Notas
8 pr√°cticas diarias que te volver√°n m√°s inteligente
Publicado por: Francisca Rivas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La tecnolog√≠a se ha vuelto un elemento tan vital para la vida diaria de las personas, que ha cambiado completamente la forma en que la sociedad se comunica. ¬ŅPero te imaginabas que tambi√©n nos podr√≠a haber vuelto m√°s inteligentes?

Esto es lo que ha concluido el periodista y escritor Clive Thompson, quien a trav√©s de su libro “Smarter Than You Think” (“M√°s inteligente de lo que crees” en espa√Īol) y otras obras ha analizado la forma en que la sociedad actual se ha vuelto m√°s inteligente, y en especial el rol que la tecnolog√≠a ha tenido para poder lograr esto.

Para afirmarlo, Thompson se bas√≥ en un planteamiento del fil√≥sofo Andy Clark, quien propone que la mayor parte del proceso de pensar toma lugar fuera de nuestras mentes, ya que los recursos presentes en el entorno ayudan a guiar nuestros pensamientos en nuevas direcciones. Lo mismo ocurrir√≠a cuando interactuamos con otras personas, porque somos seres sociales, seg√ļn el experto.

“Esto rige para algo tan simple como ser capaz de escribir una cosa, para que no tengas que retenerlo en tu cabeza por el corto o largo tiempo. Podr√≠amos decir que si no tengo un l√°piz y papel, dif√≠cilmente podr√≠a multiplicar de forma f√°cil dos n√ļmeros de cuatro d√≠gitos juntos. ¬ŅEntonces eso significa que soy m√°s tonto cuando no tengo un l√°piz y un papel? Lo que realmente significa es que una gran parte de la cognici√≥n humana se ha apoyado en recursos externos a nuestras cabezas”, acot√≥ Thompson.

En la misma l√≠nea, agreg√≥ en entrevista conPsychology Today que “¬Ņsomos m√°s tontos cuando no estamos alrededor de otra gente? ¬ŅSomos m√°s inteligentes cuando estamos cerca de ellos? Creo que la respuesta es s√≠, somos m√°s inteligentes cuando estamos cerca de otras personas, somos m√°s inteligentes cuando estamos m√°s cerca de todo tipo de tribunas externas a nuestro pensamiento, y √©sa es una definici√≥n esencial del ser humano”.

Sobre el impulso que la tecnolog√≠a ha dado a la inteligencia humana, gracias a que permite mayor interacci√≥n con otra gente, indic√≥ que esto no es algo exclusivamente ligado a las nuevas generaciones, las cuales han sido descritas como “nativos digitales”.

“Hay un mont√≥n de evidencia de que la gente joven puede que se sienta c√≥moda usando un mont√≥n de herramientas sociales, pero realmente no entienden c√≥mo funcionan (…) Hay una gran diferencia entre estar c√≥modo usando la tecnolog√≠a y ser realmente un usuario h√°bil de ella”, especific√≥.

En tanto, aunque parezca contradictorio, a veces estamos tan rodeados de tecnología que desconectarse por un tiempo ayuda a agilizar nuestra mente, en lugar de pasar las 24 horas en línea.

Por esto, a continuación te mostramos las nueve prácticas recopiladas por Psychology Today que te ayudarán a volverte más inteligente, tanto utilizando la tecnología como excluyéndola totalmente de tu rutina:

1- Mantente desconectado por grandes porciones de tiempo: el investigador recomienda no estar pendiente de lo que sucede en internet todos los días, porque esto impide relajarse. Por ejemplo, aconseja dejar de revisar los correos electrónicos los fines de semana.

Si bien hay muchas personas que por motivos laborales necesitan estar pendientes las 24 horas de sus mensajes, esto podr√≠a afectar su capacidad para descansar. “Un mont√≥n de gente me dice que no pueden hacer esto porque sus jefes les exigen revisar los correos todo el fin de semana. Y esto demuestra que los problemas que tenemos para divertirnos no radican en las tecnolog√≠as en s√≠ mismas, sino que en las relaciones de poder que surgen de √©stas”, se√Īal√≥.

2- Aplica la “diversidad cognitiva” y haz algo realmente diferente: este t√©rmino que acoge Thompson se refiere a que la forma en que nos comunicamos y expresamos es distinta cuando estamos en internet a como lo hacemos en la realidad.

Nuestra forma de pensar cuando estamos conectados “es productivamente diferente de los m√©todos tradicionales menos sociales fuera de l√≠nea, por lo que a√ļn es incre√≠blemente provechoso leer concentradamente por ocho horas, realizar una larga caminata, o s√≥lo discutir sobre algo con un amigo mientras beben en un bar. Estas cosas son distintas a la manera como nos comportamos en l√≠nea, y guiar√° tu mente hacia otros modos de pensar”.

