Una Constitución para Chile

Volver al home      |      Notas      |      Video      |      Entrevistas      |      Opinión
Edición Jaime Silva (BBCL)

"La izquierda más radical puede escribir sola la Constitución": Cubillos alega por hegemonía PC y FA

Sábado 17 julio de 2021 | 08:00
VISITAS

La constituyente independiente, electa en la lista de la UDI, Marcela Cubillos, es ya experta en lanzar misiles a la mayoría que representa la izquierda en la Convención Constitucional.

“Han pasado la máquina” o “Hay varios que están mareados con la mayoría y hegemonía que tienen”, son algunas de las polémicas frases que plantea en entrevista con la Unidad de Investigación de BioBioChile.

Abogada, exdiputada y exministra de Educación del actual gobierno de Sebastián Piñera, acusa que ha faltado transparencia, que no hay igualdad de condiciones en el debate y que, al final, no se le haría daño a los convencionales -dice- que son oposición en la interna, sino que a todos los ciudadanos que ellos, y Cubillos, representan.

“La izquierda más radical tiene los votos para escribir sola la Constitución”, agrega.

“Si se quiere hacer una Constitución que represente a todos las forma de debatir tiene que ser con más transparencia, con debidas garantías de igualdad de condiciones para los 155 constituyentes y con espíritu de construir acuerdos transversales”, reclama Marcela Cubillos.

Enfatizó sus palabras al referirse a las protestas en Cuba, la cuales califica de históricas y le otorga total facultad a la derecha chilena a criticar al gobierno cubano por reprimirlas, incluso, cuando se recuerda que aquí el oficialismo no cuestionó a Piñera cuando reprimió durante el 18-O.

“En Chile hay democracia, en Cuba tiranía”, responde escueta y dura la jurista de Chile Vamos. Solo siete palabras.

También, confiesa su predilección por Lavín o Sichel en la elección primaria de Chile Vamos este domingo y pide que su sector acuda a votar, para que la elección presidencial, por nivel de participación, no se le ponga cuesta arriba a la centro-derecha en la primera vuelta de noviembre, si es que la otra elección, la del frente, la de Gabriel Baoric y Daniel Jadue, lleva más personas a sus urnas.

Camino constitucional

-¿Cuál es su balance de las dos semanas de labor de la CC?

Todo lo que ha ocurrido es predecible, desde el minuto de los resultados electorales que se obtuvieron el 16 de mayo. Se ha instalado, desde la elección de la mesa, y desde la forma en que se actúa, que quienes tienen el control y la hegemonía de la convención es el PC y el Frente Amplio, en las personas de Elisa Loncón y Jaime Bassa, dirigiéndola. Lo que es importante es resaltar que no se le va a poder atribuir responsabilidad alguna en el desarrollo de esta Convención, ni a la centro-derecha, ni a la centro-izquierda o ex Concertación, ambos con muy pocos representantes en la instancia. Quienes están a cargo y tienen la hegemonía de la convención tienen la principal responsabilidad.

-Más allá de detectar la hegemonía de un sector, ¿Se ha cumplido las expectativas de la ciudadanía respecto su funcionamiento o es temprano aún para decirlo?

No es que uno detecte que tienen la hegemonía, la tienen. Lo que se siente es que hay voluntad, o lo están haciendo en la práctica, de pasar máquina más que hacer esfuerzos mayoritarios y transversales. Tienen los votos y lo hacen.

-Y, sobre las expectativas…

La primera semana se acentuó, algo que venía de antes, involucrarse en aspectos que no se tienen atribuciones, como fue la declaración demandando al Ejecutivo y el Legislativo el indulto a los que están privados de libertad por la violencia de octubre de 2019. Además, se dio una señal muy mala, que es mucha censura e intervenciones validando la violencia como acción política. Pasamos más tiempo con las sesiones suspendidas, que en sesión. Se articula una especie de “gran cocina”, porque cuando no hay acuerdo se suspende la sesión, para que algunos bloques se pongan de acuerdo, por fuera, no con transparencia, porque nadie sabe cómo se negocia, y llegan después con lo resuelto, para votar de la manera en que ellos resuelven.

-Eso, ¿qué le parece?

Esa no es una forma que la gente esperaba. Se hablaba mucho que debía haber transparencia total, pero cuando pasas con las sesiones suspendidas y llegas con los acuerdos cocinados, no hay transparencia. Otro factor que afecta la transparencia es que la prensa no está en las sesiones. Dicen que es un problema de aforo, entonces se debe definir que debe haber menos convencionales en la sala, para que la prensa pueda estar dentro. Es una Convención que está al debe en transparencia.

