Fotografía: Jaime Silva (BBCL)

0 visitas |


  • Funcionarios del Gobierno se dedicaron a perder el tiempo en Wikipedia. Vandalizaron y modificaron casi medio centenar de entradas, las que van desde futbolistas hasta series de TV como Infieles o Los Venegas e incluso la página "Pueblo Mapuche", donde se añadieron insultos. Todo ello, con tiempo y recursos fiscales.

    La historia y los documentos los revela la Unidad de Reportajes de BioBioChile.

    “Luego de su retiro del fútbol profesional, desde el [[2010]] hasta la actualidad se dedico a ser profesional del mundo delictivo donde tiene gran carrera demostrando que en la vida era eficaz en algo, ademas durante sus condenas, se transformo en lavadora humana y así aprendió una nueva faceta para poder trabajar dignamente (sic)”.

    La cita -con faltas de ortografía incluidas- corresponde a una entrada de Wikipedia de Ronald Valladares que fue vandalizada a fines de 2018. Podría ser uno de los tantos troleos que rondan en la web, salvo que la edición se concretó con tiempo y recursos fiscales.

    El episodio forma parte de una exhaustiva investigación emanada recientemente desde la Contraloría, a raíz de un reportaje publicado por BioBioChile que reveló que numerosas entradas de la enciclopedia digital habían sido editadas desde La Moneda o desde equipos pertenecientes a carteras de Gobierno (ver El vandalismo digital de La Moneda en Wikipedia).

    A casi dos años de ese artículo, el informe final del organismo de control es lapidario: entre febrero de 2018 y octubre de 2019, se registraron 139 ediciones a 49 entradas de Wikipedia por parte de funcionarios de los ministerios de Justicia y de Hacienda, quienes se transformaron en procrastinadores (o sacadores de vuelta) anónimos, de quienes se conoce sólo la IP.

    En buenas cuentas, en lugar de trabajar, se dedicaron a incluir información en la enciclopedia, la que en muchos casos correspondían a burlas o descalificaciones.

    A juicio de la Contraloría, las actuaciones de los empleados gubernamentales “implican una falta a la probidad administrativa”, por lo que ambos ministerios tienen 60 días hábiles para ordenar la casa.

    Los favoritos de Justicia: Daúd Gazale y Ronald Valladares

    La carrera como futbolista de Daúd Gazale ha sido por años motivo de discusión e incluso burlas dado su rendimiento. Tanto es así, que en octubre de 2018 el nombre de la exfigura del fútbol criollo llegó a las oficinas del Ministerio de Justicia.

    El 30 de ese mes, desde un equipo del organismo se editó en al menos cinco oportunidades su entrada en Wikipedia, algo que en la repartición pública podría decirse no era novedad.

    En efecto, a la de Gazale le sigue un largo listado de modificaciones provenientes de los funcionarios de Justicia que demostraron tener un vasto conocimiento en el deporte y -desde luego- gusto por sacar la vuelta.

    A comienzos de 2019 editaron la entrada del actual entrenador Matías Almeyda, Edson Puch, Paulo Díaz, la Tercera División B de Chile 2018 y la 2018-19 UEFA Nations League.

    A ellos se suman los exjugadores Luis Patricio Núñez y Ronald Valladares, quienes tuvieron problemas con la ley por narcotráfico y robos, respectivamente.

    Al primero, le incluyeron un párrafo -escrito a la rápida- que apuntaba que “ahora esta profugo y pide dos condiciones, y una de ellas que se acabe el paro de Gemndarmeria, se cree vio y es como el alvarez (sic)”; mientras que al segundo le cambiaron sus apodos de “Pulentito” y “Canita” a “El bueno pal pico”, “Lavadora Humana”, “El Perkin” y “El amigo de lo ajeno”.

    El procrastinador anónimo del Ministerio de Justicia no se detuvo ahí y añadió un párrafo completo a la biografía del ex arquero de la selección chilena sub-20:

    “Luego de su retiro del fútbol profesional, desde el [[2010]] hasta la actualidad se dedico a ser profesional del mundo delictivo donde tiene gran carrera demostrando que en la vida era eficaz en algo, ademas durante sus condenas, se transformo en lavadora humana y así aprendió una nueva faceta para poder trabajar dignamente (sic)”.

    Los funcionarios de dicha repartición mostraron tener también otros intereses. Dentro de las entradas modificadas aparecen varias de la lucha libre (WWE Judgment Day, WWE Championship, King of the Ring y SummerSlam), la Iglesia Evangélica Pentecostal, el Festival y Fiesta Nacional de la Leche y la Carne, Talca, las efemérides del 25 de julio, la Gran Avenida José Miguel Carrera y Supersaiyajin.

