Flores asiáticas, una venta que no fue y un tren en la Quinta: los secretos que esconde el festival | Vina | BioBioChile

Viernes 28 febrero de 2020 | Publicado a las 13:12

Flores asiáticas, una venta que no fue y un tren en la Quinta: los secretos que esconde el festival

Publicado por Emilio Contreras

¿Sabía usted que de sus 61 años de historia, el Festival de Viña del Mar tuvo durante 38 la concha acústica como escenario principal? ¿O que el recinto de la Quinta Vergara estuvo a punto de ser vendido en los años 40?

Los datos son del periodista e historiador Piero Castagneto, quien este viernes visitó el Expreso Bío Bío para compartir interesantes detalles del origen del certamen viñamarino que hoy vive su última jornada.

“Los primeros festivales fueron bien precarios. Incluso, cada espectador llevaba su propia silla”, señaló el autor de Una Historia de Viña del Mar, libro que se inmiscuye en los pormenores del evento.

“Tuvo orígenes muy modestos porque era una de las tantas actividades de la época para potenciar el turismo”, prosiguió Castagneto, exponiendo luego que “fue una actividad que tenía más música clásica que otra cosa”.

“Después, fue tomando vuelo propio. El primer festival fue en 1960 y ya en 1963 nació la concha acústica. Le decían así porque tenía una forma de un cuarto de esfera. Según los expertos, así el sonido era mejor. Existió hasta el 2001 ya que el año siguiente nació el escenario actual”, reveló.

Respecto del lugar donde está enclavada la Quinta Vergara, el historiador detalló que “era una mansión perteneciente a José Francisco Vergara que data de 1870. Era amplia, pero sencilla. Se cayó para el terremoto de 1906 y ahí se edificó el actual Palacio Vergara. Lo construyó el italiano Héctor Epetri, por eso imita la época de oro de Venecia”.

Asimismo, explicó el origen de la abundante vegetación del lugar: “Tiene la particularidad que el suegro de Vergara, Salvador Álvarez, era muy viajero y aficionado a la botánica. Fue él quien trajo muchas especies exóticas de Asia que florecieron acá”, dijo.

Otro hecho importante que destacó Castagneto fue la vez en que el recinto estuvo a punto de ser vendido.

“La hija del fundador, Blanca Vergara, quiso venderla. Incluso, se pensó hasta en poner una vía férrea, pero en 1941 se negoció la compra con la municipalidad. Hoy ya se cumplieron 80 años desde que se hizo pública”, remató.

RBB
RBB
VER LOS COMENTARIOS