logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Artículos De Pasillo Envíanos tu denuncia
"La miseria ha ido tomándose (el) terreno": cómo es resistir entre las balas de la Pedro Aguirre Cerda

"La miseria ha ido tomándose (el) terreno": cómo es resistir entre las balas de la Pedro Aguirre Cerda

Domingo 19 mayo de 2024 | 06:05

 visitas

Agencia UNO | Diego Martín

"Desarticulamos una banda y después nace otra". Con esas palabras el alcalde de la Pedro Aguirre Cerda, Luis Astudillo, intenta explicar el fenómeno de la comuna. Asegura que existe un avance en seguridad y prevención, pero todavía es insuficiente. Las últimas balaceras y homicidios han sido debate nacional. Algunos habitantes dicen que están orgullosos de pertenecer a la PAC, pero que el último tiempo, el miedo, la delincuencia y las drogas, predominan en las calles. "Si erís hijo de narco, es muy probable que seas narco. Si naciste en la miseria, es muy probable que termines viviendo la misma miseria", expresan. Al mismo tiempo, afirman que aprendieron a diferenciar entre disparos y fuegos artificiales.

—Yo soy orgulloso de esta población. Cuando a mí me preguntan dónde vivo, yo digo La Victoria. En la gloriosa población La Victoria.

Camilo se desviste el hombro.

—Tengo tatuada La Victoria, cachai.

Se ríe.

—Si esta hueá no es menor, hermana. Como te digo, esta es la primera toma de terreno de Latinoamérica. De todo Latinoamérica. Estay en un lugar histórico. Esta población fue forjada a sangre, sudor y lágrimas.

Camilo lo dice con euforia. Saboreando cada palabra. Dejando entrever que la población La Victoria, donde ha vivido desde que era un crío, es el corazón de la Pedro Aguirre Cerda (PAC). Con una salvedad.

Pero ustedes no pueden ni siquiera salir de noche. Viven con miedo e inseguridad…

—Eso es en parte porque la miseria ha ido tomándose el terreno. Principalmente la pasta. Y se ha visto un aumento considerable en cuanto a las bandas de narcos —responde.

Considerable se traduce en que desde 2020 la PAC suma 52 asesinatos. Con triples homicidios que incluyeron a una niña de 13 años.

Su propio alcalde afirmó en su momento que existía un toque de queda autoimpuesto por los habitantes, quienes se encerraban en sus casas. Fue él mismo quien propuso crear un plan anti-balacera y controlar el ingreso de armas. Ahora, asevera que han logrado frenar algunos problemas, pero todavía es insuficiente.

—Desarticulamos una banda y después nace otra —declara.

Una población histórica

Camilo pidió que le cambiaran el nombre para protegerlo. Argumentó que en La Victoria todos se conocen y era fácil identificarlo. A él y a su mamá.

Está sentado en una silla de su comedor. En el sillón está Gloria, su madre. Hace poco llegó con unas compras y se le ve agotada. Tiene una rodillera que le impide sentarse bien. Por eso dice que prefiere el sillón.

Mientras Camilo enrola un tabaco y busca un encendedor, menciona que en la Pedro Aguirre Cerda todavía se hacen homenajes al Frente Patriótico Manuel Rodríguez.

—Y a viva voz, cachai. Sin atados. Nadie tiene problema con eso. Está aún esa identidad de población combativa.

Revuelve todos los cajones y termina por usar un chispero de cocina.

—¿No te molesta el humo cierto?

Se acomoda otra vez en la silla y pone los codos sobre la mesa. Aspira y exhala.

—Pero últimamente… El miedo como que reina la hueá, y los narcos.

Camilo llegó a La Victoria cuando tenía 9 años. De niño vivió en Lo Valledor, la población del lado que está cruzando avenida Departamental. Es parte de los 101.174 habitantes que registró el último Censo de 2017. Un 22,4% menos que en 2002, cuando la Pedro Aguirre Cerda tenía 114.560 aguirrenses.

Recuerda que de niño la situación era diferente. Había organización vecinal para los eventos emblemáticos. La gente se reunía para celebrarle la navidad a los niños o para compartir un 18 de septiembre. Las colonias urbanas autogestionaban actividades y eso se transformaba en lo más “destacable culturalmente” al interior de la población.

Ahora ni lo uno ni lo otro. Lo único que se conserva, a duras penas dice Camilo, son los aniversarios de la PAC. Culpa a las drogas, a la miseria y principalmente al narcotráfico. Consecuencia según él, de que las canchas estén llenas de “volaos” y exista poca presencia policial.

—En la (calle) 30 de octubre, hermana, es la única esquina de aquí donde no hay un traficante parado.

No niega que siempre han existido. Que todos conocen a los “choros” del barrio y empieza a nombrarlos como una tabla de multiplicar. Pero para ellos no es lo mismo un “choro” que un “narco”. El primero tiene códigos y no ataca a su gente. El segundo, traspasa cualquier línea moral. Puntualiza en algo: son sus vecinos así que no está en sus manos juzgar.

