Notas
Laboratorio de EEUU entrena a expertos extranjeros en seguridad alimentaria
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una decena de científicos chinos e indonesios aprenden en un laboratorio de Estados Unidos nuevos métodos de seguridad alimentaria, en el marco de un programa que busca reducir las enfermedades transmitidas por los alimentos sin aumentar las inspecciones.

Cerca de un bill√≥n de d√≥lares en alimentos se comercializan cada a√Īo en todo el mundo, pero s√≥lo una peque√Īa parte (de 1% en Estados Unidos a 10% en Jap√≥n) es estudiada para descartar contaminantes.

Sin embargo, por lo menos 1,8 millones de personas mueren al a√Īo por enfermedades causadas por alimentos o agua contaminada, y “los pa√≠ses en desarrollo son los m√°s afectados por el problema”, seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud.

Teniendo en cuenta los altos costos de una epidemia -tanto en vidas humanas como en pérdidas económicas- los gobiernos de todo el mundo están buscando formas de mejorar la seguridad de los alimentos sin tener que aumentar la vigilancia en sus fronteras.

Un nuevo enfoque al problema se divulgó esta semana en un campus universitario en las afueras de la capital estadounidense, en un centro llamado Laboratorio Internacional de Entrenamiento en Seguridad de los Alimentos (IFSTL, por su sigla en inglés).

El IFSTL tiene su sede en la Universidad de Maryland, donde docentes y reguladores del gobierno de Estados Unidos cuentan con tecnologías avanzadas para capacitar a científicos internacionales sobre inocuidad de los alimentos.

La administradora del IFSTL, Janie DuBois, dijo que es el primer laboratorio de su tipo en el mundo capaz de detectar residuos de plaguicidas para micotoxinas y bacterias patógenas como salmonela y E. coli.

“Todo el mundo quiere saber qu√© es la regulaci√≥n y entender c√≥mo se supone que deben poner en pr√°ctica su programa cient√≠fico para cumplir con esa regulaci√≥n”, dijo DuBois.

“Estados Unidos no est√° imponiendo sus m√©todos a otros pa√≠ses”, a√Īadi√≥. “Realmente hay una meta m√°s grande de armonizaci√≥n de las t√©cnicas”.

Esas pr√°cticas son necesarias porque las importaciones de alimentos en Estados Unidos se han casi duplicado en la √ļltima d√©cada, de hasta 41.000 millones de d√≥lares anuales en 1998 a 78.000 millones en 2007, seg√ļn cifras del Departamento de Agricultura (USTR).

Si bien los brotes mortales -como la reciente propagación de E. coli en Alemania y Francia, que se remonta a la alholva contaminada egipcia- alertaron a los consumidores, el IFSTL no fue creado en respuesta a un temor en particular.

El laboratorio surgió por modificaciones de la ley de inocuidad de los alimentos, firmada por el presidente de Estados Unidos Barack Obama.

La ley exige que el gobierno “ampl√≠e la seguridad t√©cnica, cient√≠fica y normativa de los alimentos de los gobiernos extranjeros y sus respectivas industrias alimentarias, que a su vez exportan alimentos a Estados Unidos”.

Así que ahora, a un costo de unos 2.500 dólares por semana por estudiante, los gobiernos y las empresas privadas pueden enviar a sus científicos de seguridad alimentaria a capacitarse en el laboratorio de Estados Unidos.

“Hemos aprendido muchas cosas que no sab√≠amos antes”, dijo a la AFP Jackie Han, supervisor chino de pruebas de aditivos alimentarios.

“Nuestro objetivo es ser el puente entre China y los pa√≠ses extranjeros, entre exportadores e importadores”, dijo Han, uno de los estudiantes extranjeros que integran la primera clase del laboratorio.

Esto es una buena solución para China, cuyas exportaciones a Estados Unidos van en aumento, pero también para Estados Unidos, que no tiene que realizar tantas inspecciones.

Actuar de otra manera, cuando el 60% de los productos alimenticios y el 80% de los mariscos que se consumen en Estados Unidos proviene de otros países, sería demasiado caro, dijo Paul Young, director de análisis químico en Waters Corporation, que suministró equipamiento al IFSTL.

“Las pruebas en las importaciones, si bien son por cierto importantes, no son la soluci√≥n. La soluci√≥n tiene que ser integrada en los sistemas de producci√≥n en el pa√≠s de origen”, agreg√≥

Los responsables del IFSTL prev√©n dar de 15 a 20 cursos al a√Īo, con el objetivo a largo plazo de replicar el modelo en otros pa√≠ses.

“El siguiente paso es la construcci√≥n de una red mundial de laboratorios interconectados para que puedan compartir los programas y las mejores pr√°cticas”, dijo Young.

Tendencias Ahora