Fotografía: Agencia UNO | Edición: Jaime Silva

0 visitas |


  • Desde las oficinas de Presidencia y varios ministerios, usuarios voluntarios -presumiblemente funcionarios- aplicaron cuestionables cambios a la enciclopedia. Entre los casos más llamativos suman ofensas a Phillip Butters, el polémico conductor peruano antichileno, y Raquel Argandoña. Por su parte, el Ministerio de Justicia cambió el perfil del Sename y pasó a hablar de “Muerte de niños en centros” a “Fallecimientos”, sumado a un par de cambios para bajarle el perfil a la crisis del organismo. Asimismo, Salud cambió el perfil del ministro de Hacienda, Felipe Larraín, y modificó "Dictadura Militar" por "Gobierno militar". También sacan la vuelta. El Servicio de Impuestos Internos (SII) y Vivienda editan perfiles de bandas musicales. Mineduc se enfoca en teleseries y deportes.

    “Hay que ser un imbécil para decir que Chile es un país hermano. Si ese es tu hermano, será Caín” (2015). “Todo lo malo que le pueda pasar a Chile, me hace feliz” (2017). “La comida de Chile es comida de cana, es asquerosa (…) Nuestra comida es buenaza” (2017).

    Phillip Butters (52), polémico conductor de radiotelevisión de Perú, es conocido desde hace años por sus palabras ácidas y un profundo sentimiento antichileno, que queda en evidencia cada vez que saca a relucir este tipo de frases controvertidas.

    Habitualmente sus opiniones generan debate en las redes sociales y dan paso a réplicas del mismo tenor. En muchos casos se desata un bullying digital en respuesta. Pero esas reacciones nunca habían llegado desde las oficinas de La Moneda. Ni menos mediante Wikipedia. Hasta ahora.

    La biografía de Butters en la enciclopedia libre parte destacando tres cosas: ciudad natal, padres y estudios. Pero el pasado miércoles 31 de julio, a las 12:49 horas, un desconocido añadió otro párrafo a continuación.

    “En 1998 fue abusado sexualmente por un chileno y desde ese entonces el resentimiento antichileno que sufre por los traumas lo llevan a mostrar publicamente su odio hacia ellos. En Chile nadie lo conoce y nadie habla de él”.

    Podría haber sido cualquiera. Aunque Wikipedia identificó que el cambio se realizó desde la dirección 163.247.71.253, una IP estática del Gobierno de Chile utilizada por la Presidencia de la República.

    comillas
    “Uno esperaría que los funcionarios públicos estuviesen trabajando (…) a veces uno tiene tiempo libre en la oficina y puede ocuparlo para otras cosas. Ojalá esas cosas fuesen positivas”
    - Patricia Díaz, coordinadora de Wikimedia Chile.

    Si bien más tarde la frase fue borrada y tampoco trascendió en las redes sociales -como muchas veces ocurre cuando alguien vandaliza un perfil de Wikipedia-, no se trata de un hecho aislado en las oficinas de Gobierno.

    El pasado miércoles 14 de agosto, a las 14:04 horas, ocurrió algo similar con el perfil de Wikipedia de Raquel Argandoña.

    En el segundo párrafo, el texto apunta inmediatamente a su controvertida personalidad y remarca que “Raquel se ha caracterizado por su temperamento fuerte y confrontacional con sus pares en la televisión…”.

    “… y por su abierta admiración a la dictadura de Augusto Pinochet Ugarte”, le sumó ese día un usuario inmediatamente a continuación.

    Y más allá de que ella nunca ha ocultado su postura política, lo curioso es que el cambio fue ejecutado desde la IP 163.247.55.151, la cual -de acuerdo a diversas fuentes- está ligada al Ministerio del Interior y al Ministerio del Trabajo.

    Si bien el registro fue borrado rato más tarde, no es la primera vez que ocurre. Uno de los casos más controvertidos tuvo lugar en abril de 2018, cuando desde el Ministerio de Hacienda un usuario modificó el perfil del Pueblo Mapuche.