—Muchos de ellos fueron compañeros míos en el colegio, jugábamos a la pelota cuando chicos.

Patrón familiar

Gloria se acerca a la mesa para enrolar un tabaco.

—Yo tuve compañeros del Camilo cuando era chico. Tenía 12 años. Y yo decía, el 80% va a salir delincuente. Y el 80% salió delincuente —asevera mientras expulsa el humo por la ventana—. Te los puedo nombrar. Tiene varios compañeros muertos.

Ella también tiene a sus culpables. Después de casi toda una vida viviendo en la Pedro Aguirre atribuye que por falta de educación predomina la ignorancia. El deseo de querer dinero rápido y fácil. El caer a las drogas. Acrimina que las bandas de narcotraficantes sembraron miedo y desconfianza.

—Y el seguir el patrón. Si erís hijo de narco, es muy probable que seas narco. Si naciste en la miseria, es muy probable que termines viviendo la misma miseria o en la delincuencia —interrumpe Camilo.

La añoranza de Gloria apunta a seis años atrás, cuando caminaba sola a las 4 de la mañana por la población. Sin miedo. Sin mirar para todas las direcciones. Desde hace tres años dice que es imposible.

—Mi hijo sale y yo quedo con el alma en un hilo. De repente mi hijo me dice “voy llegando”. No, guarda el teléfono y mándame ubicación, le digo.

De fondo se escucha a Camilo: “Uno tiene que andar ultra vio”.

—¿Y es cierto que aquí los balazos son a diario?

—Por lo menos día por medio. Y el año antepasado, era todos los días durante seis meses —responden casi al unísono.

Población La Victoria | S.M

Los cimientos de la PAC

El informe regional de la Fiscalía Metropolitana Sur detalla que desde 2020 hasta la fecha ocurrieron 52 homicidios en la comuna. El 2020 fue el más alto, con 19 víctimas.

Las cifras coinciden con las del Centro para la Prevención de Homicidios y Delitos Violentos, que registró 13 homicidios en 2023. Una tasa de incidencia (homicidios por cada 100 mil habitantes) de 12,3. Esto incluye el triple homicidio de diciembre, donde murió una niña de 13 años que grababa un video musical.

Sharun Uttamchandani entiende el fenómeno desde distintas perspectivas. Es cientista político, ha vivido toda su vida en la comuna y fue director de Seguridad Pública de la Municipalidad de Pedro Aguirre Cerda.

—Yo soy un convencido de que hay una relación muy directa entre el fenómeno delictual con el ordenamiento territorial. Cómo construyo las calles, cómo construyo las viviendas, cómo construyo el espacio público, dice mucho de cómo se va a producir después el fenómeno delictual —explica.

Lee también...

El hecho de que dentro de la comuna surgiera la primera toma en Latinoamérica creó dos líneas para él. La primera es que en la Pedro Aguirre Cerda existe una cultura de resistencia.

—Se traduce en que todas las poblaciones han mantenido una vida comunitaria, al menos en lo patrimonial, cumpliendo con, por ejemplo, los aniversarios. El aniversario de La Victoria es una semana completa de diferentes actividades.

Lo segundo, y el principal problema, es la falta de tejido urbano.

—Hay calles que no tienen cemento, que no tiene ripio en el suelo, hay caminos de tierra. No hay condiciones de vida digna para que la gente pueda existir ahí. Y eso no lo digo yo, lo dicen todos los estudios que han entendido las causas del delito. Han sido lugares donde uno sí podría decir que ahí no hay Estado. No hay una organización vecinal, no hay llegada de policía, no hay servicio del Estado, y lo que prima ahí es la delincuencia.

Los datos del Ministerio de Desarrollo Social y Familia de 2018 detallan que un 18,1% son hogares hacinados. Y un 9,8% carentes de servicios básicos.

A su vez, la tasa de pobreza multidimensional al 2017 ascendía a 26,76%.

Actualmente el municipio no cuenta con el número exacto de cuántas viviendas hay en la comuna, pero informaron que según los registros del Servicio de Impuestos Internos, al 2021, en la PAC hay 25.581 predios exentos de pago de contribuciones de un total de 28.747.

Esto se traduce en que el 89% no paga contribuciones debido a su carácter social. De ese, un 94,3% son “destino residencial”.

Armas y balazos

Gran parte de la postura de Sharun apunta a mejorar el plan regulador comunal que actualmente es un “Frankenstein compuesto de varios retazos”. Especifica en que el caos habitacional, la falta de espacios verdes y la suma de problemas relacionados al área urbana fomentan la delincuencia.

—Hasta el 2020 contábamos con 0,42 metros cuadrados por persona de área verde. Más chico que este pedazo de mesa.

Pero es sólo una parte. Manifiesta que la violencia en algunas poblaciones de la comuna cada vez está más desatada. Igual que el ingreso de armas que, critica, el Estado no ha sido capaz de frenar. Agrega que la criminalidad crece en potencia. Lo mismo que las drogas.

