Fotografía: Contexto | Agencia UNO

0 visitas |


  • El magistrado Juan Antonio Poblete expuso ayer ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Diputados. Distintas fuentes consultadas por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío, indicaron que el juez aseguró haber sido informado que la solicitud del espionaje militar buscaba interceptar las comunicaciones del periodista Mauricio Weibel, debido a que en sus investigaciones había revelado documentación que -a juicio del Ejército- podían vulnerar la seguridad nacional. Los dichos de Poblete son un duro golpe a la investigación que sustancia el Ministerio Público, que busca establecer la ilegalidad del procedimiento en contra del profesional de las comunicaciones.

    El ministro de la Corte Juan Antonio Poblete, aseguró que nunca fue engañado por la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) para decretar la interceptación telefónica al periodista Mauricio Weibel.

    Los dichos del magistrado los profirió ayer en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Diputados, donde explicó que si bien la solicitud en papel no traía impreso escrito el nombre verdadero del profesional sino el de una supuesta agente extranjera, siempre fue informado que se trataba de este último. En otras palabras, diferenció la petición de su resolución.

    De hecho, las mismas fuentes comentaron que al juez se le exhibieron documentos que Weibel había hecho públicos en sus investigaciones y a raíz de ello llegó a la convicción de que podría vulnerarse la seguridad nacional.

    Los dichos de Poblete fueron refrendados ayer por el diputado UDI Raúl Urrutia y por otros parlamentarios consultados por la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    “Aquí ha quedado claramente establecido que la petición del Ejército se hizo apegada a la Ley de Inteligencia y nunca se engañó al ministro de la Corte”, aseguró públicamente.

    La versión entregada por el magistrado es un duro golpe a la investigación que sustancia la Fiscalía Centro Norte por el espionaje telefónico al profesional de la comunicación, como también a otros cuatro militares que denunciaron casos de corrupción al interior del Ejército.

    Y ello porque Poblete será citado a declarar por el Ministerio Público en los próximos días. De confirmar sus dichos, el organismo perseguidor podría entrar en una complicación respecto de cómo se utiliza la Ley de Inteligencia y si eventualmente se cometió un delito de falsificación, entre otros ilícitos, como interceptación ilegal de las comunicaciones.

    En tanto, ayer fue citado el ministro de Defensa Baldo Procurika a la mencionada comisión parlamentaria que controla al Sistema de Inteligencia del Estado.

    El secretario de Estado indicó que los hechos ocurrieron entre 2016 y 2017, durante la administración Bachelet, recalcando que las acciones de inteligencia deben contar con la resolución judicial fundada.

    “Estas materias se conocieron en 2019 en la comisión (…) que está integrada por diputados de todas las bancadas y por lo menos hasta ahora nadie de la comisión ha declarado nada”, apuntó.

    Y agregó: “Tenemos un compromiso inclaudicable al Estado de Derecho y las leyes vigentes. Por eso es importante que tanto la ley civil y militar esclarezcan cuanto antes los hechos denunciados”.

    Finalizada ayer la Comisión, este medio intentó obtener una versión del magistrado Poblete, pero declinó hacer comentarios sobre su exposición.

    Operaciones

    El “pinchaje” a las comunicaciones de Weibel se realizó en 2017 por orden del entonces jefe de la DINE, general Schafik Nazal. El caso de Weibel fue bautizado como Operación W, mientras que los otros cuatro militares fueron rotulados como Operación Topógrafo.

    Lea la declaración de Nazal ante la fiscalía

    Se trata de exoficiales Rafael Harvey y Carlos Farías, como también del exsargento Juan Pablo Díaz y el cabo primero Sergio Tudesca, quienes denunciaron graves faltas a la probidad en la institución castrense.

    El caso se destapó en agosto de 2019 y en la oportunidad el Ejército insistió en que las acciones se realizaron conforme a la legalidad. Sin embargo, un reciente reportaje de Ciper Chile, reveló un documento donde el Ejército habla de “una agente”, pero el número celular pertenece a Weibel.

    Al ser consultado por este medio, el abogado Mario Vargas, quien defiende al exDINE Nazal, descartó que su cliente hubiera cometido ilícitos en la petición por la ley del ramo.

    “Desde el inicio de esta investigación sostuvimos la completa inocencia de mi representado y asimismo destacamos la falsedad y mala intención de la denuncia realizada, lo que queda claramente demostrado en la sesión de este 19 de abril que se desarrolló en la Comisión de Control del Sistema de Inteligencia de la Cámara de Diputados, la que investiga la denominada “Operación Topógrafo”, indicó.

    Según su versión, es la tercera vez que concurren diversas autoridades y funcionarios públicos, los que “entregaron contundentes antecedentes (…) estableciéndose de manera clara y categórica que nunca existió (…) un engaño al ministro Juan Antonio Poblete”.

    Vargas agregó que espera celeridad por parte del Ministerio Público en la indagatoria “y así se pueda reparar en parte el daño causado a mi representado y al Ejército”.

    El excapitán del Ejército Rafael Harvey, quien fue desvinculado de la institución por diversas denuncias de corrupción y quien figura en las escuchas, manifestó: “Resulta lamentable que un Ministro de Corte diga que no fue engañado por el Ejército en la Comisión de Inteligencia. La evidencia indica lo contrario. Es de esperar que la investigación del Ministerio Público no sea entorpecida”.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)