Lluvias y truenos que sorprendieron a santiaguinos solo dejaron entre 1 y 4,9 mm de precipitación

Créditos: Bernardita Villa (BBCL) y Cristóbal Escobar (Agencia UNO)

Martes 28 junio de 2022 | Publicado a las 14:04 · Actualizado a las 14:06

visitas
visitas

Considerando los nuevos valores normales que dejó el periodo 1991 - 2020, Eulogio Sánchez debería recibir 326,1 mm de lluvia en un año, Quinta Normal 286,2 mm y Pudahuel 221,4 mm. A días de iniciado el invierno, el déficit en estas tres unidades fluctúa entre el 55% y el 65%.

La noche del lunes fuertes lluvias con granizos e incluso truenos cayeron sobre Santiago.

Los registros se volvieron virales en redes y sorprendieron a los habitantes de una zona cada vez menos acostumbrada a las precipitaciones.

Pese a lo espectacular de las descargas y cuantioso que pareció el fenómeno, este dejó poca cantidad de lluvia en la capital.

De las tres estaciones que Meteorología actualiza día a día, la unidad de Quinta Normal fue la que menos acumuló: 1,1 milímetros (mm).

Así, a la fecha lleva 51,5 mm, cuando lo normal deberían ser 138,1 mm.

Con todo, Quinta Normal arroja a la fecha un déficit de 62,7%.

En segundo lugar quedó la Estación Pudahuel, donde se acumularon 2,9 mm.

Según Meteorología esta tiene 38,7 mm acumulados, cuando debería tener 110,5 mm.

Es decir, allí el déficit de lluvia es del 65%.

Finalmente la unidad que más agua recibió fue Eulogio Sánchez, donde llovieron 4,9 mm.

Eso sí, a la fecha solo ha recibido 66 mm de lluvia, cuando lo normal llega a 148,6 mm. Aquí el déficit se encumbra al 55,6%.

Considerando los nuevos valores normales que dejó el periodo 1991 – 2020, Eulogio Sánchez debería recibir 326,1 mm de lluvia en un año, Quinta Normal 286,2 mm y Pudahuel 221,4 mm.

Lluvias en medio de 13 años de sequía

Actualmente Chile lleva 13 años de sequía ininterrumpida y la situación es particularmente grave en la RM: la zona más poblada de Chile podría entrar en un futuro próximo en racionamiento hídrico.

Pero en medio del invierno la esperanza de los expertos y meteorólogos yace en la cordillera: aunque llueva poco en la ciudad, si cae nieve en las cumbres se reabastecen los ahorros hídricos para la primavera y el verano.

Eso sí, tras caer, esa nieve necesita de periodos fríos para poder adherirse al suelo o a capas antiguas de precipitación sólida.

En línea con el último pronóstico, al cierre de esta edición, Santiago podría volver a tener lluvias el viernes.

De promediar bajo los 100 mm, Santiago cerraría este 2022 con un año híper seco en materia hídrica.

Ver los comentarios

Lo último