-El constituyente Renato Garín, dijo que la CC era una “réplica del Congreso”…

La izquierda radical usó el concepto de “cocina” para criticar los acuerdos de la ex Concertación y de la centro-derecha. Ahora, se ponen de acuerdo con la puerta cerrada y llegan con el tema resuelto, con los votos suficientes para pasar máquina. Tienen los votos y la hegemonía, sí, pero había un discurso en que se quería hacer la casa de todos y buscar acuerdos transversales. No es a la centro-derecha a la que hay que preguntarle si está dispuesta a hacer puentes, sino a esa izquierda, que hoy tiene la hegemonía, si está dispuesta a conversar, con buena disposición con los sectores que no piensan como ellos. Sobre todo, con algo que es más preocupante, porque se están instalando ciertas normas que garanticen que los 155 integrantes participen en el debate en igualdad de condiciones.

-A excepción de Daniel Stingo, que antes lo insinuó alguna vez, ¿Hubo falta de honestidad al reconocer que la mayoría en la CC “iba a pasar la máquina”, como ud señala?

Daniel Stingo dijo lo que iba a ocurrir, lo anticipó. Acá, hemos presentado, desde el día uno, propuestas de procedimiento para los primeros 30 días, pero las sesiones se suspenden, incluso se echan atrás algunas propuestas de la mesa, con las que había voluntad de concordar, y salen con acuerdos y los votos listos. Si se quiere hacer una Constitución que represente a todos las formas de debatir, tiene que ser con más transparencia, dando garantías de igualdad de condiciones y con espíritu de construir acuerdos transversales. Hay varios que están mareados con la mayoría y hegemonía que tienen. La conducta del vicepresidente Bassa corresponde a ese mareo de altura.

-¿Lo dice por la visita de Bassa a la comisaría cuando estaban detenidos los dos constituyentes de la Lista del Pueblo…?

Por las declaraciones en la calle cuando simplemente exige a Carabineros la liberación de los convencionales que estaban involucrados en las protestas y con una arrogancia de decir: “Soy vicepresidente de la Convención y exijo la libertad inmediata”. Pero, ¿De dónde se atribuye esas facultades y potestades? La única atribución de la CC es la redactar una Constitución y él, como vicepresidente, dirigir y coordinar, junto a la presidenta, ese debate y ese funcionamiento. Hay mareo de altura de los sectores que hoy tienen la hegemonía de la CC.

La bancada del oficialismo

-Se hablaba también de que habría diferencia entre una derecha radical y otra de centro, ¿Ha habido fiato en la bancada del oficialismo?

El problema de la Convención no es solamente que la derecha haya tenido un mal resultado, sino que la centroizquierda haya tenido un resultado aún peor. La exConcertación tiene muy poca relevancia al interior de la Convención y ese es un problema para tratar de construir acuerdos que vayan limitando esa hegemonía que tiene la izquierda más radical…

-Pero, la centro derecha…

Es un muy buen equipo, muy afiatado. Como en todas las coaliciones hay diferencias, o puede haberlas en miles de puntos, pero tenemos la deferencia de actuar con la mayor unidad posible, con un debate de mucho respeto. Pero, acá ese eje de “si la derecha está dispuesta a tender puentes o buscar acuerdos”, dada la composición de la CC se tiene que invertir. Es a la izquierda, que domina la Convención, a quien hay que preguntarle si esta dispuesta a tender puente o buscar acuerdos, porque esa pregunta se le hace a quien tiene la mayoría y control de la Convención, no a quienes no tenemos los votos ni siquiera para exigir búsqueda de acuerdos.

-¿Qué ocurrirá con la Constitución, bajo su mirada, si sigue esta tendencia?

El 16 de mayo fui muy clara para decir que la derecha había tenido un pésimo resultado, cuando había algunos que intentaban matizar ese resultado y el sector siguió, casi como piloto automático, haciendo lo mismo que venía haciendo. Eso, nos tiene con una escasísima representación en la Convención. La izquierda más radical tiene los votos para escribir sola la Constitución. Lo que van a tener que resolver es si esta Constitución que tiene los votos para ser de izquierda, van a estar dispuestos a que tengan ciertos aspectos de mayor transversalidad, para que puedan garantizar que dure en el tiempo.

-¿Por qué?

Porque si es una Constitución extremadamente ideológica, lo que puede ocurrir es que cuando cambien las mayorías políticas en el país se intente nuevamente revertir. La responsabilidad de construir una Constitución que perdure en el tiempo y tenga una legitimidad social más transversal, está en manos de quienes hegemonizan la Convención. Me preocupa que se nos garantice igualdad de condiciones para participar en el debate. Hoy, las víctimas de eso podemos ser los convencionales que pensemos distintos a la izquierda, que tiene el control, pero el día que se redacte una Constitución con esos criterios, las víctimas serán miles de ciudadanos que piensan distinto a esa izquierda más radical.

