país a través de comerciantes. “Estamos creando pequeñas empresas, de comercializadoras de pescadores artesanales, para meternos en los mercados grandes, pero nuestra venta es más bien local”, explica Almensor por lo que la competencia entre artesanales y furtivos es por los recursos. “Nosotros somos pescadores de orilla y es ahí donde lanzan bombas. Incluso delante de nosotros”, dice.

A pesar de que los pescadores artesanales son testigos casi diarios de esta actividad ilegal, Almensor y sus compañeros ya no denuncian. Han decidido organizarse y ver entre ellos la manera de defender los recursos y ahuyentar a los furtivos que atacan las costas al amanecer, antes de que acabe el día y por la noche.

Chimbote, Perú. Foto: Creative Commons.
Chimbote, Perú. Foto: Creative Commons.

El Ministerio de la Producción señaló en un comunicado que, durante el 2017, “se efectuaron más de 104 mil inspecciones y 693 decomisos cuyo peso alcanzó alrededor de 10 mil toneladas métricas de recursos hidrobiológicos ilegalmente obtenidos”. También señala haber realizado operativos a actividades pesqueras ilegales en playas, durante la extracción de recursos hidrobiológicos, con artes y aparejos de pesca prohibidos. Además, se brindaron 148 capacitaciones, a diferentes actores de la actividad pesquera, para fomentar una pesca y un consumo responsable beneficiando a cerca de 6000 personas.

A pesar de ello, los esfuerzos parecen ser insuficientes en opinión de científicos del mar y pescadores. Renato Gozzer, ingeniero pesquero, miembro de la asociación Redes dedicada a la investigación, consultoría y aplicación de proyectos en el área pesquera, afirma que “según la ley general de pesca, cualquier actividad que dañe los fondos marinos está prohibida. Sin embargo, las medidas de control, ya sean preventivas o punitivas son bastantes débiles. Hay una situación de poca atención, de poca priorización de parte del estado, especialmente en las pesquerías costeras”. De hecho, el mismo IMARPE reconoce en su informe que “a pesar del aumento de esta actividad —de pesca con explosivos— la tasa de intervención policial o de autoridades es prácticamente nula”.

Los marcadores amarillos en el mapa corresponden a los principales lugares en los que se practica la pesca con bombas en Perú.
Los marcadores amarillos en el mapa corresponden a los principales lugares en los que se practica la pesca con bombas en Perú.

Por otro lado, los pescadores artesanales se quejan de que los furtivos están advertidos cada vez que hay fiscalizaciones y que ese día no salen a pescar. Gozzer, quien ha investigado acerca de actividades ilegales de pesca, particularmente en el ámbito de la producción de harina de pescado, explica que esa filtración de información se debe a diferentes factores que benefician la corrupción.

En primer lugar, “los gobiernos regionales tienen Direcciones o Gerencias Regionales de Producción que tienen competencias compartidas con el Ministerio. Hay todo un gris, a veces lo ve el Ministerio y a veces las regiones. Luego, están las Direcciones de Seguimiento, Control y Vigilancia que, en concreto, son las encargadas de la fiscalización. Pero también están las Capitanías de Puerto que igualmente ejercen funciones para fiscalizar. Cada entidad tiene alguna competencia, pero con límites, entonces se tienen que hacer operativos coordinados que demandan toda una logística. En ese trabajo de coordinación, la información se filtra, los pescadores furtivos se enteran y ese día no salen a pescar”.

Actividades económicas como la pesca y el turismo resultarían afectadas por la explotación petrolera, según los expertos. Foto. Oceana.
Actividades económicas como la pesca y el turismo resultarían afectadas por la explotación petrolera, según los expertos. Foto. Oceana.

Además, en opinión del ingeniero, otras variables como el bajo salario de los fiscalizadores, las dificultades de monitorear las zonas rurales y la falta de mecanismos para controlar, contribuyen a la corrupción.

