Fotografía:

0 visitas |


  • Básicamente, el Servicio de Evaluación Ambiental estimó que el documento carecía de “información relevante y esencial”, para subsanar el daño ambiental. De lo objetado destacan el incumplimiento de lo necesario para el mejoramiento del área de disposición de residuos, impermeabilización de la zona, infraestructura de tratamiento de aguas y de aguas lluvias, entre otros. La determinación también contó con el rechazo de las seremías de Agricultura, Salud y Obras Públicas, como también el SAG, la Dirección de Obras Hidráulicas del MOP, la Dirección General de Aguas del MOP, la Municipalidad de Talagante, Conaf, Sernageomin y el Serviu Metropolitano. En otras palabras, por unanimidad. La resolución la revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío

    El Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) puso “término anticipado” a la intención del Consorcio Santa Marta para extender -para un horizonte de 30 años- la vida útil del relleno del mismo nombre, ubicado en la comuna de Talagante y cuya la concesión vence en 2027.

    La información consta en un documento de 24 páginas -que publica la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío-, donde el SEA rechazó cada uno de los nueve puntos presentados por la empresa el 25 de septiembre pasado, para que fuera considerado su Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

    Lea el documento completo

    Básicamente, el SEA estimó que el documento carecía de “información relevante y esencial”, para subsanar el daño ambiental.

    De lo objetado destacan el incumplimiento de lo necesario para el mejoramiento del área de disposición de residuos, impermeabilización de la zona, infraestructura de tratamiento de aguas y de aguas lluvias, entre otros.

    En este sentido, el SEA estableció que las medidas indicadas por la empresa para evitar impactos en la flora, fauna y agua, resultan insuficientes.

    La determinación contó con el rechazo de las seremías de Agricultura, Salud y Obras Públicas, como también el SAG, la Dirección de Obras Hidráulicas del MOP, la Dirección General de Aguas del MOP, la Municipalidad de Talagante, Conaf, Sernageomin y el Serviu Metropolitano. En otras palabras, por unanimidad.

    La presentación hecha por la firma se produjo a raíz de dos resoluciones que le ordenaron ejecutar medidas de mitigación en la zona. La primera de ellas dictada por el Segundo Tribunal Ambiental de Santiago y el pasado 11 de septiembre por la Corte Suprema.

    La decisión del SEA puede ser apelada por la empresa al Tribunal Ambiental de Santiago que bien podría revocar o confirmar la resolución del SEA. Al mismo tiempo, la firma podría presentar un nuevo estudio, pero enfrenta el problema de cómo cumplir la orden emanada de la Suprema que le otorgó 120 veinte días para mejorar las condiciones del basural.

    Parte criminal

    El pasado 6 de diciembre este medio reveló que la Fiscalía Occidente resolvió formalizar por el delito de daño ambiental al gerente general y de operaciones Rodolfo Bernstein y Ricardo Oyarce, respectivamente. A ellos se suman Cristian Gálvez Miranda, jefe del sistema de riego y Alfonso Rojas Lefort jefe del sistema de Forestación y Planes de Manejo.

    Lea la presentación:

    La investigación a cargo del fiscal Heriberto Reyes comenzó en 2016, luego que el relleno se incendiara y una nube pestilente cubriera una parte de Santiago. Eso sin contar que a raíz de lo anterior, se detectó la filtración de líquidos percolados que afectaron a la biodiversidad de Talagante, como también el agua.

    Prolijo control ambiental

    Respecto de la resolución decretada por el SEA en contra del Consorcio Santa Marta, el abogado querellante Mauricio Paguéguy, indicó que “es una excelente noticia para los habitantes afectados, y todo apunta a impedir que injustamente ciertos sectores (…) continúen siendo castigados como zona de sacrificio”

    “(…) lo presentado por la empresa no son simples errores de cálculo o técnicos (…) constituyen otra evidencia del intento de tapar las irregularidades (…) del actual proyecto, superponiéndolo con otro nuevo, proyectando una futura operación aparentemente sustentada, pero que (…) no fue ni será capaz de sortear un eficiente y prolijo control ambiental”, explicó.

    Al respecto, agregó que “el actual funcionamiento del relleno sanitario constituye un atentado al medio ambiente”.

    “Es lo mismo que tener una descarga diaria y permanente de (…) contaminantes directamente conectada con los cursos de aguas; vale decir, (…) la poca agua disponible y que se destina a distintos usos no se condice con la Situación de Emergencia Agrícola por sequía decretada por el MOP el 10 de septiembre pasado para esta zona, lo cual es muy grave”, concluyó.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)