Fotografía: Edición Jaime Silva (BBCL)

0 visitas |


  • Caducaron la licencia del hogar de acogida, abrieron publicitadas investigaciones y se pidió llegar a fondo ante las graves denuncias por explotación sexual de menores de edad y adopciones irregulares ante lo que proyectaba una evidente desprotección del Estado, a través del cuestionado Sename.

    Hace un año se habló de varios casos de abuso contra niños y niñas en el Hogar Nido de Hualpén, sin embargo, hoy la causa está inerte. Nadie quiere hablar, pese a los hechos que, en ese entonces, eran claros e indesmentibles. ¿Qué pasó? La Unidad de Investigación de BioBioChile indagó sobre la causa que alarmó al país a fines de abril del 2020, que hoy se mantiene silente y genera dolor en las familias de los menores afectados.

    Justicia que tarda no es justicia, dicen los textos, y la lenta investigación del caso Nido de Hualpén lo confirma a los denunciantes.

    “Hay gente con plata metida aquí. Son poderosos y, como uno es pobre, al final quedará en nada. Hay tantos casos en el Sename. Cuántas veces se ha dicho que ahí se violan y torturan niños y no pasa nada”, dice Ruth, una de las madres que se querelló en contra de Evelyn Oñate, la directora del desaparecido Hogar de Acogida Nido de Hualpén, por adopción ilegal de su pequeño.

    El establecimiento, que pertenecía a la Fundación Padre Luis Amigó, estuvo sumido en una dura y agónica polémica en abril del año pasado, por denuncias en contra de Oñate y dos funcionarias por la presencia de una red de prostitución infantil y también por acusaciones de adopciones irregulares, específicamente en contra de la directora, ambas situaciones derivaron en su cierre.

    Se le caducó la licencia como organismo colaborador del Sename, porque la fundación no solicitó la renovación y el Sename informó que ya no podían seguir en funciones.

    Así, en medio de la oscuridad y graves acusaciones se clausuró el inmueble del sostenedor católico y con ello, al parecer, también se inmovilizó la justicia.

    Con el paso del tiempo, pocos, o nadie, hablan hoy de lo que ocurrió con las denuncias de explotación sexual y adopciones irregulares de menores de edad.

    ¿Qué ocurrió con el caso que sacudió el primer semestre del 2020?

    La Unidad de Investigación de BioBioChile indagó acerca de los avances de una causa que aún se mantiene abierta y desformalizada por parte de la Fiscalía y que, por lo menos en tribunales, no muestra progreso.

    La situación preocupa a querellantes, principalmente a la Defensoría de la Niñez, y también a quienes apuntan dardos por adopciones ilegales, especialmente estos últimos, quienes cuestionan al Ministerio Público por una posible demora en el procedimiento, lo que, al final, generaría una posible denegación de justicia.

    ¿Explotación sexual?

    Cuando la arista de abuso sexual explotó en abril de 2020, muchos actores, todos vinculados a la protección infantil, saltaron al ruedo exigiendo justicia, reparación para los menores afectados y el castigo para los responsables.

    De acuerdo a lo que se planteó en diversos medios de comunicación, la directora del hogar, Evelyn Oñate, supuestamente facilitaba encuentros sexuales entre los adultos que llegaban al lugar, con los menores bajo su custodia, previo aporte de dinero.

    Algo terrible, pero que aún no se corrobora. No hay formalizados y tampoco indicios de que así sea.

    La investigación por esta causa, de acuerdo a la Fiscalía, se encuentra en curso, con diligencias encargadas a la Brigada de Delitos Sexuales de la PDI, pero ralentizada por la pandemia y, a veces, por la falta de personal policial, debido a los contagios.

    Pero, hay un hecho que deja aún más en duda su materialización…

    Según fuentes de la misma investigación, las declaraciones de los niños no coincidirían con las denuncias de los padres y más que abusos sexuales los niños apuntarían a apremios ilegítimos.

    Algo que es de toda gravedad, en todo caso, pero no vinculado con explotación sexual.

