Notas
Breivik y la masacre de 77 personas: “S√≠, lo har√≠a de nuevo”
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“S√≠, lo har√≠a de nuevo”, dijo el martes el extremista de derecha noruego Anders Behring Breivik ante el tribunal de Oslo, en el segundo d√≠a del proceso en su contra por la masacre de 77 personas el a√Īo pasado.

“S√≠, lo har√≠a de nuevo”, afirm√≥ Breivik, al explicar que logr√≥ “conducir la m√°s espectacular operaci√≥n realizada por un militante nacionalista en este siglo”.

“Los ataques del 22 de julio fueron ataques preventivos para defender a los noruegos aut√©nticos”, dijo Breivik. “Actu√© en una situaci√≥n de urgencia en nombre de mi pueblo, de mi cultura y de mi pa√≠s. Y por lo tanto pido ser liberado”, a√Īadi√≥.

“Una peque√Īa barbarie es totalmente necesaria para impedir una barbarie mucho m√°s grande”, expres√≥ en otro momento de su declaraci√≥n.

Su abogado, Geir Lippestad, ya hab√≠a prevenido a la opini√≥n p√ļblica que el testimonio de Breivik ser√≠a dif√≠cil de tolerar.

Después de haber prometido a los jueces que aliviaría su retórica si le permitían leer una declaración preliminar, Breivik inició un discurso que obligó a la jueza Wenche Elizabeth Arntzen, que preside el proceso, a interrumpirlo varias veces para recordarle su compromiso.

“Las personas que me llaman diab√≥lico confunden entre ser diab√≥lico y ser violento”, dijo Breivik con voz calma, para destacar seguidamente que “pasar en prisi√≥n el resto de la vida o morir como un m√°rtir por su pueblo es el honor m√°s alto (…). Es un deber”.

“Si hay alguien diab√≥lico, son los socialdem√≥cratas y los marxistas culturales”, a√Īadi√≥, porque “desean transformar el pa√≠s en una sociedad multicultural sin consultar con la poblaci√≥n”.

Breivik se pregunt√≥: “¬ŅEs democr√°tico que el pueblo noruego no haya sido nunca consultado en referendo para saber si puede aceptar a tantos extranjeros (…) al punto de convertirse en una minor√≠a en su propio pa√≠s?”

A su alrededor, el p√ļblico formado por familias de v√≠ctimas de las masacres apenas pod√≠a limitarse a mover la cabeza en gesto de disgusto o de impaciencia.

El ultraderechista atribuy√≥ a los “musulmanes” violaciones y agresiones contra “hermanos y hermanas noruegas”. Los musulmanes, dijo, “desprecian” la cultura noruega.

“Los r√≠os de sangre causados por los musulmanes” llegan ahora a las ciudades europeas, a√Īadi√≥, citando ataques en Madrid, Londres y Toulouse.

La jornada ya había comenzado problemática, ya que la acusación, la defensa y los abogados de las partes civiles pidieron y consiguieron el descarte del juez adjunto Thomas Indreboe, uno de los tres jueces adjuntos de la sociedad civil y que auxilian a los jueces profesionales.

El descarte de Indreboe se torn√≥ prioritario despu√©s que se descubri√≥ que inmediatamente despu√©s de los ataques, en julio del a√Īo pasado, hab√≠a pedido aplicaci√≥n de la pena de muerte para Breivik.

“¬°La pena de muerte es la √ļnica soluci√≥n justa en ese caso!”, hab√≠a escrito Indreboe en esa oportunidad.

Aunque la pena capital no figura en el arsenal penal noruego, semejante declaraci√≥n “fragiliz√≥ la confianza” en la imparcialidad de su juicio, explic√≥ la jueza Arntzen, en una situaci√≥n ante la que Breivik no pudo evitar una amplia sonrisa.

Al llegar al tribunal Breivik reprodujo el gesto provocador de la v√≠spera, mostrando el brazo derecho extendido y el pu√Īo firme, en lo que √©l mismo denomina una representaci√≥n de “la fuerza, el honor y el desaf√≠o a los tiranos marxistas en Europa”.

La acusación presentó el lunes el acta con los cargos contra Breivik, enumerando una a una las 77 víctimas, la forma en que cada personas murió, y el pasado del acusado. Breivik respondió considerándose no culpable.

El 22 de julio del a√Īo pasado, Breivik mat√≥ ocho personas al hacer estallar una bomba en el centro de Oslo. Seguidamente, disfrazado de polic√≠a, dispar√≥ a mansalva sobre j√≥venes socialdem√≥cratas que participaban de una reuni√≥n en la isla de Utoya, pr√≥xima de la capital.

Tendencias Ahora