Notas
Shale Gas: Nueva tecnología aumentaría reservas de gas en América del Sur
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Am√©rica del Sur podr√≠a aumentar de manera considerable sus reservas gas√≠feras, al explotar “shale gas” (gas de dif√≠cil extracci√≥n), con el desarrollo de nuevas tecnolog√≠as como la inyecci√≥n de agua y arena en reservorios rocosos, seg√ļn analistas que participan en un seminario en Bolivia.

El “shale gas” significa en castellano “gas de esquisto” y t√©cnicamente se define como aquel que se halla principalmente alojado en zonas rocosas bajo tierra y cuya explotaci√≥n con la tecnolog√≠a tradicional de perforaci√≥n y extracci√≥n es complicada.

La definici√≥n de esquisto es precisamente “grupo de rocas metam√≥rficas”.

“En Am√©rica Latina existe un potencial sumamente grande y de alta calidad, cuando se trata de ‘shale gas’”, afirm√≥ el venezolano Enrique Sira, de la consultora privada brit√°nica Cambridge Energy Research Associates (CERA), durante un seminario de gas y petr√≥leo en Bolivia.

Seg√ļn el especialista, “en un futuro cercano se van a materializar inversiones de ‘shale gas’, b√°sicamente en Argentina y Colombia, pero no significa que en otros pa√≠ses no hayan potencialidades en escala menor, como Brasil y Uruguay”.

Un ejemplo de reserva tipo “shale gas” es el que descubri√≥ Argentina en diciembre de 2010, en la provincia de Neuqu√©n, donde se hallaron 4,5 trillones de pies c√ļbicos.

“El ‘shale gas’ es una t√©cnica que permite recuperar gas que era econ√≥micamente inviable. La tecnolog√≠a permite recuperar un gas que antes no pod√≠a recuperarse”, dijo a la AFP el analista energ√©tico y ex ministro de Hidrocarburos de Bolivia Mauricio Medinacelli.

El especialista explica el funcionamiento del sistema.

“B√°sicamente consiste en introducir dentro de la tierra agua y arena y con esto destrozan unas piedras que hay abajo; al destrozar las piedras se liberan millones de millones de part√≠culas gas y ese gas sale de la tierra”, indic√≥.

Sira, de la consultora CERA, aclara sin embargo que la multiplicación de las reservas de gas no es automática, pues se requieren estudios sobre el tipo de tierra y roca que compone un reservorio, establecer sus potencialidades y estudiar toda la logística para aplicar esta iniciativa, principalmente, por el uso abundante de agua.

Sira dice que para habilitar un pozo de “gas no convencional” se necesita reservas, pues se requieren, como siempre en la actividad de gas y petr√≥leo, estudios no s√≥lo t√©cnicos, sino de mercado y de precios del energ√©tico para hacer viable su utilizaci√≥n.

Medinacelli se√Īal√≥ que por ahora Estados Unidos “es el pa√≠s que principalmente ha estado utilizando este sistema del ‘shale gas’ desde 2006, pa√≠s que pas√≥ de 1.342 Trillones de Pies C√ļbicos (TCF) de reservas de gas a 2.011 TCF en los √ļltimos a√Īos.

Agrega que por la utilizaci√≥n de abundantes cantidades de agua hay siempre cuestionamientos de tipo ecol√≥gico. “Hay un problema ambiental, porque para recuperar ese gas hay que meter grandes cantidades de agua y arena”, reiter√≥.

“¬ŅEl shale gas es una revoluci√≥n para la explotaci√≥n de gas?” se pregunta Decio Oddone, ejecutivo del gigante brasile√Īo petroqu√≠mico Braskem y √©l mismo responde con cierto grado de sarcasmo: “Mucho se habl√≥ que el shale gas es una revoluci√≥n. No es una revoluci√≥n que ya est√° ocurriendo, es una revoluci√≥n que ya ocurri√≥”.

Puso como ejemplo que EEUU “est√° perforando m√°s de 3.000 pozos” por este nuevo sistema, mientras Sudam√©rica reci√©n est√° estudiando c√≥mo utilizar estos m√©todos de extracci√≥n del energ√©tico.

Tendencias Ahora