Sharun bebe un sorbo de café:

—A ver, es muy triste, pero aprendimos a identificar la diferencia entre fuegos artificiales y balazos.

Según la Dirección General de Movilización Nacional a la fecha hay 2.028 armas inscritas en la Pedro Aguirre Cerda. La mayoría son pistolas (834) y revólver (605). Luego escopetas (456) y rifles (67). El menor número son las carabinas (12) fusiles (53) y pistolete (1).

El alcalde de la comuna, Luis Astudillo, fue el primero que postuló la idea de crear planes anti-balaceras. No sólo para la Pedro Aguirre, también a nivel nacional. Lo hizo con el objetivo de controlar todas las armas que ingresan a Chile. Desde cualquier vía.

—De las armas inscritas son muy pocas las que se fiscalizan. No tenemos un equipo que esté fiscalizando esto permanentemente —analiza Astudillo— Y lo que yo también extrañaba mucho era que teníamos nula capacidad de respuesta ante balaceras.

Ahora arguye que la situación ha mejorado y tienen una coordinación más efectiva con las policías.

—Se ha logrado controlar un poco. Insuficiente. Todavía tenemos muchos problemas. Desarticulamos una banda y después nace otra.

La montaña rusa

—Esto es como una verdadera montaña rusa.

Para el alcalde, la violencia en la comuna tiene altos y bajos. Hay momentos donde las disputas territoriales remueven el barrio e instauran el terror. Pero hay meses donde “se está más tranquilo”.

Una dinámica para Astudillo que tiene a todas las instituciones trabajando en conjunto para reducir los delitos y evitar situaciones críticas. Como las balaceras afuera de jardines infantiles o recintos de salud. Que han ocurrido en más de una ocasión en la Pedro Aguirre Cerda. La última fue en abril de este año. Los niños debieron esconderse bajo las mesas.

—El desafío es justamente no ir perdiendo terreno, al contrario, ir rescatando a nuestra comunidad para que podamos recuperar los espacios públicos, para que podamos recuperar la vida comunitaria que en algunos sectores se ha visto afectada.

—¿Usted cree que la Pedro Aguirre Cerda es un buen lugar para vivir?

—Para mí, es una comuna donde es bueno vivir (…) Ahora… Tenemos mucho por avanzar, tenemos un presupuesto municipal que le falta mucho crecer.

Los datos enviados por Transparencia por el municipio precisan que, entre Salud, Gastos Municipales y Educación suman $69.248.147 millones. El menor porcentaje para el área educacional.

El monitoreo del gasto municipal estipula que de todo el presupuesto de la región Metropolitana este año, sólo el 1,30% es destinado a la comuna aguirrense.

Una de las últimas adquisiciones fue un carro policial blindado. Y parte de las inversiones que tendrán serán la instalación de 80 cámaras de televigilancia y 20 mil alarmas comunitarias.

“Normalizar un estado de violencia”

Aquí en la población se grita a todo pulmón que se vayan los narcos para una vida mejor. Por la fuerza y enseñanza de los fundadores nos defendemos entre pobladores. ¡¡Cómo es la hueá!! Los sicarios en la calle y los pacos no hacen na…

El 29 de diciembre de 2023 hubo un triple homicidio en la población. Murió una niña 13 años. Una semana después, no más de 40 habitantes salieron a protestar exigiendo mayor seguridad. Llegaron los carabineros.

—A los pacos yo les dije, aquí están los más valientes de la población porque decidimos enfrentar al narco —espeta Gloria.

Gritaron “que se vayan los narcos”, metieron un poco de ruido y luego se dispersaron. Cada uno para su casa. Dicen que es para no bajar la cabeza y entregarles el mensaje de que no tienen miedo.

—Es para no perder la calle. La identidad ¿sabes? La identidad. Nosotros somos una población de lucha. Eso se ganó a punta de esfuerzo. Entonces no la podíamos perder por un par de bandas.

Diferentes agrupaciones, comités, centros comunitarios y escuelas emitieron una declaración pública el mismo día que realizaron la marcha:

“Desde hace meses la violencia que se ha vivido en nuestra población ha vulnerado los derechos de niños, niñas y jóvenes, cerrando espacios de recreación, aprendizaje y convivencia (…) Se ha pretendido a partir de bandas delictuales instaladas en nuestros espacios, normalizar un estado de violencia y agresión permanente”.

Prosigue:

“Lamentamos la inacción de quienes siendo garantes de derechos y asumiendo cargos de poder, miren hacia otros lados. La compra de más armamento, carros, drones, entre otras medidas represivas, no han dado resultados para enfrentar el flagelo de la droga”.

Pese a requerimientos de BBCL Investiga y a ser los encargados de la seguridad en la zona, la Delegación Presidencial Metropolitana y la Subsecretaría del Interior no estuvieron disponibles para este reportaje.

Síguenos en Google News:

Logo Google News

Suscríbete en nuestro canal de whatsapp:

Logo WhatsApp

Índice

{{item.val}}

visto ahora