Fotografía: Hector Andrade | Agencia UNO

0 visitas |


  • El parte policial que publica íntegramente radio Bío Bío, revela que los cinco funcionarios se percataron que Catrillanca tenía un tiro en la cabeza, sin agregar si los proyectiles pudieron salir de sus armas. En poco más de una página, insistieron en que el comunero se cruzó en la línea de fuego, lo que hasta ahora contrasta con que las imágenes de la cámara go-pro fueron borradas y se indaga obstrucción a la investigación. Los porqué, los cómo y los cuándo son el centro de la indagatoria que lleva el Ministerio Público.

    Poco más de un página tiene la “declaración voluntaria” que entregaron los cinco carabineros que hasta ahora aparecen como los responsables de la muerte de Camilo Catrillanca en la IX Región. En su testimonio, los ahora exuniformados, dados de baja por borrar la tarjeta de la cámara Go-Pro donde debía estar registrado el procedimiento, relataron el momento donde -a su juicio- el comunero se cruzó en medio del tiroteo con personas que minutos antes habían robado tres autos.

    En el parte de detenidos, que en total suma 11 hojas -y que publica íntegramente Radio Bío Bío- los expolicías aseveraron que para llegar al lugar donde supuestamente estaban los automóviles avistados por un helicóptero, “continuamos el desplazamiento por el camino (…)”.

    “(…) Este personal es atacado con armas de fuego provenientes del costado izquierdo, pero si sentir los impactos que rebotaban y se sentían pasar cerca de nuestros cueros, ante tal situación se hace uso de las armas de fuego de cargo fiscal efectuando disparos disuasivos y controlados a lugares seguros con la intención de emplear el sonido acústico para que los antisociales cesen el fuego”, dice la declaración a la que accedió este medio.

    Y sigue: “En esos instantes al seguir avanzando por el citado camino se observa que un tractor con las características señaladas por la aeropolicial que al ver nuestra presencia efectúa una maniobra de viraje para retornar por la misma ruta, perdiendo el vehículo de vista y avanzando un par de metros nos percatamos que se encontraba al costado izquierdo el camino, observando a uno de los individuos que procedió a darse a la fuga”.

    A continuación explican que avanzaron para asegurar el tractor, donde viajaba Catrillanca con el menor de 15 años M.P.C., pero de pronto se percataron que el primero tenía una herida “en el cuero cabelludo”. El resto de la historia es conocida: Catrillanca es llevado a un centro asistencial donde falleció.

    Fue de esta manera que los cabos Braulio Valenzuela y Gonzalo Pérez; los sargentos Carlos Alarcón y Raúl Ávila junto al suboficial Patricio Sepúlveda justificaron su participación en los hechos. Como se aprecia, en ningún momento indicaron que los disparos de alguna de sus armas pudieron haber impactado a Catrillanca.

    De hecho, se investiga por qué uno de ellos borró las imágenes de la cámara Go-Pro que portaba en su uniforme, donde había quedado registrado el incidente. Sus dichos contrastaron con las filmaciones hechas por cámaras que portaban otros carabineros, lo que dio lugar a nuevas pesquisas y a una investigación por obstrucción a la investigación.

    Un testimonio para acreditar la manipulación del aparato electrónico fueron los dichos que M.P.C. entregó en la comisaría a una abogada del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), mientras estuvo detenido.

    Según reveló ayer Radio Bío Bío de Temuco, fue subido a una tanqueta y agredido. En ese lugar fue donde observó que uno de los uniformados de la patrulla sacó la tarjeta y puso otra en la cámara “y empezó a grabar”.

    Lea el parte completo a continuación

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)