Jorge Araya y crisis de seguridad: "No creo que terminemos este Gobierno con una Policía reformada"

visitas

Chile vive la crisis más profunda de seguridad pública en los últimos 40 años. El preocupante panorama lo evidencia los 413 homicidios registrados entre enero y agosto, el aumento del robo violento de vehículos y el porte de armas. Hechos que tienen en alerta a la ciudadanía por la sensación de inseguridad.

En una nueva edición de la Entrevista de Tomás Mosciatti, conversamos con el experto en seguridad pública y académico de la Universidad de Santiago, Jorge Araya, quien profundiza acerca de la situación delictual nacional y el rol que deben cumplir las policías junto a las autoridades.

Crisis de Seguridad Pública

“Las cifras de homicidios son malísimas y aumentaron respecto al año pasado. Las autoridades se apresuran y sienten la presión ciudadana por seguridad”, señaló.

El académico de la USACH enfatiza en que las autoridades deben ser asesoradas en materia de seguridad para así no caer en improvisaciones. “Normalmente son políticos que han tenido una trayectoria impecable pero no necesariamente saben del tema, algo similar ocurre con gente joven sin trayectoria o preparación”.

Además, se refirió al rol del Ministerio del Interior y la posible creación de un organismo dedicado exclusivamente a seguridad pública. “Tienes un ministerio que está sobrepoblado de temas y funciones que son vitales, además de la coordinación de todo el Gobierno”.

“Hay que avanzar hacia un Ministerio de Seguridad Pública, que de rango y suficiencia en la toma de decisiones y se debe especializar y captar a los mejores profesionales”, indicó.

Reforma a Carabineros

“Es una institución que ha hecho una gran labor en las últimas décadas pero a estas alturas ya está agotada por las exigencias que tiene el país. Cuantitativamente no da ya que estamos en tasas muy inferiores de policías por cantidad de habitantes”, sostuvo.

Araya además es autor del libro “La crisis de Carabineros de Chile y la necesidad de pensar una nueva institución policial en el país”, donde realiza un completo análisis de la institución. “La nueva policía tiene que hacerse con ellos. Hay que empezar a convertirla y modernizarla para fundar algo distinto”.

Un factor relevante que el profesional destacó, es la dotación de personal y la designación de funciones. “La distribución de carabineros es razonable ya que las comunas donde hay mayor tránsito requieren tener más dotación y no es una discriminación a las comunas más vulnerables. El tema es que faltan carabineros, no la distribución”.

Y agregó: “No puede haber una institución policial que prepare a sus funcionarios contra el delito y los tenga ejerciendo funciones administrativas. Hay que liberarlos de esas tareas y traspasarlas a otra entidad o el municipio”.

¿Policía Militarizada?

La formación militar les significa una enseñanza donde el tema del orden publico está en primerísimo lugar y que ellos son garantes del funcionamiento de la sociedad en cuanto a tranquilidad y seguridad. Una policía no necesita ser militarizada para saber disparar y manejar armas automáticas”, añadió.

No obstante, Araya menciona estar de acuerdo en que Carabineros siga desempeñándose en la investigación criminalística ya que viene a ser un complemento a la labor que cumple Policía de Investigaciones.

Respecto a los protocolos implementados por carabineros en cuanto a defensa legítima, argumentó: “La policía debe actuar con superioridad de medios y en proporción a la situación que está viviendo. Se tiene que evaluar la posibilidad de que si estaba en riesgo la vida de un tercero, ellos pueden actuar con el arma de servicio”.

Privatización de la Seguridad

El incremento de la sensación de peligro y la falta de personal policial, ha llevado que muchas empresas e instituciones contraten seguridad privada para su resguardo.

“La tecnología y cantidad de personal que tienen las empresas de seguridad ya está siendo superior a nuestras Policías. Hoy tenemos 55 mil carabineros más o menos a nivel nacional y hay 140 mil guardias y vigilantes privados”, dijo.

Para finalizar, Araya indicó que dado a las urgencias que presenta el país en la materia, es poco probable que se avance en una refundación a las instituciones. “No creo que terminemos este Gobierno con una policía reformada”.

