Todos los detalles del último debate presidencial previo a las elecciones del domingo

visitas

Foto: AGENCIA UNO

Sin la presencia de Franco Parisi, que aún permanece en Estados Unidos tras haber contraído el coronavirus, se realizó el último debate presidencial previo a las elecciones de este domingo 21 de noviembre.

El primer bloque abordó temas de gobernabilidad, y Marco Enríquez Ominami -del Partido Progresista- apuntó rápidamente sus dardos en contra de José Antonio Kast, llamándolo “doctor miedo”. A lo largo del programa, fue una veintena de veces que nombró al candidato del Frente Social Cristiano.

Meo, además, aseguró que durante los primeros meses de su mandato buscará generar acuerdos que, a su juicio, es lo más relevante para generar gobernabilidad en el país, aprovechando la oportunidad de repasar al Presidente de la República, Sebastián Piñera.

Intentando buscar puntos de encuentro con Sebastián Sichel comenzó José Antonio Kast su exposición, que centró su discurso en el retorno de la seguridad y la unión que deberá tener la derecha para enfrentar a la carta de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric.

En ese sentido, sostuvo que “nos une el sentido de patria, la libertad de conciencia, la libertad de enseñanzas, la libertad de prensa tan cuestionada por algunos programas (…) eso nos une para enfrentar a quienes quieren destruir el país”

Respecto a los cuestionamientos que recibió tras sus declaraciones con medios extranjeros sobre Augusto Pinochet y las elecciones en Nicaragua, Kast se defendió asegurando que hubo una interpretación “errónea o malintencionada”.

Y justamente los comicios en el país centroamericano le jugaron una mala pasada a Gabriel Boric, luego que sus aliados del Partido Comunista -a través de una carta- pidieran reconocer la elección de Daniel Ortega, pese a que los máximos dirigentes del PC aseguraran desconocer el documento.

Al respecto, el diputado por Magallanes reconoció que hubo una “mala declaración”, agregando él defenderá “la democracia de manera irrestricta”.

Otro de los puntos que fueron abordados en este debate presidencial, tuvo relación con la seguridad pública y cómo los candidatos actuarían frente a las manifestaciones y desórdenes habituales que se generan en las inmediaciones de Plaza Baquedano y el centro de Santiago.

Aquello fue aprovechado por la carta de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, quien le pidió directamente a la senadora Yasna Provoste y a Gabriel Boric, retirar el proyecto de indulto a los llamados presos políticos.

La candidata de Nuevo Pacto Social salió al paso de las críticas, afirmando que la iniciativa no busca indultar a quienes han cometido delito, asegurando que ella no avalará ningún espacio de violencia.

Así, dijo que frente a los hechos en Plaza Baquedano sostuvo que se permitirán las manifestaciones que sean acordadas con la autoridad competente.

Uno de los varios hechos particulares, involucró al abanderado de Unión Patriótica, Eduardo Artés, quien acusó a Gabriel Boric de tener a un colaborador de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus sigla en inglés) al interior de su comando, criticándolo por firmar el acuerdo del 15 de noviembre de 2019, que dio paso al proceso constituyente que actualmente se lleva a cabo en el país.

El profesor Artés dijo que esa situación permitió “tener hasta el día de hoy a este aprendiz de dictador que es Piñera”, y además dijo que es “simpático” escuchar a sus contrincantes hablar de gobernabilidad.

Los momentos más tensos lo enfrentaron, según los últimos sondeos publicados, los más probables vencedores en primera vuelta: Gabriel Boric y José Antonio Kast.

El primero fue consultado por la acusación de acoso a una mujer en su contra: “Hay una mujer que dice que usted la acosó y que ella fue víctima de hechos violentos ¿Es eso verdad?”, consultó Macarena Pizarro en la instancia de Anatel.

El segundo, Kast, sufrió un traspié en materia económica: El periodista Juan Manuel Astorga le consultó si conocía el cálculo de largo plazo del PIB tendencial para Chile. “No sé”, respondió el candidato del Frente Social Cristiano. La consulta surgió tras revisar las cifras del programa de Kast, que propone un crecimiento del 5% al 7% anual para Chile.

No fue lo único: La periodista Macarena Pizarro le preguntó por qué su programa, en el punto 385, habla de “nuevas termoeléctricas”. Ante ello, Kast dijo que no pretende abrir centrales de este tipo durante su eventual gobierno y que se pueden modificar propuestas si es que tienen algún problema.