    Otros más cinéfilos cambiaron la página de la película chilena Gringuito, la del actor Brett Dier y la de la actriz y modelo Yael Grobglas.

    Los temas pop tampoco quedaron fuera: a comienzos de 2019 también editaron la entrada de la serie de televisión Infieles.

    Insulto al pueblo mapuche

    El caso de la Subsecretaría de Hacienda es más complejo. Desde el 26 de febrero de 2018 hasta el 29 de julio de 2019 se registraron 23 ediciones a diferentes entradas de Wikipedia desde dispositivos gubernamentales.

    Las temáticas van desde la “Liga Chilena de Voleibol” hasta la “Declaración de Independencia de Israel”, “Nicolás Jarry” e incluso el “Anexo de fechas del fin del mundo” y la popular serie chilena Los Venegas.

    Sin embargo, la más grosera corresponde a una ya conocida edición de la entrada “Pueblo Mapuche”, página que contenía un fragmento que describe precisamente a los mapuches como aquellos “que habitaban la Araucanía o Arauco, los araucanos, o de la actual región de La Araucanía y sus descendientes”.

    A esto último, se le agregó una frase final que versaba: “borrachos en su mayoria, que no trabajan, no producen las tierras que recuperan, un cancer al país (sic)”.

    A ello se suman otras temáticas: el actual director técnico de Colo Colo, Gustavo Quinteros; el millonario ruso Oleg Deripaska; Coyhaique; la animita de Marina Silva, niña asesinada en 1945 dentro del Parque O’Higgins; y el caso de Jorge Matute Johns.

    Lea aquí todas las entradas modificadas:

    Las respuestas

    A partir de los hallazgos, la Contraloría estableció dentro de sus conclusiones que “de los cruces de datos realizados por esta entidad, entre el listado de las conexiones efectuadas al portal Wikipedia a través de una IP institucional y la información obtenida del mismo portal, se constató que desde las subsecretarías de Hacienda y Justicia se realizaron modificaciones a la información de páginas no asociadas a aquellas reparticiones”.

    En medio de las pesquisas de la Contraloría, ambas reparticiones allegaron las respuestas por el actuar de sus empleados. En el caso de Hacienda, explicaron que a raíz de lo sucedido “se ha ordenado instruir a los funcionarios y asesores de esa cartera del Estado, por medios eficaces e idóneos, acerca del buen uso de los recursos públicos y ocupación de la jornada de trabajo solo para fines institucionales”.

    Sin embargo, la contestación del ministerio encargado de las arcas fiscales no incluyó un pronunciamiento concreto “sobre los medios concretos por los cuales se comunicó a sus funcionarios las responsabilidades y sanciones respecto del buen uso de los recursos públicos”, ni mucho menos respecto de las ediciones de las diferentes entradas en Wikipedia referidas, por lo que la Contraloría mantuvo su observación.

    Consultados por BioBioChile, indicaron que no realizarían comentarios respecto del informe.

    Desde Justicia, en tanto, indicaron a este medio que mantenían la respuesta enviada a Contraloría. En buenas cuentas, señalaron en la oportunidad que instruirán la revisión de sus políticas de control de acceso y uso de redes sociales, “con el fin de detectar desde dónde se realizaron las modificaciones al portal Wikipedia”.

    Asimismo, explicaron que la Subsecretaría de Justicia cuenta con políticas y procedimientos “con el objeto de cautelar debidamente el uso de los recursos institucionales”.

    La respuesta nuevamente no dejó conforme al ente fiscalizador, desde donde, “en consideración a que esa subsecretaría confirma lo objetado, y a que se trata de un hecho consolidado no susceptible de regularización”, decidieron mantener la observación.

    Así las cosas, el ente fiscalizador concluyó que el actuar de los funcionarios de ambas carteras “implica una falta a la probidad administrativa”, pues quedó “de manifiesto la ejecución de actividades haciendo uso de tiempo asignado a la jornada laboral y/o recursos del organismo para fines ajenos a los institucionales”.

    Por ello, Contraloría entregó un plazo de 60 días hábiles -a contar del 28 de enero pasado- para que Justicia y Hacienda adopten las medidas tendientes a evitar el empleo “bajo cualquier forma” del tiempo de la jornada de trabajo o utilizar recursos del organismo “en beneficio propio o para fines ajenos a los institucionales”.

    Lea el informe final aquí:

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)