Notas
Inglaterra: La guerra de David Cameron contra pandillas no convence a víctimas de violencia
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los miembros de las comunidades que sufren a diario la violencia de las pandillas brit√°nicas recibieron con escepticismo la promesa del primer ministro David Cameron de luchar contra esta lacra tras los violentos disturbios de la semana pasada en Inglaterra.

Cameron declar√≥ la “guerra total” a las pandillas, a las que responsabiliz√≥ por las cuatro noches de violentos saqueos y tild√≥ de una “enfermedad criminal importante que ha infectado calles y barrios en todo el pa√≠s”.

Tambi√©n contrat√≥ al “superpolic√≠a” estadounidense Bill Bratton para que le asesore en materia de lucha contra las pandillas y extendi√≥ el uso de √≥rdenes judiciales para evitar que √©stas lleven sus colores distintivos o se re√ļnan en ciertos lugares.

“Los problemas sociales que nos han estado gangrenando durante d√©cadas nos han estallado en la cara”, dijo el primer ministro.

Pero para quienes viven y trabajan con este problema, el gobierno ha tardado demasiado tiempo en darse cuenta, y en este lapso las pandillas se han vuelto cada vez más violentas y sus miembros más jóvenes.

Sheldon Thomas, un ex pandillero que ahora dirige un programa de tutor√≠as para j√≥venes con problemas en Londres, coincide con Cameron en que la sociedad brit√°nica est√° “rota”.

“Gente como yo llevamos d√©cadas dici√©ndolo”, afirm√≥. “La gente est√° enojada, est√° frustrada. No hay trabajo, no hay aspiraciones”, agreg√≥.

Sin embargo, acusa al primer ministro de actuar ahora s√≥lo porque las im√°genes de j√≥venes saqueando y arrasando zonas relativamente acomodadas de Londres la semana pasada escandalizaron a la opini√≥n p√ļblica.

Seg√ļn √©l, en los √ļltimos 10 a√Īos se registraron hasta 800 asesinatos relacionados con las pandillas en el Reino Unido sin que ninguno de los gobiernos sucesivos hiciera nada.

“¬ŅSomos ahora una naci√≥n que valora el materialismo por encima de la vida de un joven de 14 a√Īos que fue perseguido por varios miembros de una pandilla que le dieron 17 pu√Īaladas por un BlackBerry?”, se√Īala furioso.

Para Patrick Regan, que dirige la asociación juvenil XLP y asesoró al viceprimer ministro Nick Clegg sobre los disturbios, la respuesta también ha sido tardía.

“La gente ha estado avisando durante a√Īos de que pod√≠a ocurrir algo as√≠. Espero que haya una perspectiva a largo plazo”, dijo.

Regan consider√≥ no obstante improbable que las pandillas sean las √ļnicas responsables de los disturbios. “No eran todos j√≥venes, y algunos eran simples oportunistas, arrastrados en una din√°mica de grupo”, agreg√≥ a la AFP.

Adem√°s, muchos pandilleros conocidos se quedaron en casa durante los disturbios “porque sab√≠an que si sal√≠an ser√≠an blanco de la polic√≠a”, dijo citando conversaciones que mantuvo con autoridades locales.

Un informe sobre pandillas brit√°nicas publicado en 2009 por el Centro para la Justicia Social concluy√≥ que s√≥lo en Londres operan 170 bandas callejeras, aunque Seldon Thomas estima su n√ļmero en 260, y un total de 15.000 miembros.

Otras 170 act√ļan en la ciudad escocesa de Glasgow, donde las autoridades reivindican haber reducido a casi la mitad en dos a√Īos los cr√≠menes cometidos por pandilleros a trav√©s de programas comunitarios.

Los trabajadores sociales piden m√°s recursos para este tipo de programas, e incluso Bill Bratton ha advertido a la polic√≠a brit√°nica que no podr√° solucionar el problema sola. “Se necesitar√°n numerosas estrategias de intervenci√≥n y prevenci√≥n”, declar√≥ el ‘superpolic√≠a’.

Aunque hace a√Īos las pandillas se defin√≠an por criterios √©tnicos, ahora est√°n m√°s ligadas a un territorio y a menudo controlan el tr√°fico de drogas en la zona.

Van del grupo de jóvenes marginados a la organización criminal, pero un reciente informe gubernamental estimó que sus miembros buscan en ellas protección, sentimiento de pertenencia, estatus y dinero.

Gavin McKenna, de 21 a√Īos y antiguo miembro de una pandilla en Newham, en el este de Londres, sol√≠a llevar un cuchillo y robar a la gente con sus compa√Īeros, pero dice que no estaban organizados y s√≥lo trataban de “sobrevivir”.

El tampoco tiene demasiada fe en el gobierno. “Van a poner parches, como hacen siempre”. “No les importamos”, concluy√≥

Tendencias Ahora