Fotografía:

0 visitas |


  • Estadísticas del Ministerio Público dan cuenta de una importante alza en este delito durante el primer semestre, comparado con el mismo periodo de 2019. Una parte de ellos afectan a transportistas de mercaderías, almaceneros y empresas pequeñas, muchas veces de supervivencia. Desde Carabineros y la PDI explicaron que el perfil de los delincuentes implicados en estos hechos es similar al de siempre: tienen prontuario, cuentan con armamento y operan en las zonas donde cuentan con protección. Más policías y militares en la calle por el Covid-19 no ha sido impedimento para que la delincuencia haga de las suyas. La historia es de la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Desde que el 18 de marzo pasado, cuando se declaró el Estado de Excepción, el robo con homicidio aumentó en la Región Metropolitana (RM), tal como lo revelan las cifras de la Fiscalía Nacional.

    Si en el primer semestre de 2019 se registraron 32 casos a nivel nacional, este año la cifra se elevó a 52 casos. En otras palabras, un aumento del 62,5%.

    En el mismo período, pero en la Región Metropolitana (RM), el alza fue de un 120%. Si en la primera mitad de 2019 ocurrieron 15 hechos, en lo que va del año la cantidad alcanza a 33 robos con homicidio.

    La Policía de Investigaciones (PDI), por su parte, registró durante el año 2019 un total de 31 víctimas por el delito de homicidio con “móvil de robo” en la Región Metropolitana. Este año, hasta el 30 de junio, acumula ocho de estos casos en la zona.

    En Santiago, una parte de estos delitos afectan a transportistas de mercaderías, almaceneros y empresas pequeñas, muchas veces de supervivencia.

    Un caso refiere a Luis Obon Mancilla de 76 años, almacenero de la comuna de Quinta Normal, quien murió al recibir un balazo, luego que intentara perseguir a un delincuente que sustrajo 30 mil pesos de la caja registradora de su tienda de comida para mascotas.

    Otra historia trágica es la de Luis Agüero Astudillo de 49 años. Este último conducía su camión por una zona de Pudahuel, cuando fue abordado por un grupo de ladrones que intentó robar la carga. Frenó el vehículo y enfrentó a los antisociales. Luego de forcejear con estos últimos, recibió un impacto de bala en su espalda que le costó la vida el pasado lunes 11 de mayo.

    El perfil de los delincuentes involucrados es el de siempre. Tienen prontuario, cuentan con armamento, operan en las zonas donde se sienten seguros porque cuentan con protección y conducen autos sin patente.

    El jefe del Departamento OS-9 de Carabineros, coronel Juan Francisco González, confirmó que estos delitos han aumentado y que con ellos su agresividad.

    “(…) la actividad delictiva ha permanecido (…) con pandemia y en algunos casos la agresividad (…) se ha tornado exacerbadamente grave y eso trae como consecuencia el fallecimiento de las personas que se han resistido a este hecho violento”, dijo.

    Reconoció que, pese a la mayor presencia policial y militar en las calles, no ha sido suficiente para detener la comisión de estos delitos en algunas zonas.

    Fernández destaca que han definido un patrón delincuencial durante la pandemia: “Tenemos la agresividad, el llegar a obtener el botín a como dé lugar y la planificación (…) por delitos de homicidio, sino que por delitos de menor gravedad”, explicó.

    Suma y sigue

    La Agrupación de Almaceneros Unidos Contra la Delincuencia y Pymes Transportistas de Productos del Retail (AAPT) se constituyó a fines de 2018, en a raíz del asesinato del comerciante Juan Carlos Gutiérrez Aguilar, mientras atendía su amasandería en la comuna de Puente Alto. Sumarían, hasta ahora, más de 900 miembros.

    Impulsados por el objetivo común de la “prevención de actos delictuales que afectan al pequeño comercio”, el caso reunió a dueños de minimarkets, pizzerías, servicentros, empresas repartidoras, pymes transportistas, almacenes, entre otras,

    Cansados de tocar puertas, el pasado 26 de junio la organización hizo llegar una presentación al jefe de la Defensa Nacional, el general del Ejército Carlos Ricotti, donde manifestaron su preocupación por el considerable aumento de la actividad delictual en la zona metropolitana.

