Unesco desliza degradar Gran Barrera de Coral de lista patrimonial por daños del cambio climático

Creditos: Dan Peled | EFE
Publicado por Emilio Lara
La información es de Agence France-Presse

La información es de Agence France-Presse

Martes 22 junio de 2021 | Publicado a las 10:29 · Actualizado a las 10:43

visitas
visitas

Este martes, el gobierno de Australia anunció que se opondrá a un plan de la Unesco para incluir a la Gran Barrera de Coral en la lista de patrimonio mundial en peligro.

Eso debido al deterioro provocado por el cambio climático en esta importante zona del planeta.

El lunes, la organización publicó un informe preliminar en el que recomendó que se degrade el estatus del ecosistema, parte del patrimonio mundial desde 1981, en gran parte por los episodios de blanqueamiento de los corales, consecuencia de los trastornos climáticos.

Según las organizaciones ecologistas, esta recomendación muestra una falta de voluntad del gobierno para reducir las emisiones de carbono.

“Estoy de acuerdo en que el cambio climático global es la mayor amenaza para los arrecifes del mundo”, partió la ministra de Medio Ambiente australiana, Susan Ley.

“Pero es incorrecto, en nuestra opinión, designar el arrecife mejor administrado del mundo para una lista (de sitios) ‘en peligro"”, complementó.

Australia impugnará este proyecto, que es un giro respecto a “garantías previas de altos cargos de la ONU”, dijo la ministra.

Eso a un mes para la próxima sesión del comité del patrimonio mundial de la Unesco, prevista en julio desde China.

Según ella, la decisión de la Unesco no toma en consideración los miles de millones de dólares destinados para intentar proteger esta barrera del noreste de Australia.

“Envía una señal equivocada a aquellos países que no hacen las inversiones que estamos haciendo en la protección de los arrecifes de coral”, comentó la ministra.

Molestia e incluso decepción en Australia

El informe preliminar destacó los esfuerzos de Australia para mejorar la calidad de los arrecifes, sobre todo desde el punto de vista financiero.

No obstante, en el texto se lamentó “que las perspectivas a largo plazo para el ecosistema (de la Barrera) se hayan deteriorado aún más, pasando de mediocres a muy mediocres”.

En concreto, esa parte aludió a dos episodios de blanqueo en 2016 y 2017.

Ley dijo haber hablado el lunes por la noche con la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, para expresar “nuestra fuerte decepción”.

Pese a la batahola, la inclusión en la lista de sitios en peligro no se considera una sanción por parte de la Unesco.

De hecho, algunos países incluso lo ven como una forma de concienciar a la comunidad internacional y de contribuir a la salvaguardia del patrimonio.

Pocos planes

Lo que sí destaca en este caso es lo débil de la política medioambiental del país continente.

Por ejemplo, Australia no ha establecido un objetivo de neutralidad de carbono para 2050.

El primer ministro conservador, Scott Morrison, afirmó que el país esperaba alcanzarlo “lo antes posible”, sin poner en peligro los empleos y las empresas.

A eso se suma el hecho que Australia es uno de los mayores importadores de carbón y gas natural del mundo.

Para la organización ecologista Climate Council, la recomendación de la Unesco “avergüenza al gobierno federal, que permanece pasivo ante el declive del arrecife coralino en vez de protegerlo”.

En esa misma línea se manifestó Richard Leck, el director de océanos de WWF.

“La idea muestra de forma “clara e inequívoca que el gobierno australiano no está haciendo lo suficiente para proteger nuestro mayor activo natural, especialmente contra el cambio climático”, declaró.

Valor inestimable de la Gran Barrera de Coral

Además de su valor inestimable desde un punto de vista natural o científico, se considera que el arrecife de coral, que se extiende sobre 2.300 kilómetros de longitud, genera US$4.800 millones en ingresos para el sector turístico australiano.

En diciembre, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) afirmó que el cambio climático constituía la mayor amenaza para las maravillas de la naturaleza y que la Gran Barrera había engrosado la lista de sitios considerados “críticos”.

Para Imogen Zethoven, consultora de la Sociedad Australiana de Conservación Marina, este informe preliminar pone de manifiesto la importancia de limitar el calentamiento global a +1,5 °C a modo de salvaguardar esta joya.

Ella estima que los datos climáticos registrados en Australia corresponden más bien a un aumento de temperatura de entre 2,5 °C a 3 °C, un nivel que conduciría “inevitablemente” a la “destrucción del Gran Arrecife y de todos los arrecifes coralinos del mundo”.

La Gran Barrera de Coral ha vivido tres episodios de blanqueo en cinco años y la mitad de los corales han desaparecido desde 1995 debido al aumento de la temperatura del agua.

El blanqueo es un fenómeno de debilitamiento que produce decoloración y se debe al aumento de la temperatura del agua que provoca la expulsión de las algas simbióticas que dan color al coral.

La Barrera también se ha visto afectada por varios ciclones y es víctima de la escorrentía agrícola y del acanthaster púrpura, una estrella de mar que devora corales.

Ver los comentarios

Lo último