    ARCHIVO | Agencia UNO
    ARCHIVO | Agencia UNO

    “De modo particular se refiere a los que habitaban la Araucanía o Arauco, los araucanos, o de la actual región de La Araucanía y sus descendientes, borrachos en su mayoría, que no trabajan, no producen las tierras que recuperan, un cáncer al país”, añadieron al final del segundo párrafo.

    La modificación generó polémica en las redes sociales e incluso obligó al Gobierno a dar explicaciones en ese entonces. De acuerdo a Patricia Díaz, coordinadora de Wikimedia Chile, La Moneda -tras realizar una investigación interna- atribuyó la acción vandálica a un “proveedor externo”.

    En ese caso, considerando que el historial del usuario no registraba otras modificaciones, efectivamente no se podía atribuir a ciencia cierta a un funcionario de Gobierno. Así lo suelen hacer quienes efectúan cambios nocivos para no dejar rastro.

    Pero en los casos de Butters y Argandoña el escenario es distinto: desde esas IP se han registrado cambios frecuentes a la enciclopedia, tal como ha ocurrido con los perfiles del diputado Luciano Cruz-Coke, el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo ‎(Sence), la Democracia Cristiana, entre otros.

    Ante dicho escenario, aunque Wikipedia valora la colaboración voluntaria de cientos de usuarios en Chile y en todo el mundo, la crítica fue tajante: “Uno esperaría que los funcionarios públicos estuviesen trabajando (…) a veces uno tiene tiempo libre en la oficina y puede ocuparlo para otras cosas. Ojalá esas cosas fuesen positivas”, subrayó Díaz.

    En tanto, consultados por Radio Bío Bío sobre el asunto, desde el Gobierno declinaron referirse al tema. Sin embargo, extraoficialmente, fuentes de Palacio salieron a aclarar que dichas acciones no responden a una estrategia orquestada, sino más bien a actos individuales.

    Maquillaje político

    No obstante, las modificaciones del Gobierno el último tiempo han ido más allá del simple vandalismo. Si bien en muchos casos ejecutan precisiones legítimas -como correcciones en información relacionada a autoridades de Gobierno y entidades gubernamentales- en otros han ejecutado arreglos cuestionables.

    Muchos de estos casos son recopilados por la cuenta de Twitter @EstadoEdita. BioBioChile usó directamente Wikipedia para realizar una revisión acuciosa de los más llamativos, e indagó en qué circunstancias fueron realizados.

    El más evidente del último tiempo lo registra el perfil del Servicio Nacional de Menores (Sename). El pasado 13 de agosto uno de los subtemas de la Wikipedia del organismo cambió de “Muerte de niños en centros” a “Fallecimientos”.

    Y ese mismo día también fue maquillado otro párrafo interior sobre el mismo tema. Inicialmente decía que “en los últimos 11 años habían muerto 1.313 niños internos en los centros o en organismos colaboradores”.

    Esa jornada, desde la IP 163.247.46.100 del Ministerio de Justicia, cartera de la que depende el Sename, lo reescribieron así: “Entre el año 2005 y el primer semestre de 2016 habían muerto 1.313 niños, niñas, adolescentes y adultos que permanecían en el sistema de protección o de justicia juvenil, y que estaban bajo el sistema ambulatorio o en residencias de protección”. Si bien parece una simple precisión, más detallada, también deja entrever un intento por marcar distancia y subrayar que muchos de los centros no son administrados directamente por el Sename.

    sename-wikipedia-org

    Dicho subtítulo, que es el mismo que parte contando el caso de Lissete Villa, fue modificado dos semanas antes de que la causa registrara novedades: la justicia negó reabrir la indagatoria por la muerte de la menor de 11 años en un centro Sename en 2016 y, por su parte, la Fiscalía descartó formalizar a la directora del servicio de ese entonces, Marcela Labraña.

    A ello se suma la acusación del diputado René Saffirio, que el mes pasado acusó al fiscal nacional, Jorge Abbott, y al ministro de Justicia, Hernan Larraín, de haber ocultado un informe de la PDI de hace un año que evidencia graves vulneraciones a menores atendidos por el Sename y organismos colaboradores.

    Al contrario de los otros casos, ante la sutileza de los cambios, las modificaciones siguen intactas.

