Notas
Estudio concluye que consumir embutidos y carnes procesadas en exceso acorta la vida
Publicado por: Gabriela Ulloa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅDe qu√© manera afecta a las personas el consumo de embutidos y carnes procesadas? De acuerdo a un reciente macroestudio europeo, las personas que ingieren m√°s de 20 gramos de este tipo de alimentos, como vienesas, embutidos y hamburguesas, tienen m√°s probabilidades de morir prematuramente.

Para llegar a estos resultados, los encargados del estudio EPIC (Investigaci√≥n Europea Prospectiva sobre C√°ncer y Nutrici√≥n) entrevistaron a partir de los ‚Äė90 a casi 450.000 participantes, con edades entre los 35 y 69 a√Īos, a quienes se les pregunt√≥ sobre su dieta, el consumo de alcohol y tabaco y la actividad f√≠sica. Durante ese per√≠odo, se realiz√≥ un seguimiento de los h√°bitos y estilo de vida, incluyendo el √ćndice de Masa Corporal y el peso.

Tras ello, los investigadores observaron cómo los porcentajes de muerte prematura se elevaron en relación con la cantidad de carne procesada que ingería el individuo.

Precisamente, el informe reveló que un alto consumo de este tipo de carne aumenta en un 72% el riesgo de morir de una enfermedad coronaria y en un 11% el riesgo de fallecer por culpa de un cáncer.

Junto con ello, descubrieron que las personas que comieron m√°s de 160 gramos de carne procesada por d√≠a -cantidad similar a dos vienesas y una rodaja de tocino- presentaban un 44% m√°s de posibilidades de morir en un plazo medio de 13 a√Īos, en comparaci√≥n a quienes consumieron s√≥lo 20 gramos diarios.

En este sentido, Sabine Rohrmann, integrante de la Universidad de Zurich (Suiza) y autora de la investigación, informó que “un 3% de muertes prematuras anuales se podrían evitar si las personas comieran menos de 20 gramos de carne procesada al día“.

Los peligros detr√°s de los embutidos y carnes procesadas

De acuerdo a los responsables del estudio, la sal y las sustancias químicas utilizadas para conservar estos productos son perjudiciales para la salud.

En específico, los procesos de salado, ahumado o curado que se emplean en la elaboración de dichos alimentos conlleva la ingesta de carcinógenos o de sus precursores, como hidrocarburos policíclicos aromáticos, nitrosaminas y aminas heterocíclicas aromáticas, entre otras.

Sumado a lo anterior los embutidos y carnes procesadas, en comparación a la carne fresca, contienen una mayor proporción de ácidos grasos saturados y colesterol, los que se relacionan con el aumento del riesgo cardiovascular.

Ante ello, los expertos aconsejaron no sobrepasar la ingesta de 70 gramos diarios de carne procesada -alrededor de 500 gramos a la semana-, seg√ļn consign√≥ Yahoo!.

Junto con esta recomendación, afirmaron que la carne debe formar parte de nuestra alimentación ya que es una fuente importante de proteínas, hierro y zinc, aunque debe consumirse con moderación. En ese sentido, el estudio EPIC descartó riesgos similares a los de los embutidos en la ingesta de carne roja fresca o de ave.

Las cifras de ingesta de carne en Chile

En el marco de los resultados del estudio EPIC, llama la atención que Chile sea un país donde el consumo de carne es prioritario.

Seg√ļn cifras entregadas por el Ministerio de Agricultura en febrero de este a√Īo, durante 2012 cada habitante consumi√≥ en promedio 87,2 kilos de carne: 22,4 kilos de bovino, 37 kilos de ave y 27 kilos de porcino.

De acuerdo a los datos proporcionados por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (Odepa) del Minagri, se marcó un aumento de 2,7 kilos (3%) en comparación a 2011 y de 17 kilos en relación a 2002.

‚ÄúLa disponibilidad de carne bovina aument√≥ un 3,5% respecto a 2011. Este incremento se debe a aumentos en la oferta, tanto en la producci√≥n nacional como en las importaciones, las que en 2012 crecieron un 3,5% y un 3,9%, respectivamente. Actualmente, de los 22,4 kilos de carne bovina disponibles por habitante al a√Īo, 50% corresponden a importaciones‚ÄĚ, concluy√≥ el ministro Mayol.

Tendencias Ahora