Tecnología
Rumor sobre la detección de ondas de Einstein podría ser aclarado este jueves
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Más que el bosón de Higgs, la detección de las ondas gravitacionales, que podría ser anunciada el jueves por un equipo internacional de científicos, es considerada como el Santo Grial de la física, porque abre una nueva ventana a la comprensión del Universo y sus fenómenos más violentos.

La observaci√≥n de estas ondas, cuya existencia Albert Einstein predijo en su teor√≠a de la relatividad en 1915, ser√° tema de una presentaci√≥n el jueves en Washington, seg√ļn un comunicado de la Fundaci√≥n Nacional de las Ciencias (NSF) de Estados Unidos.

Cient√≠ficos del Instituto de Tecnolog√≠a de California (Caltech), el MIT y el LIGO (Laser Interferometer Gravitational-wave Observatory), que trabajan desde hace 15 a√Īos en la detecci√≥n de estas ondas, participar√°n en la rueda de prensa. Simult√°neamente, tendr√°n lugar conferencias de prensa en el Centro Nacional para la Investigaci√≥n Cient√≠fica (CNRS) en Par√≠s y en Londres.

El anuncio de esta presentaci√≥n el jueves alimenta los rumores que circulan desde hace varias semanas en la comunidad cient√≠fica, seg√ļn los cuales los equipos del LIGO lograron detectar estas ondas por primera vez.

Las ondas gravitacionales son producidas por ligeras perturbaciones en el tejido del espacio-tiempo debido al efecto del desplazamiento de un objeto de gran masa, como agujeros negros o estrellas de neutrones.

Esta teoría propuesta por Einstein se puede comparar a las ondas que se forman en el agua cuando se lanza una piedra, o bien a la deformación de una red en la que uno posa un pie. En esta imagen, la red sería el espacio-tiempo.

Seg√ļn estos rumores, fue gracias a la observaci√≥n de la colisi√≥n y fusi√≥n de dos agujeros negros que se hizo tal descubrimiento.

La versi√≥n en l√≠nea de la revista cient√≠fica estadounidense Science cit√≥ a Clifford Burgess (un f√≠sico de la Universidad McMaster en Hamilton, Canad√°, y tambi√©n miembro del Instituto Perimeter de F√≠sica Te√≥rica), seg√ļn quien el rumor es veros√≠mil aunque no ha tenido acceso a los documentos de LIGO.

La posibilidad de observar las ondas gravitacionales, que son muy tenues a una escala microsc√≥pica, abrir√≠a una nueva ventana hacia fen√≥menos astron√≥micos que a√ļn son un misterio: el colapso gravitacional de estrellas masivas, la fusi√≥n de dos estrellas de neutrones y fen√≥menos asociados a los agujeros negros, que a menudo se hallan en el centro de las galaxias.

“La gravedad es la principal fuerza del Universo” y sus efectos sobre el espacio-tiempo produce ondas gravitacionales que se propagan por todo el cosmos”, explic√≥ a la agencia de noticias AFP Tuck Stebbins, jefe del laboratorio de Astrof√≠sica Gravitacional de la NASA.

- Período revolucionario -

Si se pueden detectar estas ondas, entonces ser√≠a posible remontarnos al primer milisegundo del Big Bang“, estim√≥ Stebbins, al considerar que “la humanidad no tiene otra manera de ver el origen del Universo”.

Seg√ļn este astrof√≠sico, “ahora estamos en el umbral de un per√≠odo revolucionario en nuestra comprensi√≥n del Universo”, porque la capacidad de detectar estas ondas permitir√≠a acceder a una nueva dimensi√≥n de observaci√≥n que actualmente se limita a la detecci√≥n de la luz emitida por los diferentes cuerpos celestes.

Catherine Nary Man, una de las responsables del Observatorio de C√īte d’Azur, en Francia, explica que la detecci√≥n de estas ondas puede resolver el misterio de los rayos gamma, que son una de las explosiones m√°s poderosas del Universo y cuyo origen a√ļn es un misterio.

“Ahora ya no se observa el Universo con telescopios ultravioleta o de luz visible, sino que se escuchan los sonidos producidos por los efectos de la gravitaci√≥n de los cuerpos celestes sobre el tejido del espacio-tiempo, y que pueden venir del coraz√≥n de las estrellas o de agujeros negros”, dijo a AFP.

“Y como la estrella o el agujero negro no detienen estas ondas que se desplazan a la velocidad de la luz, ellas llegan a nosotros y podremos entonces crear modelos para distinguirlas y detectarlas”, predijo.

El descubrimiento en 1974 de un p√ļlsar y de una estrella de neutrones fue una prueba indirecta de la existencia de las ondas gravitacionales. El hallazgo le vali√≥ a Russel Hulse y Joseph Taylor el premio Nobel de f√≠sica en 1993.

El LIGO creó dos detectores idénticos de ondas gravitacionales de varios kilómetros de largo, equipados con interferómetros (que miden interferencias). Uno de estos detectores está en Livingston, en Luisiana (sur de EEUU) y el segundo en Hanford, en el estado de Washington (noroeste).

El equipo de científicos del LIGO trabaja en estrecha colaboración con el del detector franco-italiano Virgo, ubicado cerca de Pisa, en Italia.

Tendencias Ahora