    La denuncia por facilitación de explotación infantil se deriva de relatos de menores que llegaron a residir al Hogar de Acogida Refugio Esperanza Curanilahue, de la Corporación CATIM y cuyos relatos llegaron a oídos de los funcionarios de la misma institución.

    Fue el organismo de la provincia de Arauco el que presentó la denuncia ante Fiscalía.

    De acuerdo a lo expuesto, los padres de dos menores, de 6 y 8 años, detallaron una eventual facilitación de explotación sexual por parte de la directora del recinto, Evelyn Oñate, y dos funcionarias, quienes habrían propiciado encuentros sexuales con adultos que llegaban al lugar, a cambio de “donaciones”, cuando los menores residieron en Hualpén.

    Se abrió la caja de pandora…

    Los antecedentes cronológicos de la denuncia fueron expuestos por el seremi de Justicia del Bío Bío, Sergio Vallejos, a través de una carta que envió al Consejo Regional del Bío Bío a mediados de abril de 2020.

    “El día 14 de abril (2020) tomé conocimiento telefónicamente de la existencia de una denuncia realizada ante el Ministerio Público por el PRM Refugio Esperanza Curanilahue, Corporación CATIM, en la cual se involucraba a dos menores de edad que habían residido en la Residencia El Nido, en Hualpén, administrada por organismo colaborador de SENAME de la región del Bío Bío”, dice parte de la misiva redactada por el seremi de Justicia.

    Luego, Vallejos detalla la acciones investigativas, judiciales y administrativas, como el traslado de los menores que en abril del año pasado residían en el hogar hualpenino, que determinaron el posterior cierre del lugar.

    “Como Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, no hemos sino agotado todas las vías judiciales, administrativas y humanas para poder proteger a los niños y niñas”, cierra Sergio Vallejos en su carta.

    Hasta ahí fue el último momento en que el Ministerio de Justicia y el Sename profundizaron con declaraciones en esta causa, luego vino el silencio.

    Múltiples denuncias

    El Seremi de Justicia del Bío Bío le delega la responsabilidad de presentar querellas al programa “Mi Abogado”, de la Corporación de Asistencia Judicial.

    Hace lo propio e inicia una acción judicial la Defensoría de la Niñez, a cargo de Patricia Muñoz.

    Pero, aún faltaba que se detonara la otra arista: la de las adopciones ilegales.

    Fue así como a los pocos días se conocieron las primeras acusaciones sobre este tema, que también recalaron en querellas presentadas por el abogado César Flores.

    “Hasta ahora no tenemos avances en las investigaciones respectivas. Presenté dos querellas por adopciones ilegales en el caso del Hogar Nido de Hualpén”, dice hoy a BBCL el abogado.

    Flores explica que el “modo de operar” detectado comienza con la medida cautelar en contra de la madre fundamentada en su problema para responsabilizarse del menor. A partir de ahí, comienza, según el abogado, el calvario para los padres biológicos.

    “Según hemos podido constatar, en ese hogar, poco a poco se les comenzaba a negar el acercamiento de las madres con sus hijos, es decir, les impedía verlos. Así, procedían con el desarraigo forzoso, pero, el problema es que se procedía de esa forma antes que se generara cualquier orden del tribunal”, agrega el profesional.

    Flores representó a dos madres, entre ellas a Ruth, por adopción ilegal y está a la espera de que se formalice la investigación, algo que, al igual que con la arista sexual de esta causa, está en veremos.

    Fuentes internas de la investigación confirmaron que, en las próximas semanas, un mes probablemente, habría formalizaciones. Un avance.

    Formalizada, pero por apremios

    El Ministerio Público aclaró que respecto de la causa, que investigan conjuntamente las fiscalías Metropolitana Occidente y Regional del Bío Bío, se indagan actualmente 10 denuncias relacionadas con la explotación sexual comercial de niños, niñas y adolescentes, apremios ilegítimos, lesiones graves y adopciones irregulares.

    “Respecto a causa Nido ya se formalizó a una imputada (educadora de trato directo de Hogar Nido Hualpén), por delito de apremios ilegítimos en contra de menor residente”, describe una minuta enviada por el MP a este medio.