El último bloque del programa contó con las palabras finales de cada candidato presidencial, quienes buscaron conseguir más votos en unas elecciones que será, según sus propias palabras, una de las más importantes de los últimos años.

    visitas

Foto: AGENCIA UNO

Sin la presencia de Franco Parisi, que aún permanece en Estados Unidos tras haber contraído el coronavirus, se realizó el último debate presidencial previo a las elecciones de este domingo 21 de noviembre.

El primer bloque abordó temas de gobernabilidad, y Marco Enríquez Ominami -del Partido Progresista- apuntó rápidamente sus dardos en contra de José Antonio Kast, llamándolo “doctor miedo”. A lo largo del programa, fue una veintena de veces que nombró al candidato del Frente Social Cristiano.

Meo, además, aseguró que durante los primeros meses de su mandato buscará generar acuerdos que, a su juicio, es lo más relevante para generar gobernabilidad en el país, aprovechando la oportunidad de repasar al Presidente de la República, Sebastián Piñera.

Intentando buscar puntos de encuentro con Sebastián Sichel comenzó José Antonio Kast su exposición, que centró su discurso en el retorno de la seguridad y la unión que deberá tener la derecha para enfrentar a la carta de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric.

En ese sentido, sostuvo que “nos une el sentido de patria, la libertad de conciencia, la libertad de enseñanzas, la libertad de prensa tan cuestionada por algunos programas (…) eso nos une para enfrentar a quienes quieren destruir el país”

Respecto a los cuestionamientos que recibió tras sus declaraciones con medios extranjeros sobre Augusto Pinochet y las elecciones en Nicaragua, Kast se defendió asegurando que hubo una interpretación “errónea o malintencionada”.

Y justamente los comicios en el país centroamericano le jugaron una mala pasada a Gabriel Boric, luego que sus aliados del Partido Comunista -a través de una carta- pidieran reconocer la elección de Daniel Ortega, pese a que los máximos dirigentes del PC aseguraran desconocer el documento.

Al respecto, el diputado por Magallanes reconoció que hubo una “mala declaración”, agregando él defenderá “la democracia de manera irrestricta”.

Otro de los puntos que fueron abordados en este debate presidencial, tuvo relación con la seguridad pública y cómo los candidatos actuarían frente a las manifestaciones y desórdenes habituales que se generan en las inmediaciones de Plaza Baquedano y el centro de Santiago.

Aquello fue aprovechado por la carta de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel, quien le pidió directamente a la senadora Yasna Provoste y a Gabriel Boric, retirar el proyecto de indulto a los llamados presos políticos.

La candidata de Nuevo Pacto Social salió al paso de las críticas, afirmando que la iniciativa no busca indultar a quienes han cometido delito, asegurando que ella no avalará ningún espacio de violencia.

Así, dijo que frente a los hechos en Plaza Baquedano sostuvo que se permitirán las manifestaciones que sean acordadas con la autoridad competente.

Uno de los varios hechos particulares, involucró al abanderado de Unión Patriótica, Eduardo Artés, quien acusó a Gabriel Boric de tener a un colaborador de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus sigla en inglés) al interior de su comando, criticándolo por firmar el acuerdo del 15 de noviembre de 2019, que dio paso al proceso constituyente que actualmente se lleva a cabo en el país.

El profesor Artés dijo que esa situación permitió “tener hasta el día de hoy a este aprendiz de dictador que es Piñera”, y además dijo que es “simpático” escuchar a sus contrincantes hablar de gobernabilidad.

Los momentos más tensos lo enfrentaron, según los últimos sondeos publicados, los más probables vencedores en primera vuelta: Gabriel Boric y José Antonio Kast.

El primero fue consultado por la acusación de acoso a una mujer en su contra: “Hay una mujer que dice que usted la acosó y que ella fue víctima de hechos violentos ¿Es eso verdad?”, consultó Macarena Pizarro en la instancia de Anatel.

El segundo, Kast, sufrió un traspié en materia económica: El periodista Juan Manuel Astorga le consultó si conocía el cálculo de largo plazo del PIB tendencial para Chile. “No sé”, respondió el candidato del Frente Social Cristiano. La consulta surgió tras revisar las cifras del programa de Kast, que propone un crecimiento del 5% al 7% anual para Chile.

No fue lo único: La periodista Macarena Pizarro le preguntó por qué su programa, en el punto 385, habla de “nuevas termoeléctricas”. Ante ello, Kast dijo que no pretende abrir centrales de este tipo durante su eventual gobierno y que se pueden modificar propuestas si es que tienen algún problema.

El último bloque del programa contó con las palabras finales de cada candidato presidencial, quienes buscaron conseguir más votos en unas elecciones que será, según sus propias palabras, una de las más importantes de los últimos años.

comentarios