“Mareo de altura”

-Al frente se plantea que por años hubo anulación hacia ellos…

Eso es parte del mismo mareo que señalaba antes, de creer que la democracia partió con esta Convención. Chile vive en democracia desde los años noventa, en que hemos tenido Congresos y gobiernos democráticos de distinta tendencia. Pensar que la democracia parte con la elección de Loncón y Bassa a cargo de esta CC o que la Convención es el único órgano democrático que existe en Chile es parte de este mareo de altura. Más preocupante aún es que quienes sienten que hay otros que han tenido privilegios, ellos los quieran reemplazar con los privilegios que a ellos les guste.

-¿Por qué votó en contra de crear una comisión de DDHH?

Esa no es una comisión destinada a discutir cómo se tienen que respetar las garantías y los derechos individuales de las personas en el texto constitucional. Se quiere, excediendo las atribuciones que tiene la CC, crear una comisión transitoria, que nadie sabe para qué. El vicepresidente lo dice claro, “aprobemos el nombre y la próxima semana la dotamos de contenido y atribuciones”. No estoy dispuesta a dar un cheque en blanco a la izquierda que tiene la mayoría en la CC y que usualmente instrumentaliza los DDHH. Esa forma de votar a ciegas, no la comparto.

-¿Quién es más dura: Marinovic o Cubillos?

Esas caricaturas de dureza, al final, son siempre caricaturas. Cada vez que uno es consecuente y firme en expresar sus ideas, la izquierda te llena de caricaturas. Lo mío ha sido el debate de ideas, lo hago con mucho respeto, no descalifico a las personas a nivel personal y siempre con altura de miras y en debate de ideas. Hay sectores que creen que hay personas que no tienen derecho a pensar distinto y si piensas distinto, se sienten con el derecho a silenciarte de la manera que quieran.

Protestas en Cuba

-¿Qué piensa de las protestas de oposición en Cuba?

Es muy emocionante lo que está pasando en Cuba. Un pueblo que se levanta en defensa de la libertad y la democracia y toda la comunidad internacional que tiene principios democráticos y libertarios debe apoyarlos. En ese sentido, el llamado que se ha hecho a Michelle Bachelet a pronunciarse sobre estas ansias de libertad y esta defensa que hace el pueblo cubano por su libertad, es fundamental porque el mundo debe respaldar a un pueblo que ha sufrido por tantos años esa tiranía y gobierno totalitario.

-La derecha en Chile apoya la protesta en la isla, pero la rechaza en Chile, ¿Por qué?

En Chile hay democracia, en Cuba hay tiranía.

-Así, escueto….

Si pues, en Chile lo que hacen algunos es validar la violencia como una forma de avanzar en su agenda política. Pero, en Chile hay democracia, hay poder de justicia independiente, hay separación de poderes, hay libertades individuales, elección de autoridades, etc. El pueblo cubano lleva décadas de tiranía y dictadura.

Primarias de Chile Vamos

-¿Cuál será el panorama de Chile Vamos el domingo en la noche?

Soy mala para anticipar. Lo que me he jugado es porque la centro derecha vaya a votar en masa este domingo. Hay cuatro candidatos, que elijan el que le guste, pero vayan a votar. Me parece fundamental que en nuestra primaria vote más gente que en la primaria del FA y el PC. Por tanto, el llamado que he hecho estos últimos días es que la centro derecha salga a votar. Quienes no están conforme con lo que está pasando, quienes sienten que pudieron haber hecho más cuando ven lo que ocurre en la CC, es el minuto de empezar a dar vuelta el partido…

-Si no es Joaquín Lavín, ¿Quién puede ser la mejor alternativa en Chile Vamos?

Lavín y Sichel, los dos son muy buenas alternativas. Son los dos candidatos que más me gustan de esta primaria, por distintas razones. Con ambos se puede construir una mayoría que nos permita, sobre todo, pasar a segunda vuelta y poder enfrentar este discurso de esta izquierda más radical que no cree, de la manera que nosotros sostenemos, los principios de libertad y democracia.

-Por el frente, Jadue o Boric, ¿Cuál de las dos alternativas sería la mejor para el país?

Jadue y Boric son similares, de diferentes edades, pero no le veo mayores diferencias en sus ideas, ni en lo que sería la forma de conducir. De hecho, es una primaria amigable, sin diferencias de fondo, sino más bien diferencias personales, que han tenido entre sus propios partidos. Me parecen ambos un retroceso respecto del avance democrático y libertades en Chile.

-Si hay una diferencia muy grande de participación entre las primarias de ambos sectores, ¿va a marcar lo que pasará a fin de año en la elección presidencial?

Sí, por eso mi llamado fue ir a votar independiente qué candidato elijas de los cuatro de Chile Vamos, porque me parece fundamental tener más votos en nuestra primaria que la del FA y el PC. Si eso no se da, vamos a tener que hacer un esfuerzo mucho más grande para revertir la situación de cara a las elecciones de fin de año…

Más allá de caricaturas, Cubillos fiel a su estilo, se fue “al hueso”.

Tendencias Ahora