Notas
Prensa espa√Īola muestra su malestar tras darse conocer caza de elefantes por parte del Rey
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En un a√Īo poco halag√ľe√Īo, los accidentes, un esc√°ndalo de corrupci√≥n y la pol√©mica por el viaje del Rey a Botsuana han afeado la imagen de una familia real espa√Īola que presume de su popularidad.

El √ļltimo sobresalto fue la ca√≠da del rey Juan Carlos el viernes durante una cacer√≠a en Botsuana, donde se parti√≥ la cadera derecha.

El monarca tuvo que ser repatriado urgentemente y operado el sábado en Madrid en el hospital USP San José, donde le colocaron una prótesis.

Los m√©dicos que atienden al Rey, de 74 a√Īos, aseguraron este domingo que “la evoluci√≥n del paciente es plenamente satisfactoria”.

“Est√° muy animado y pronto estar√° plenamente recuperado para volver a su actividad habitual”, abund√≥ el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, despu√©s de visitarlo este domingo.

La Casa Real espa√Īola no confirm√≥ el motivo del viaje del monarca, indicando simplemente que se trataba de un desplazamiento privado.

Las circunstancias del accidente, sin embargo, han levantado cierta indignaci√≥n en una Espa√Īa azotada por la crisis econ√≥mica.

Seg√ļn la prensa, don Juan Carlos viaj√≥ a Botsuana para participar en una cacer√≠a de elefantes, actividad que est√° autorizada con la condici√≥n de pagar entre 7.000 y 30.000 euros.

Este domingo, los principales diarios espa√Īoles mostraban una antigua foto del Rey posando, escopeta en mano, delante de un elefante muerto, una imagen que ha dado que hablar.

“Resulta muy poco ejemplar el espect√°culo de un monarca cazando elefantes en √Āfrica cuando la crisis econ√≥mica en nuestro pa√≠s provoca tantos problemas a los espa√Īoles, incluidas algunas situaciones familiares dram√°ticas. Ello transmite una imagen de indiferencia y frivolidad que el Jefe de Estado jam√°s puede dar”, critica el diario de centro-derecha El Mundo.

En diciembre, don Juan Carlos hab√≠a pedido “rigor, seriedad y ejemplaridad”, lo que se interpret√≥ como una alusi√≥n al esc√°ndalo de corrupci√≥n en el que est√° implicado su yerno I√Īaki Urdangarin, quien tuvo que prestar declaraci√≥n ante el juez en febrero.

En un intento por proteger su imagen, la Casa Real publicó por primera vez sus cuentas y excluyó a Urdangarin de sus ceremonias oficiales.

Pero seg√ļn el diario de centro-izquierda El Pa√≠s, sigue habiendo demasiada opacidad en torno a los viajes privados del jefe del Estado al extranjero, que a menudo no son comunicados ni al gobierno, ni al Parlamento ni a la opini√≥n p√ļblica.

El diario conservador y mon√°rquico ABC titulaba este domingo con “El a√Īo m√°s amargo” para el Rey desde que accedi√≥ al trono en 1975, recordando los √ļltimos incidentes protagonizados por sus miembros.

Esta semana, el nieto mayor del monarca, Felipe Juan Froil√°n Marichalar de Borb√≥n, de 13 a√Īos, se dispar√≥ accidentalmente en el pie derecho mientras manejaba una escopeta, una pr√°ctica prohibida en Espa√Īa a los menores de 14 a√Īos.

La intervenci√≥n del s√°bado fue la cuarta a la que se ha sometido el Rey en los dos √ļltimos a√Īos.

En 2010 se le extirp√≥ un tumor benigno de un pulm√≥n. El a√Īo pasado, se le implant√≥ en junio una pr√≥tesis en la rodilla derecha y en septiembre fue intervenido por una rotura del tal√≥n de Aquiles.

En noviembre pasado, el Rey tuvo que asistir a una ceremonia oficial con gafas de sol para esconder un ojo morado, provocado seg√ļn un portavoz de palacio por un “golpe contra una puerta”.

Los problemas de salud del monarca hacen pensar cada vez más en la sucesión en la persona de su hijo, el príncipe Felipe.

La sucesi√≥n real se presenta delicada en un pa√≠s en el que, seg√ļn los sondeos, la gente est√° m√°s apegada al personaje de Juan Carlos que a la instituci√≥n, declar√°ndose m√°s “juancarlista” que mon√°rquica.

Rey posando junto a un elefante muerto

Rey posando junto a un elefante muerto

Tendencias Ahora