Por otro lado, el IMARPE señala que “frecuentemente la Dirección General de Capitanía y Guardacostas de Pisco realiza intervenciones, recibe denuncias y se reportan ocurrencias de pesca con explosivos. Sin embargo, al no contar con la información completa, no se toman las acciones legales correspondientes”. Fue así como el compañero de Almensor fue amedrentado tras denunciar a un grupo de furtivos. “Se los llevaron, pero al rato los soltaron y fueron a la casa de él a amenazarlo de muerte si es que volvía a hablar”, cuenta.

El mercado ilegal de dinamita

Para Sueiro, “el foco debiera estar en la comercialización y distribución irregular de dinamita y no en la lancha que la está reventando”.

El mercado de dinamita en Perú está regulado por la Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de Uso Civil (SUCAMEC) y cuenta con estrictas medidas de control. “Nosotros hemos tenido un período de violencia política muy fuerte, con terrorismo, etc. Entonces, con mayor razón, nadie puede vender dinamita en ningún lado sin estar debidamente acreditado y haber declarado y demostrado para qué la va a usar”, explica Sueiro.

La dinamita, que es utilizada para la pesca con bombas, proviene generalmente de mineras, de todo tamaño, desde donde es robada y comercializada de manera ilegal a los pescadores a través de intermediarios. “El relativo acceso y la corrupción hacen fácil el acceso a la dinamita que se comercializa con total impunidad. Muy pocos casos reciben sanción judicial”, asegura Sueiro.

Foto: Instituto Peruano de Minería.
Foto: Instituto Peruano de Minería.

En la zona de Huarmey, los cartuchos se venden en los mercados de Barranca y Las Malvinas. El informe de IMARPE da cuenta de que la dinamita es comercializada por intermediarios, que acopian este material, que pertenece originalmente a personas que trabajan en las minas de la sierra de la región de Lima y de Ancash. Almensor recuerda haber obtenido, hace cuatro años atrás, información sobre el valor de cada cartucho y fulminante: cinco y tres soles respectivamente (1,5 y 0,9 USD). En cuanto a la zona de Pisco, “los explosivos son distribuidos ilegalmente por mineros informales desde Nazca” y la venta de cartuchos, que puede ser de hasta 60 diarios se realiza a diario en la caleta San Andrés especifica el informe de IMARPE.

A principios de este año, los pescadores de Chimbote, con Almensor Gómez a la cabeza, iniciaron una mesa de trabajo con el Ministerio de la Producción en el que “determinamos que se haría un seguimiento a los que venden explosivos” contó Gómez a Mongabay Latam. Pero luego de que el Ministro de la Producción, Daniel Córdova, renunciara en abril “la mesa no continuó y aunque ya enviamos un documento para continuar con el proceso, no pasa nada” asegura Gómez.

En 2015, el informe de IMARPE señalaba que “un requisito indispensable para combatir y enfrentar la pesca con explosivos es la formalización de los pescadores artesanales”. En efecto, un mapeo de pesca artesanal realizado en 2012, por el gobierno, constató un alto nivel de informalidad. “Siete de cada diez pescadores no tienen permiso de pesca. Recién el año pasado hubo un esfuerzo para formalizar, pero no se ha concretado” explica Gozzer. Lo anterior, a pesar de que el IMARPE señaló, hace ya tres años, que empadronar a los pescadores artesanales permitiría “fortalecer a las asociaciones y comunidades pesqueras con la finalidad de detectar e identificar a los pescadores que operan de manera ilegal”.

Pescadores y profesionales parecen coincidir en un ánimo pesimista respecto a la manera en que se gestionan los recursos del mar peruano. La pesca con explosivos es probablemente una de las caras más feas de la ya ampliamente denunciada desatención al sector pesquero. Un vacío que ha acarreado la continuidad de prácticas de sobreexplotación extrema de los recursos, tan inverosímiles, como lo es dinamitar el mar.

Por Michelle Carrere
Este artículo se publicó originalmente en Mongabay Latam

Tendencias Ahora