    “El peligro que acecha a nuestros negocios es constante ya que siempre estamos en la lista de las víctimas de los delitos más violentos (…). No podemos vivir tranquilamente ni desarrollar nuestras vidas de manera normal, temiendo en todo momento por nuestra integridad física (…)”, señala el escrito.

    Recibido y timbrado en Defensa, el texto fue remitido, al Ministerio del Interior, ya que este último el encargado de la seguridad pública.

    Javier Pérez, quien actúa como representante de la agrupación, recalcó que esperan una respuesta de la autoridad, ya que actualmente aseguran vivir “en la desprotección frente a los azotes de la delincuencia”.

    En conjunto

    El subcomisario Cristián Murua, de la Brigada Investigadora de Robos Metropolitana (Birom) de la PDI, está a cargo del equipo de investigación de asalto camiones de alto tonelaje.

    El oficial comentó que son los camiones de alto tonelaje y los pequeños que transportan enseres o víveres los que se ven mayormente golpeados por la delincuencia.

    Murua asegura que también se ha establecido que “con mayor frecuencia en una serie de casos (…) en donde el conductor generalmente (está) asociado a esta banda o a este núcleo de delincuentes o bandas criminales, que operan conjuntamente con la información que les entrega el mismo conductor”, aseveró.

    “(…) los asaltantes que están dedicándose a este tipo de delitos de robo de camiones de alto tonelaje, mantienen un basto conocimiento, por lo menos, de las armas de fuego y (…) operan con el fin de darle atajo al camión (…) con su conductor para intimidarlo (…) y así poder hacerse de la carga”, añadió.

    Un nuevo fenómeno

    La subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell (RN), asegura que el gobierno está consciente del aumento del robo con homicidio, pero estima que hay otros factores que también permiten comprender el fenómeno con mayor claridad.

    “Dado que existe una situación de mucho control policial, de mucha presencia de fuerza en la calle, quienes siguen operando son las bandas, es el crimen organizado”, apuntó Martorell.

    Y agregó: “Estamos hablando (…), no de un lobo solitario (…) sino de una organización criminal, (…) tienen armas, acceso a medios tecnológicos y tienen una coordinación para actuar. Por lo tanto, esa forma de operar se ha vuelto mucho más violenta dada la contingencia que estamos viendo”.

    A su juicio también la tasa de homicidios se ha visto incrementada: “Nosotros tenemos a nivel nacional, comparado enero a mayo del 2020, 67 casos más de homicidio en comparación con el 2019”, dice. Según los datos que maneja, aumentó el homicidio en riña o pelea, el homicidio calificado y simple.

    Subrayó que el cierre de fronteras, los cordones sanitarios crea -además- una situación que la delincuencia debe resolver, por ejemplo, en el tráfico de estupefacientes.

    “(…) eso hace que el traslado de la droga sea mucho más complejo y, por lo tanto, hemos visto mucha pelea territorial entre bandas. Eso también explica el aumento del homicidio”, comentó.

    Martorell asegura que se ha incrementado el trabajo conjunto con el Ministerio Público y las policías, con miras a identificar zonas y fórmulas de asaltos para desarticular a las bandas criminales.

    Robo y secuestro

    El viernes 17 de julio pasado un grupo de veinte individuos que portaban armas de fuego largas y cortas, repartidos en diez automóviles, asaltó a un camión que transportaba más de 3.000 millones en cigarrillos de la empresa Chile Tabacos, cerca del enlace de Vespucio hacia General Velásquez al sur, comuna de Cerrillos.

    En esta oportunidad el chofer fue secuestrado y liberado en las cercanías de San Bernardo horas más tarde por los sujetos que actuaron a rostro descubierto.

    De la carga, solo quedaban algunas cajas en el interior del container que llevaba los productos con destino a Los Ángeles y Temuco.

    Las policías hicieron hincapié en el nivel de información que manejaban los delincuentes, ya que el transporte provenía desde Casablanca, Región de Valparaíso, toda vez que contaban con inhibidores para anular las señales de celulares y el sistema GPS.

    Destacaron que en este caso en particular, también el nivel operativo y coordinación de los antisociales revela que los delincuentes han mejorado sus tácticas y estrategias para robar cargas importantes de productos.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)