    En otros casos más evidentes operan los bots de Wikipedia, tal como ocurrió el 2 de julio en un cambio ejecutado desde el Ministerio de Salud al perfil del titular de Hacienda, Felipe Larraín.

    hacienda-felipe-larrain-es-wikipedia-org

    En su biografía se destaca que obtuvo la beca Premio Luis Cruz Martínez, “concedida por el ministro de Educación de la dictadura militar, el contraalmirante Arturo Troncoso Daroch”, pero ese día, desde las oficinas de Gobierno la referencia al régimen fue modificada por “Gobierno militar”.

    Aunque sólo duró cuatro horas, desde Wikipedia explicaron que ese concepto fue revertido rápidamente porque dicha definición va contra las reglas de la enciclopedia.

    “Se usa en Wikipedia en Español que los procesos latinoamericanos de gobiernos totalitarios son dictaduras militares. Esa es una especie de acuerdo al que se llegó no sólo revisando el caso chileno, sino también el argentino, brasileño, entre otros”, precisó Patricia Díaz.

    Con todo, sin contar los episodios de vandalismo digital, el historial de modificaciones realizadas por las IP gubernamentales cuestionadas también incluyen cambios triviales poco relacionados a las funciones públicas: figuran modificaciones a variados perfiles, entre ellos, el de los premios Oscar, el manga Shingeki no Kyojin, el locutor Pablo Aguilera, la película chilena Gringuito y la Aerolínea Cubana de Aviación.

    Sacando la vuelta

    Aunque el historial de la mayoría es mixto; es decir, tiene cambios pertinentes a sus labores y otros vanales, hay instituciones en las que predomina la segunda variante.

    Ejemplo emblema de aquello es el caso del Servicio de Impuestos Internos (SII), donde un funcionario con paladar musical ha afinado en un sinnúmero de ocasiones la información de los perfiles de bandas chilenas como La Ley, Los Tres y Los Prisioneros.

    Una situación similar ocurre desde una IP del Ministerio de Vivienda, donde aparecen una serie de correcciones a los perfiles de Soda Stereo, Ataque 77, Steve Vai y la banda punk Los Peores de Chile.

    En el Ministerio de Educación (Mineduc), por su parte, la especialidad son las teleseries: los cambios más recientes que figuran en esta cartera son a las producciones Morir de Amor (TVN), La Villa (TVN), Secretos en el jardín (C13) y La Torre 10 (TVN), así como a los actores Héctor Aguilar, Carlos Matamala y Sandro Larenas.

    El otro ámbito que también tiene preponderancia en el Mineduc es el deporte, con arreglos en el perfil sobre la participación de Chile en los Juegos Panamericanos, la Selección Chilena, los Goleadores de la Primera División de Chile, Récords de la Primera División del fútbol argentino, Roland Garros 2019, Masters de Roma y el ATP de Ginebra.

    Pero entre tanta colaboración deportiva también asomó el vandalismo a tomar lugar en uno de los chascarros más bullados del fútbol en lo que va de 2019.

    El 7 de mayo pasado, durante la transmisión de la semifinal de Champions League entre Liverpool y Barcelona, el comentarista argentino Quique Wolff celebraba el triunfo de los ingleses por 4-0 y su paso a la final en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid, en el cual finalmente los reds se consagraron campeones.

    “El Barcelona se quedó afuera y el Liverpool está en la final del 1 de junio en el Wanda Nara“, aseguró. Se equivocó. Y las redes sociales estallaron. Confundió el nombre de la cancha con el de la polémica esposa del delantero trasandino Mauro Icardi, figura del Inter de Milán.

    Su figura controversial tomó notoriedad debido a su separación de Maxi López, en 2013, para luego iniciar una nueva relación con Icardi, quien fue amigo de su exesposo por largo tiempo, y cuya batahola hasta hoy genera división en el camarín de la selección argentina.

    Por eso es que al día siguiente del lapsus televisivo, el 8 de mayo, un usuario modificó el perfil de la Liga de Campeones en Wikipedia para repetir -esta vez deliberadamente- el error. Así, por algunos momentos, el texto precisó que la final del torneo sería disputada en el Estadio Wanda Nara.

    Fue una burla a gran escala en hispanoamérica. Y con participación estelar desde las oficinas del Ministerio de Educación de Chile.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)