3- No te a√≠sles y aprende del “pensamiento social”: esto se basa en el principio antes mencionado, que afirma que nuestra inteligencia se desarrolla mejor cuando interactuamos con otras personas o con est√≠mulos del entorno.

Al respecto, expres√≥ que “muy frecuentemente definimos la inteligencia como sentarnos y hojear un libro solos por 10 horas o 10 a√Īos. Si bien eso es indudablemente un modo poderoso, en el mundo real una gran cantidad del pensamiento ocurre cuando estamos discutiendo, peleando o apoy√°ndonos en otros”.

4- Encuentra tu pasión: el autor afirma que la pasión es lo que guía la memoria y la creatividad, por lo que los temas que más obsesionan a alguien serán los que capturarán la mayor parte de su pensamiento.

Asimismo, plantea que un problema es “¬Ņc√≥mo hacemos que la gente se apasione por las cosas que son importantes?”, como ciencias o la pol√≠tica. “Eso es que t√ļ y yo estamos tratando de hacer. Constantemente estamos tratando de seducir a la gente para que piense sobre la ciencia, al presentarla de una forma que resulte encantadora. Atraes m√°s moscas con miel”, apunta.

5- No te limites a seguir a la √©lite cultural o a los “l√≠deres del pensamiento”: el periodista sostuvo que “creo que lo que est√° ocurriendo ahora con la internet es que las √©lites culturales, en las cuales me incluyo porque soy un escritor de Nueva York, est√°n comenzando a descubrir cu√°n diverso es el inter√©s humano y c√≥mo las pasiones humanas son realmente”.

Sobre ello, relat√≥ que “cuando vives en una de estas ciudades costeras, crees que todos est√°n unificados en torno a X, Y o Z, porque nosotros estamos escribiendo de ello. Pero luego descubres que no, no, no, ¬°a la gente no le importa en lo m√°s m√≠nimo! (…) (Por ejemplo) el New York Times no arma su lista de libros m√°s vendidos basada en los que de verdad se est√°n vendiendo, la crea en base a unos pocos cuidadosamente electos de librer√≠as en mercados de √©lite, porque eso es lo que les importa. ‘L√≠deres de pensamiento’”.

Este selecto c√≠rculo de intelectuales se ha roto gracias a la internet, ya que “hace la conversaci√≥n visible, nos sobrecoge con la diversidad de lo que a la gente realmente le importa”.

6- Debes saber cu√°ndo utilizar la tecnolog√≠a y cu√°ndo no: si bien usar Google Maps y el GPS de tu smartphone para manejar a todas partes es muy pr√°ctico y √ļtil, acostumbrarte a esto puede ser fatal, ya que pierdes la capacidad de hacerlo por ti mismo… Entonces, ¬Ņqu√© ocurrir√° cuando el celular se eche a perder y tengas que volver a conducir el auto t√ļ solo? ¬ŅQu√© pasar√° cuando no tengas una calculadora para sumar o restar n√ļmeros?

7- Juega videojuegos: el escritor califica a los videojuegos como “una droga que es la puerta de entrada a reflexionar sobre el rol de la computaci√≥n en la vida de la gente (…) Como han estado tanto tiempo bajo amenaza por considerarse una p√©rdida de tiempo, las personas tienen problemas expresando qu√© es lo provechoso sobre ellos”.

“Finalmente hubo un pu√Īado de intelectuales que comenzaron a aferrarse a lo que es bueno de los videojuegos (…) Son una oportunidad fant√°stica para ilustrar un par de cosas que los profesores usualmente dicen que tienen problemas haci√©ndoselas entender a los ni√Īos. Uno de ellos es el m√©todo cient√≠fico”, a√Īade, porque estas plataformas tecnol√≥gicas permiten a los menores resolver problemas en la realidad virtual, haci√©ndoles descubrir por s√≠ solos la forma de solucionarlos.

8- Adapta tus estrategias de estudio y pensamiento: si bien muchos contin√ļan aferr√°ndose a los antiguos m√©todos de estudio, como escribir con l√°piz y papel, hacerlo en un computador te permitir√° anotar de manera m√°s r√°pida, volviendo atr√°s f√°cilmente, agregando frases nuevas, etc.

√Čste es un ejemplo de los beneficios que las tecnolog√≠as pueden otorgarte, si est√°s dispuesto a aceptarlas.

Tendencias Ahora