    No obstante, la formalización apuntada por la Fiscalía no tiene que ver con las denuncias que determinaron el cierre del lugar de acogida, sino que corresponde a una anterior.

    En cuanto a adopciones irregulares, la Fiscalía Metropolitana Occidente informó que, hasta ahora, no hay indicios que las denuncias tengan relación con adopciones irregulares al extranjero, por lo que no se han realizado diligencias fuera del país.

    “En el caso de Chile, en la denominada causa Nido se investiga adopciones irregulares respecto de 8 niños. Respecto a estimaciones de cuántos casos existirían en total en el país, es muy difícil de determinar, ya que por tratarse de adopciones ya firme toda esa información es secreta y se “elimina” del sistema, de manera que sin denuncia es prácticamente imposible dar alguna cifra”, destaca la misma unidad del MP.

    “Esperamos las diligencias”

    Una vez destapado el caso surgieron diversas voces que cuestionaron con horror las denuncias.

    Desde la Defensoría de la Niñez, pasando por el Sename y el mismo Ministerio de Justicia se hicieron oír. Y fuerte.

    Pero hoy se oyen cada vez menos, sólo emiten declaración la Fiscalía, al responder por una eventual demora en la indagación y una posible futura formalización, además de la Defensoría de la Niñez.

    “Seguimos esperando que la tramitación del Ministerio Público logre ojalá con prontitud determinar las responsabilidades de quienes han sido denunciados (…) de manera tal, que se produzca la formalización de cargos y eso permita continuar un proceso establecer las responsabilidades, lo que hasta la fecha no ha sido posible determinar”, comenta a BBCL Patricia Muñoz, defensora de la Niñez.

    “Desafortunadamente eso no ha ocurrido. Esperamos que las diligencias de la investigación que están pendientes puedan ser ejecutadas con mayor celeridad, para poder entregar respuestas a las víctimas con el sentido de urgencia que tiene una investigación que reviste una gravedad evidente”, añade.

    Mucho ruido, pocas nueces

    Desde el Programa Mi Abogado Regional declinaron referirse al caso, donde son querellantes, debido a que a que se trata de una causa en curso. Así lo justifican.

    “Podemos precisar que por parte de los abogados del Programa se han realizado las correspondientes acciones judiciales en defensa de los niños y el seguimiento de cada situación particular”, destacan.

    El mismo argumento expusieron desde el Sename, al igual que la Fundación Luis Amigó, la Residencia Esperanza de Curanilahue y desde la Defensoría Penal Pública, a cargo de abogar por los intereses de la directora y las funcionarias investigadas. Señalan a BBCL que, como no hay formalización de cargos, no resulta pertinente hablar sobre la indagatoria.

    Durante los últimos días se oficializó la salida de la directora regional del Sename en Bío Bío, quien no habría actuado frente a denuncias de abusos ocurridos en el Hogar Tupahue, también de Hualpén.

    Ante la negativa del Servicio Nacional de Menores para ofrecer respuestas, este medio solicitó -vía Transparencia- conocer si iniciaron investigaciones internas a raíz de lo ocurrido.

    En primer lugar, señalan que la residencia Nido de Hualpén “pertenecía a un organismo colaborador acreditado”, por lo que “Sename no puede instruir la realización de procedimientos disciplinarios” en contra de sus trabajadores.

    Sin embargo, a reglón seguido, agregan que efectivamente existen dos sumarios administrativos para “determinar eventuales irregularidades ocurridas en dicha residencia”.

    Los detalles de dichas investigaciones, no obstante, no fueron entregados, pues -pese a haber transcurrido más de un año- éstas tampoco han concluido.

    “Al respecto, es importante indicar que dichos procedimientos disciplinarios se encuentran actualmente en tramitación, vale decir, aun no se encuentran afinados”, explican desde el Sename en su escrito, por lo que “no resulta posible entregar (…) documentos relativos a aquellos procesos sumariales”.

    En suma, mucho ruido y pocas nueces.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)