Revisa la entrevista completa a Jorge Araya en una nueva edición de la Entrevista de Tomás Mosciatti.

    visitas

Chile vive la crisis más profunda de seguridad pública en los últimos 40 años. El preocupante panorama lo evidencia los 413 homicidios registrados entre enero y agosto, el aumento del robo violento de vehículos y el porte de armas. Hechos que tienen en alerta a la ciudadanía por la sensación de inseguridad.

En una nueva edición de la Entrevista de Tomás Mosciatti, conversamos con el experto en seguridad pública y académico de la Universidad de Santiago, Jorge Araya, quien profundiza acerca de la situación delictual nacional y el rol que deben cumplir las policías junto a las autoridades.

Crisis de Seguridad Pública

“Las cifras de homicidios son malísimas y aumentaron respecto al año pasado. Las autoridades se apresuran y sienten la presión ciudadana por seguridad”, señaló.

El académico de la USACH enfatiza en que las autoridades deben ser asesoradas en materia de seguridad para así no caer en improvisaciones. “Normalmente son políticos que han tenido una trayectoria impecable pero no necesariamente saben del tema, algo similar ocurre con gente joven sin trayectoria o preparación”.

Además, se refirió al rol del Ministerio del Interior y la posible creación de un organismo dedicado exclusivamente a seguridad pública. “Tienes un ministerio que está sobrepoblado de temas y funciones que son vitales, además de la coordinación de todo el Gobierno”.

“Hay que avanzar hacia un Ministerio de Seguridad Pública, que de rango y suficiencia en la toma de decisiones y se debe especializar y captar a los mejores profesionales”, indicó.

Reforma a Carabineros

“Es una institución que ha hecho una gran labor en las últimas décadas pero a estas alturas ya está agotada por las exigencias que tiene el país. Cuantitativamente no da ya que estamos en tasas muy inferiores de policías por cantidad de habitantes”, sostuvo.

Araya además es autor del libro “La crisis de Carabineros de Chile y la necesidad de pensar una nueva institución policial en el país”, donde realiza un completo análisis de la institución. “La nueva policía tiene que hacerse con ellos. Hay que empezar a convertirla y modernizarla para fundar algo distinto”.

Un factor relevante que el profesional destacó, es la dotación de personal y la designación de funciones. “La distribución de carabineros es razonable ya que las comunas donde hay mayor tránsito requieren tener más dotación y no es una discriminación a las comunas más vulnerables. El tema es que faltan carabineros, no la distribución”.

Y agregó: “No puede haber una institución policial que prepare a sus funcionarios contra el delito y los tenga ejerciendo funciones administrativas. Hay que liberarlos de esas tareas y traspasarlas a otra entidad o el municipio”.

¿Policía Militarizada?

La formación militar les significa una enseñanza donde el tema del orden publico está en primerísimo lugar y que ellos son garantes del funcionamiento de la sociedad en cuanto a tranquilidad y seguridad. Una policía no necesita ser militarizada para saber disparar y manejar armas automáticas”, añadió.

No obstante, Araya menciona estar de acuerdo en que Carabineros siga desempeñándose en la investigación criminalística ya que viene a ser un complemento a la labor que cumple Policía de Investigaciones.

Respecto a los protocolos implementados por carabineros en cuanto a defensa legítima, argumentó: “La policía debe actuar con superioridad de medios y en proporción a la situación que está viviendo. Se tiene que evaluar la posibilidad de que si estaba en riesgo la vida de un tercero, ellos pueden actuar con el arma de servicio”.

Privatización de la Seguridad

El incremento de la sensación de peligro y la falta de personal policial, ha llevado que muchas empresas e instituciones contraten seguridad privada para su resguardo.

“La tecnología y cantidad de personal que tienen las empresas de seguridad ya está siendo superior a nuestras Policías. Hoy tenemos 55 mil carabineros más o menos a nivel nacional y hay 140 mil guardias y vigilantes privados”, dijo.

Para finalizar, Araya indicó que dado a las urgencias que presenta el país en la materia, es poco probable que se avance en una refundación a las instituciones. “No creo que terminemos este Gobierno con una policía reformada”.

Revisa la entrevista completa a Jorge Araya en una nueva edición de la Entrevista de Tomás Mosciatti.

comentarios