Fotografía: Archivo | Agencia UNO

0 visitas |


  • La versión entregada por el uniformado consta en una declaración de 10 páginas que prestó el pasado 8 de julio por casi 4 horas ante el fiscal Centro Norte Jaime Retamal, quien sustancia una investigación por intervención ilegal de comunicaciones, a un reportero y cuatro militares que denunciaron casos de corrupción institucional, que revela íntegramente la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    El comandante en Jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, aseguró que se enteró “por la prensa” que la Dirección de Inteligencia (DINE) intervino los teléfonos de cuatro militares que denunciaron actos de corrupción institucional, como también del periodista Mauricio Weibel.

    La versión entregada por el uniformado consta en una declaración de 10 páginas que prestó el pasado 8 de julio por casi 4 horas ante el fiscal Centro Norte Jaime Retamal, quien sustancia una indagatoria por intervención ilegal de comunicaciones, que revela íntegramente la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Lea la declaración completa

    Martínez fue citado por Retamal, con miras a establecer si el entonces jefe la DINE, Schafik Nazal, actuó dentro de la legalidad para solicitar que las comunicaciones de militares y Weibel fueran pinchadas en 2017, en el marco de la llamada “Operación Topógrafo”

    Según el jefe institucional, junto con la prensa, tuvo conocimiento que Nazal pidió la diligencia intrusiva al ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, Juan Antonio Poblete, cuando se realizó la revisión de antecedentes para la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Diputados en agosto de 2019. Esto, luego que tanto este medio como la Tercera, revelaran las interceptaciones.

    “Cuando se produjo esta situación, requerí toda la información respecto de la operación. Yo no tuve conocimiento que se llamase de esa manera (Operación Topógrafo), no tiene un nombre particular a menos que se lo coloque la propia dirección. Para mí era un investigación del DINE, la cual debía clarificar, para luego presentar los antecedentes a la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Diputados”, testimonió en calidad de testigo.

    A renglón seguido Retamal, lo inquirió sobre qué tipo de información se le entregó.

    “Yo no puedo entregar esa información por la Ley de Inteligencia, pero sí puedo indicar que la Comisión Especial tomó conocimiento de los documentos y de las explicaciones entregadas por los encargados. Yo llegué a la convicción que se había actuado de manera correcta y no se había engañado al ministro de la Corte”, continuó.

    Para justificar sus dichos, indicó que asumió la comandancia en jefe en 2018 y que hechos anteriores no le fueron informados, bajo el principio de compartimentaje. Apuntó al mismo tiempo que antes de llegar a la testera del Ejército, estuvo a cargo del Estado Mayor Comando Conjunto, por lo que no tenía injerencia en las actividades de la DINE.

    Bolivia

    De acuerdo a la carpeta de investigación, se estableció que las peticiones al ministro Poblete se realizaron con nombres distintos a los “intervenidos”, entre ellos el de ciudadanas bolivianas avecindadas en Chile.

    Se sabe hasta ahora que fue el propio magistrado el que aceptó la solicitud, como una forma de evitar la filtración de la verdaderas identidades cuando el oficio respectivo fuera tramitado por la compañía telefónica.

    La de 2019 no fue la única comisión que se llevó a cabo en la instancia parlamentaria. En marzo pasado, Ciper Chile reveló las actuaciones judiciales de Poblete y los diputados volvieron a reunirse. En la oportunidad, el Ejército entregó las mismas explicaciones, dijo Martínez mientras que el magistrado aseguró que no fue engañado por los militares.

    De hecho, en la indagatoria consta un acta de la mentada comisión, donde el diputado Raúl Urrutia (UDI) fue mandatado para entregar una versión de lo resuelto.

    “Aquí ha quedado claramente establecido que la petición del Ejército se hizo apegada a la Ley de Inteligencia y nunca se engañó al ministro de la Corte”, aseguró públicamente el parlamentario.

    Espionaje extranjero

    El fiscal retamal inquirió también a Martínez, sobre por qué se pidieron las interceptaciones en 2017 y no entre 2015 y 2016, cuando Weibel reveló documentos secretos sobre millonarias compras de armas hechas por el Ejército.

    “No tengo información, hay que preguntárselo a la DINE de la época”, retrucó.

    El jefe institucional agregó: “Tengo que consignar que el Ejército de Chile es respetuoso de las actividades que realizan los periodistas en su actividad profesional. Debido a la tarea normal que hacen los periodistas en investigar las diferentes áreas, incluyendo defensa, ellos son objeto de (los) servicios de inteligencia extranjera, porque ellos realizan investigaciones de manera habitual, por lo cual no levantan sospechas”, continuó.

    Y reconoció: “El Ejército no tiene capacidad tecnológica y humana para efectuar interceptaciones telefónicas sin la autorización del ministro de Corte de Apelaciones”.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)