Internacional
Autoridades tailandesas sospechan que el autor del atentado pertenecía a una red
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El hombre sospechoso de haber depositado una bomba en un santuario de Bangkok que mat√≥ a 20 personas pertenece seguramente a una “red”, seg√ļn la polic√≠a tailandesa, que este mi√©rcoles prosegu√≠a intensamente su b√ļsqueda.

El templo donde se produjo el ataque, el m√°s sanguinario en la historia del pa√≠s, volvi√≥ a abrir sus puertas, con una peque√Īa ceremonia protagonizada por una decena de monjes budistas.

“El autor no pudo hacerlo solo (…) creemos que hay gente que lo ayuda, tailandeses. Es una red” declar√≥ el jefe de la polic√≠a tailandesa, Somyot Poompanmoung, a los reporteros.

El atentado se produjo el lunes, y 24 horas después hubo otra explosión, que no dejó víctimas, en una estación de metro de la capital.

Las imágenes del atentado del lunes de una cámara de seguridad que han sido difundidas muestran al sospechoso, un joven en camiseta, dejando tranquilamente una mochila en el santuario poco antes de la explosión.

La policía ha distribuido este martes un retrato robot del presunto atacante, un joven delgado, con barba incipiente, pelo negro y gafas.

El ataque se produjo el lunes por la tarde, en hora punta, en el concurrido santuario al aire libre de Erawan, en el céntrico distrito de Chidlom.

A esa hora, la multitud de tailandeses que trabajan en la zona se cruza con la de turistas extranjeros, atraídos por los inmensos centros comerciales y hoteles de lujo a proximidad.

Las autoridades tailandesas creen que el blanco del atentado eran los extranjeros, y que los autores quer√≠an “da√Īar el turismo”, uno de los pocos sectores de la econom√≠a tailandesa que van bien.

El templo, construido en 1956, est√° consagrado al dios hind√ļ Brahma.

La policía ha pedido el apoyo de testigos y ha propuesto una recompensa de un millón de bahts (25.400 euros) por toda información que conduzca a su arresto. La policía pudo hallar e interrogar al conductor del mototaxi que recogió al hombre tras el atentado.

En total, entre los 20 muertos figuran 11 extranjeros: cuatro malasios, tres chinos, una brit√°nica residente en Hong Kong, otro ciudadano de esa misma ciudad, un singapurense, y un indonesio, seg√ļn la polic√≠a. Asimismo, seis tailandeses fallecieron y tres cuerpos siguen sin ser identificados.

El balance de heridos subió a 123, una cifra que también incluye a varios extranjeros, entre ellos ciudadanos de Japón, Indonesia, Malasia, Omán, Filipinas y Singapur. Al menos 68 de los heridos están graves.

Mensajes amenazantes en Facebook

El martes a inicios de la tarde, otra zona tur√≠stica de la capital, cercana al r√≠o, fue a su vez blanco de un ataque. Un peque√Īo artefacto explosivo, lanzado contra transe√ļntes cerca de una estaci√≥n de metro a√©reo, estall√≥ sin dejar v√≠ctimas.

Las autoridades intentan identificar a los autores de mensajes publicados en Facebook en los que se advert√≠a de un peligro inminente en Bangkok antes del ataque. Los mensajes provienen de un “grupo opuesto a la junta” militar en el poder, originario del norte de Tailandia.

Tailandia, un país muy dividido, es escenario de violencias políticas mortíferas desde hace alrededor una década.

El noreste del país es el bastión del movimiento de los Camisas Rojas, partidarios del antiguo gobierno, derrocado por un golpe militar en mayo de 2014 después de meses de manifestaciones opositoras.

“Si bien (los Camisas rojas) quieren hacer caer al gobierno, no creo que ataquen un santuario religioso hind√ļ u otro”, estim√≥ Zachary Abuza, experto independiente del terrorismo en el sureste asi√°tico.

Por el momento, ning√ļn grupo ha reivindicado el atentado pero las autoridades dijeron que no se asemeja a los ataques que se producen con frecuencia en el sur del pa√≠s.

Esta regi√≥n sure√Īa, fronteriza con Malasia, es presa de un conflicto que se ha cobrado m√°s de 6.300 vidas desde 2004. Nunca se hab√≠a confirmado un ataque fuera de esta regi√≥n a pesar de los a√Īos de guerra.

Tendencias Ahora