Cultura
“Los Restos” de Betina Keizman; un relato de inseguridades, ambig√ľedad y tensi√≥n sin limit
Publicado por: Cristi√°n Verscheure
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“Una vez hab√≠a visto un caballo derrumbado sobre el pavimento, a√ļn amarrado a la catanga, enlazado en los herrajes que se aplastaban bajo su peso. Con los maderos m√°s peque√Īos arrancados de los flancos, esos carromatos eran in√ļtiles desde la muerte de los caballos (‚Ķ) As√≠ muerto, el animal se eternizaba en el tr√°nsito rabioso de los insectos y de los gusanos que pululaban entre sus carnes (‚Ķ)Tambi√©n el olor p√ļtrido que emanaba del caballo se replicaba en decenas de tonos apremiantes e incluso alej√°ndose, el olor segu√≠a all√≠, desperdigado en sus ingredientes, el mismo olor de los vestidos, un olor que incendia la garganta y la nariz…” (Pag 34).

Un punto blanco que poco a poco, en un fondo negro, va tomando forma para dar cuerpo a una historia contundente; permanentemente imprecisa, pero que crece gradualmente y se desarrolla para entregar al lector un relato de una brillantez que simplemente sorprende. Esa es la g√©nesis de “Los Restos” (Ediciones Alquimia, 2014), de la escritora argentina, traductora y doctora en Letras, Betina Keizman.

La novela es la inmersión de una familia de clase media de una ciudad promedio argentina, de una época y un espacio no definido, en un centro de investigación, una vida y un edificio con arquitectura propia, que se clava como una llaga en el centro de la vida del lugar que poco a poco va consumiendo su rutina, como también la vida de sus integrantes.

“Los Restos” se destaca por la ausencia de seguridad en cada uno de sus personajes y sus proyecciones, su relaci√≥n con su espacio como tambi√©n sus relaciones personales. Es en este aspecto donde Keizman trabaja magistralmente el manejo de las tensiones al interior de los personajes, creando a trav√©s de un lenguaje desenfadado un mundo con distintos espacios y arquitectura propia, un lugar necesario para buscar explicaciones quiz√°s desesperadas quienes a cada momento, buscan seguridad, pero solo se encuentran frente a frente a otro laber√≠ntico pasaje de su existencia.

Actos aparentemente f√ļtiles de magia, se cruzan con personajes completamente alienados, emociones intensas, personajes humanos que vuelven y se transforman a ratos en reptiles, pacientes de un recinto no definido que poco a poco van apagando, y que recuerdan quiz√°s a v√≠ctimas de una dictadura, o a quienes se han visto carcomidos hasta la m√©dula por procesos hist√≥ricos arbitrarios.

Si bien es una novela tortuosa, ambigua (es quiz√°s la caracter√≠stica que le da vida en cada una de sus p√°ginas) y a ratos dif√≠cil de leer, Los Restos es un texto bien enunciado, tributario de grandes novelistas de los 60¬īs y 70¬īs como el argentino Manuel Puig, creador de mundos apocal√≠pticos, paralelos e inconexos entre si, pero que al pasar las p√°ginas, todo se va uniendo bajo una misma alma para dar origen a historias potentes y grandilocuentes. En resumen, un imperdible.

‚ÄúLos Restos‚ÄĚ
Betina Keizman
Ediciones Alquimia
2014
ISBN 978-956-9131-24-0

Tendencias Ahora