Notas
Fuertes críticas genera millonario costo del funeral de Margaret Thatcher
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Reino Unido se prepara para dar su √ļltimo adi√≥s este mi√©rcoles a la ex primera ministra brit√°nica Margaret Thatcher, en un funeral que tendr√° m√°s de 2.000 invitados que, como el legado de los 11 a√Īos de gobierno de la Dama de Hierro, divide profundamente a la poblaci√≥n.

La emblemática catedral de San Pablo, en el centro de Londres, albergará este funeral ceremonial que, salvo el nombre y el vuelo rasante de aviones de la Royal Air Force (RAF) que la difunta no quería, tendrá todas las características de uno de Estado como el que honró a Winston Churchill en 1965.

Al igual que en aquella ocasi√≥n, la reina Isabel II, quien no suele a acudir a las despedidas de sus jefes de gobierno, har√° una excepci√≥n y asistir√° a la misa acompa√Īada de su esposo, Felipe, duque de Edimburgo.

Los jefes del gobierno Benjamin Netanyahu de Israel, Stephen Harper de Canad√°, Mario Monti de Italia, Donald Tusk de Polonia y Sabah Al Ahmad Al Sabah de Kuwait confirmaron tambi√©n su presencia en Londres para rendir tributo a Margaret Thatcher, que falleci√≥ el pasado 8 de abril a los 87 a√Īos de edad, con otras figuras brit√°nicas de la pol√≠tica y del espect√°culo.

Por expreso deseo de la difunta, inquilina de Downing Street de 1979 a 1990, las fuerzas armadas tendr√°n un papel destacado en la ceremonia.

Est√° prevista la participaci√≥n de m√°s de 700 militares, muchos de ellos representantes de los regimientos que combatieron en la guerra de las Malvinas contra Argentina en 1982, el conflicto que salv√≥ su carrera pol√≠tica y forj√≥ su reputaci√≥n de “Dama de Hierro”.

La ceremonia religiosa, cerrada al p√ļblico, ser√° retransmitida en directo por televisi√≥n, pero los brit√°nicos, polarizados sobre la ex primera ministra incluso despu√©s de muerta, podr√°n asistir en la calle a los 1,9 kil√≥metros de procesi√≥n del f√©retro, en medio de un f√©rreo dispositivo de seguridad para evitar incidentes.

El costo del funeral de Thatcher, estimado por los medios en hasta 10 millones de libras (15,3 millones de d√≥lares), ha provocado numerosas cr√≠ticas, aunque el gobierno ha calificado esa cifra de “fantasiosa”.

“Ser√° un homenaje merecido a una gran primera ministra”, afirm√≥ el actual jefe de gobierno conservador, David Cameron, considerado un heredero pol√≠tico de Thatcher y acusado de utilizar su deceso con fines pol√≠ticos.

El coste del funeral ser√° sufragado en parte por la familia de Thatcher, que ten√≠a dos hijos, los gemelos Mark y Carol, y el resto por fondos p√ļblicos, en un momento en que los brit√°nicos est√°n sometidos a un severo plan de austeridad.

Hasta el obispo de Grantham, la ciudad de origen de Thatcher, en el este de Inglaterra, tild√≥ la elevada suma de “error” que s√≥lo serv√≠a para “buscar problemas”.

Seg√ļn un sondeo publicado el domingo en el Independent on Sunday, el 60% de los brit√°nicos se oponen a que el contribuyente deba pagar la factura del funeral, pr√°cticamente el mismo porcentaje que considera que Thatcher fue la primera ministra que m√°s dividi√≥ de todos los que recuerdan en el cargo.

Varios centenares de opositores a Thatcher, entre ellos numerosos militantes izquierdistas mayoritariamente jóvenes, pero también exmineros que sufrieron en propia carne las radicales políticas de la Dama de Hierro, se congregaron en la céntrica plaza Trafalgar para protestar por su legado económico y social.

La policía estaba en pie de guerra, aunque en esa ocasión no se registraron incidentes de consideración, y lo volverá a estar nuevamente el miércoles para el funeral.

Muchos de ellos anunciaron ya que participarían en la protesta convocada por internet, que invita a los detractores de Thatcher a protestar dando la espalda al féretro durante el funeral.

La polic√≠a ha anunciado que “velar√°” por el respeto del derecho a manifestar, y a trav√©s de una de sus portavoces, la comisaria Christine Jones, prometi√≥ “buscar un equilibrio” entre los manifestantes y los que quieren rendir homenaje a la controvertida ex primera ministra.

Tendencias Ahora