El ex presidente de Audax Italiano y actual candidato a la presidencia de la ANFP, Lorenzo Antillo, se mostró preocupado del escenario actual y propone “sacar al fútbol del abismo al que nos encaminamos”

El expresidente de Audax Italiano y actual candidato a la presidencia de la ANFP, Lorenzo Antillo, aseguró sentirse capacitado para generar un cambio importante en el fútbol chileno.

De cara a las elecciones en el balompié nacional, programadas para el martes 8 de noviembre, el ex mandamás del cuadro de colonia se mostró preocupado del escenario actual y propone “sacar al fútbol del abismo al que nos encaminamos”.

Recordar que Antillo se presenta por segunda vez seguida a la testera del organismo con sede en Quilín, ya que se inclinó el 30 de julio del año 2020 por 25 a 23 ante el actual presidente de la ANFP, Pablo Milad.

“Salí en febrero del fútbol, pero he hablado con muchos clubes, siempre me he mantenido en contacto y tengo un apoyo importante para ser candidato y postular a la ANFP. Estamos en un momento súper complejo, donde hay que generar un punto de quiebre: o seguimos en picada o tomamos la decisión de recuperar la industria, que es lo que propongo, a través de un nuevo trato, una nueva forma de gestión, para sacar al fútbol del abismo al que nos encaminamos. Estoy disponible, los clubes deben definirse”, indicó en diálogo con El Mercurio.

Antillo está claro que una continuidad de Milad no le haría bien a la actividad y desea como una motivación personal tomar el cargo de presidente del fútbol profesional chileno.

“No es fácil tomar hoy la ANFP, por todo lo que se vive en el fútbol, y tampoco tengo la necesidad de ser presidente de la ANFP, pero quiero generar este cambio disruptivo que saque al fútbol de este mal momento. Quiero encaminar en los próximos cuatro años al fútbol chileno a un nuevo sitial. Para liderar este proyecto tengo que dejar los negocios familiares, con el costo que ello implica, pero si no supiera que tengo un apoyo importante ni siquiera me molestaría en pelear por esto. Tenemos una base importante de clubes que nos hace pensar que esto es factible“, expresó.

Consultado por la gestión de Milad, señaló que “prefiero no calificar la gestión de Pablo, porque también hay que ser justos y decir que le tocó un período complejo, el de la pandemia, que se pudo soslayar y superar. Sin embargo, él mismo ha dicho que el principal logro de su administración es la digitalización y centralización de los contratos de los futbolistas profesionales. Si ese es su principal logro, será la gente la que califique si eso es suficiente o no”.

Hay que fortalecer la gestión de la ANFP, para que sea más profesional, más alineada a los nuevos tiempos, con una administración moderna. Tenemos que robustecer la competitividad de todas las ligas. En el fútbol joven hay que cambiar radicalmente varias cosas: se está trabajando de buena manera en su planificación, pero sigue habiendo problemas preocupantes, pues, por ejemplo, se suspenden partidos con los equipos en pleno vuelo. Llegan a su destino y se enteran que no juegan. Eso hay que erradicarlo, son la base de las futuras selecciones”, complementó.

En otros tópicos a trabajar, Lorenzo Antillo dijo que “en la selección hay que trabajar teniendo como meta final la clasificación al Mundial. Debemos recuperar el valor de los clubes, para revalorizar la industria. Hoy nuestro ranking, a nivel de ligas, es paupérrimo y no puede ser que semana a semana no tengamos espectáculos adecuados o que por temas de seguridad no se puedan desarrollar partidos o que haya regiones que no quieran recibir algunos encuentros”.

“La recuperación de los espectáculos no solo debe ser con los clubes, también con el Gobierno, para garantizar partidos sin incidentes. No puede seguir siendo una manifestación de violencia y delincuencia. Hay muchas cosas por hacer, como separar la Federación de la ANFP, un punto relevante en la nueva gestión”, añadió.

Para terminar, el extimonel itálico apuntó que “lo vital es que los clubes decidan si quieren recuperar y cambiar el triste presente de esta industria. Estamos en el momento preciso para generar el quiebre. Siempre se puede estar más mal y eso es lo que queremos evitar, porque hoy pareciera que vamos hacia un barranco”.