Internacional
Barack Obama: el presidente que no estar√° en el rinc√≥n de los “cretinos” en Cuba
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Barack Obama va a ser mentado en cada rinc√≥n de La Habana en los pr√≥ximos d√≠as. Excepto en uno: en el rinc√≥n de los “cretinos”, el feroz mural que le reserv√≥ Cuba a los presidentes de Estados Unidos antes de que pudieran ser populares en la isla comunista.

Visita casi obligada de turistas, el Museo de la Revolución, que destaca la gesta de los guerrilleros al mando de los hermanos Castro, exhibe en su planta baja un mural de antihéroes.

Ronald Reagan es un ‘cowboy’, George Bush padre un emperador romano y su hijo George W. Bush lleva un casco nazi del que salen orejas de burro.

Todos ex presidentes de Estados Unidos, pero, sobre todo “cretinos” que en su orden ayudaron a “fortalecer”, “consolidar” la revoluci√≥n y hacer “irrevocable” el socialismo, seg√ļn se lee en las placas negras de letras blancas escritas en ingl√©s, franc√©s y espa√Īol.

Los dibujos en relieve y gran tama√Īo suscitan risitas nerviosas o comentarios pol√≠ticamente incorrectos, que Cristopher, un gu√≠a cubano, intenta matizar con una aclaraci√≥n evidente: “esto es una caricatura, es diversi√≥n”.

¬ŅY Obama? No, √©l nunca podr√≠a estar en ese mural. El mandatario que termin√≥ con m√°s de medio siglo de enemistad con Cuba es incre√≠blemente popular en la isla y su imagen incluso ya se usa como im√°n para el turismo.

Héctor Velazco | AFP

Héctor Velazco | AFP

“Siempre me preguntan por Obama, pero de hecho a Obama lo vemos como un presidente que ha mejorado las relaciones, no lo vemos tanto como un cretino“, explica Cristopher.

No hay estudios de opini√≥n que sustenten la popularidad de Obama en la isla, pero es dif√≠cil encontrar cubanos que hablen abiertamente mal de √©l como ocurr√≠a con sus antecesores … ni siquiera en el gobierno.

Su visita de tres d√≠as puede cambiar por completo la imagen que tuvieron varias generaciones de cubanos de los presidentes de Estados Unidos, aun cuando todav√≠a est√© vigente el embargo econ√≥mico que castiga a los isle√Īos y les impide a los estadounidenses hacer turismo o negocios libremente en Cuba.

La √ļltima vez que un presidente de Estados Unidos estuvo en Cuba fue en 1928. El discreto Calvin Coolidge no sobrevivi√≥ al olvido.

“Somos m√°s populares”

Bob Johnson, un m√©dico estadounidense de 59 a√Īos, tambi√©n sonri√≥ cuando vio a Reagan y los Bush retratados como “cretinos”. “Obama ser√≠a diferente si hubiese sido presidente en los sesenta, setenta, ochenta, cuando todo esto estaba ocurriendo”, coment√≥ a la AFP.

Pero “nuestro pa√≠s ha cambiado y √©l representa muchos de los cambios que han ocurrido”, se√Īala.

Johnson parece un turista: pantalones cortos, sombrero de sol y cámara de fotos al cuello, pero oficialmente no está haciendo turismo. Para viajar a Cuba debió pretextar un tour fotográfico por cuenta de las restricciones del embargo.

“Obama es popular aqu√≠ pero tambi√©n todos los estadounidenses, m√°s populares de lo que somos en otras partes del mundo”, a√Īade.

ARCHIVO | AFP

ARCHIVO | AFP

A ra√≠z del acercamiento con Estados Unidos, el turismo creci√≥ en Cuba un 18% en 2015 con respecto al a√Īo anterior, y las visitas de estadounidenses aumentaron un 77%.

Elerida Bengtsson, profesora noruega de 26 a√Īos, s√≠ puede hacer turismo en Cuba y al igual que su novio Hakon Dalland, de 25 a√Īos, est√° feliz con Obama.

“Espero que para los cubanos Obama no sea un cretino. Para m√≠ no lo es. Es absolutamente diferente de ellos (los Bush y Reagan). No es lo mismo cuando escuchabas las cosas de Bush que cuando escucho las de Obama”, dice a la AFP.

“¬ŅA qu√© viene?”

A pocas cuadras del Museo de la Revoluci√≥n, en la “esquina caliente”, donde se re√ļnen a diario los habaneros, sobre todo mayores, a debatir de b√©isbol, tambi√©n se habla del presidente de Estados Unidos pero del Obama aficionado al deporte que asistir√° el martes al juego del equipo nacional cubano con los Tampa Bay de las Grandes Ligas.

“A Obama lo vamos a escuchar, lo vamos a respetar, pero √©l en su lado y nosotros en el nuestro”, dijo Rolando Verdecia, un mulato ex boxedor de 89 a√Īos.

Caridad Amador, una farmac√≥loga de 62 a√Īos, no habla de b√©isbol pero s√≠ del presidente de Estados Unidos y sin reservas se pregunta por qu√© no ha hecho m√°s para aliviar el embargo.

¬ŅA qu√© viene aqu√≠, a hacer qu√©? Con sinceridad, yo no estoy de acuerdo en que venga. No estoy de acuerdo, con el mayor respeto, y lo considero un absurdo”, dijo Amador.

A diferencia de otras épocas su opinión ya no es la de la mayoría.

Yuri Cortez | AFP

Yuri Cortez | AFP

Tendencias Ahora