Notas
M√°s denuncias en Uruguay en caso de enfermeros acusados de matar pacientes
Publicado por: Francisca Torres
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Policía uruguaya ya ha recibido nuevas denuncias de muertes sospechosas tras el procesamiento con prisión de dos enfermeros por el homicidio de 16 pacientes, mientras las autoridades anunciaron investigaciones administrativas en los centros donde ocurrieron los asesinatos.

“Ya est√°n llegando m√°s denuncias, se ir√°n trabajando concretamente de a una”, dijo a la AFP el comisario Angel Rosas, a cargo de la investigaci√≥n.

“Esto genera mucha conmoci√≥n p√ļblica y personas que tuvieron dudas sobre el fallecimiento de alguno de sus familiares en estos centros de salud se inquietan y se acercan a la Polic√≠a”, a√Īadi√≥.

El caso de dos enfermeros procesados el domingo por la noche por el homicidio de al menos 16 pacientes y de una enfermera como cómplice, horrorizó a la sociedad uruguaya -donde no hay antecedentes de casos de este tipo- y conmocionó al sector médico.

Once de los casos -atribuidos a quien El Observador identific√≥ como Ariel Acevedo, de 46 a√Īos- se produjeron en un CTI (Centro de Tratamiento Intensivo) neuroquir√ļrgico de la privada Asociaci√≥n Espa√Īola, una de las m√°s grandes del pa√≠s y donde trabajaban los tres acusados.

Los otros cinco fueron en una unidad de cuidados intermedios (cardiolog√≠a) del p√ļblico Hospital Maciel, donde se desempe√Īaba quien fue identificado por medios locales como Marcelo Pereira, de 40 a√Īos.

Uno de los aspectos llamativos es que hasta ahora no se ha comprobado que los imputados ejecutaran a sus víctimas en forma coordinada, aunque sí se conocían.

Seg√ļn el juez de la causa, Rolando Vomero, los acusados indicaron que actuaron “porque no quer√≠an ver sufrir a la gente”, algo ratificado por los abogados defensores.

Sin embargo, tanto la Policía como las autoridades sanitarias descartaron de plano esa intención.

“Para nosotros son conductas criminales. La hip√≥tesis de piedad cae sobre su peso cuando en el caso que deton√≥ todo la persona ya estaba dada de alta y falleci√≥ a ra√≠z de las actuaciones de una de las personas”, enfatiz√≥ Rosas.

Si bien la primera denuncia fue en enero, el caso que aceler√≥ las investigaciones ocurri√≥ la semana pasada, con el fallecimiento de Santa Gladys Lemos, una mujer diab√©tica de 74 a√Īos que hab√≠a sido dada de alta tras 12 d√≠as de hospitalizaci√≥n.

“Nos dijeron que hab√≠a fallecido de un infarto. Pero con la autopsia no fue un infarto, fue una trombosis”, relat√≥ el lunes su hija Miriam Rodr√≠guez a medios de prensa. El domingo la familia fue informada que el fallecimiento de la mujer se debi√≥ a una inyecci√≥n de lidoca√≠na (anest√©sico).

Esa muerte ocurri√≥ “en un turno de una de las personas a las que se les estaba haciendo un seguimiento por parte de la Polic√≠a”, explic√≥ Rosas, lo que increment√≥ las sospechas de los investigadores.

- M√°s investigaciones -

Mientras los medios de prensa afirman que los involucrados podrían ser responsables de decenas o incluso cientos de muertes, ni las autoridades sanitarias ni la Policía quieren manejar cifras sobre la cantidad de casos sospechosos o desde hace cuánto tiempo ocurrirían los asesinatos.

El Ministerio de Salud P√ļblica (MSP) anunci√≥ el lunes investigaciones administrativas en los sanatorios donde ocurrieron las muertes y convocar√° a un experto extranjero que lo asesore en materia de controles.

Adem√°s, cre√≥ una comisi√≥n para informar a los familiares de las v√≠ctimas, dijo el ministro de Salud, Jorge Venegas, quien calific√≥ a los enfermeros involucrados de “asesinos seriales”.

El MSP iniciar√° adem√°s en los pr√≥ximos d√≠as inspecciones en el sector privado y p√ļblico de todas las unidades de cuidados especiales mientras que la Comisi√≥n de Seguridad del Paciente trabajar√° en el incremento de los controles en el sector y en la elaboraci√≥n de una gu√≠a pr√°ctica para actuar ante los casos de muertes “sin diagn√≥stico claro”.

Seg√ļn explic√≥ el viceministro de Salud, Leonel Briozzo, en uno de los casos se trataba de una unidad “donde hay pacientes muy cr√≠ticos y donde es dable esperar un desenlace fatal en ellos”, mientras que en el otro es una unidad donde se atienden pacientes de menor complejidad y no era esperable un deceso.

Aseguró no obstante que en ninguna de las unidades los controles habituales habían detectado un incremento de los decesos fuera de lo normal.

En ese sentido, el presidente del Sindicato M√©dico del Uruguay (SMU), Mart√≠n Rebella, admiti√≥ que “una vez que termine la justicia de procesar esta situaci√≥n habr√° que pasar raya y evaluar si hay otras responsabilidades (…) as√≠ como si hubo errores que determinen cambios en los protocolos”.

Rebella dijo a la AFP que muchas veces no se sabe con exactitud el factor que desencadena la muerte cuando una persona que se encuentra en una unidad de cuidados críticos fallece.

“La sociedad uruguaya no est√° acostumbrada a que cuando un familiar muere por una causa que no es clara se haga una necropsia para investigar la causa de la muerte”, indic√≥.

Aunque no tenga claro el motivo del deceso, el m√©dico est√° “obligado a firmar el certificado de defunci√≥n a menos que se sospeche una muerte violenta” (homicidio, accidente o suicidio), a√Īadi√≥. En esos casos s√≠ se pasa a la justicia y al m√©dico forense.

Rebella -que calific√≥ los casos de “tenebrosos”- lament√≥ que “m√°s all√° del da√Īo a las v√≠ctimas hay todo un da√Īo tambi√©n al resto de los usuarios”, ya que genera desconfianza de los pacientes en los m√©dicos.

Por su parte, el Directorio de la Administraci√≥n de Servicios de Salud del Estado (Asse) asegur√≥ que los casos se produjeron “en un contexto aislado, de dif√≠cil previsi√≥n”.

En cambio, la presidenta del sindicato de enfermeros, Silvia Santana, dijo al sitio Montevideo.com: “Nosotros nos estamos preguntando qu√© pas√≥ con los controles, porque no estuvieron”.

URL CORTA: http://rbb.cl/2frk
Tendencias Ahora