Fotografía: Leonardo Rubilar | Agencia UNO

0 visitas |


  • El lunes 21 de enero recién pasado, el ministro Emilio Santelices acudió a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados para explicar el considerable aumento de autorizaciones otorgadas por las seremis de Salud para contratar médicos que no han aprobado el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (Eunacom).

    En dicha instancia parlamentaria entregó un anuncio: ordenó a las seremis suspender la entrega de esos permisos. De paso admitió que el uso de estas autorizaciones -que debían ser un privilegio para zonas geográficas aisladas- “se relajó” y pasó a ser la norma en vez de la excepción.

    En concreto, aseguró que en el sistema actualmente se encuentran 980 médicos en esa condición, quienes tendrán que rendir el Eunacom en la fecha más próxima (julio). Más aún, de acuerdo a cifras entregadas por las seremis a T13, entre 2016 y 2018 se entregaron 3.673 autorizaciones a médicos sin Eunacom.

    Como sea, Santelices advirtió ese día ante los diputados que quienes no superen la prueba “van a tener que abandonar el sistema”.

    Sin embargo, un documento firmado por la Subsecretaría de Redes Asistenciales el pasado 18 de enero, apenas tres días antes de su anuncio, ratificó que los médicos podrán -en teoría, transitoriamente- ser contratados sin haber rendido el Eunacom y/o sin certificar su especialidad ante la Comisión Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médica (Conacem).

    Mediante el escrito, firmado por la subsecretaria de Redes Asistenciales (s) Adriana Tapia Cifuentes, el organismo comunicó a los servicios de salud una nueva prolongación del cuestionado mecanismo hasta el 31 de diciembre de 2019, que -de acuerdo al Colegio Médico- ya se ha extendido por más de cuatro años.

    ARCHIVO | Hans Scott | Agencia UNO
    ARCHIVO | Hans Scott | Agencia UNO

    En concreto, puede ejercer cualquier médico en el sistema público mientras esté en tramite su validación como tal, pudiendo o no, presentar las competencias necesarias para el ejercicio profesional.

    Naturalmente, la situación fue criticada una vez más por el Colegio Médico. “Nos parece una pésima señal la que da el Ministerio de Salud (Minsal), en este caso, al volver a extender los plazos de procesos que llevan más de cuatro años de ordenamiento. Lamentablemente parecen no entender el rol que cumplen los mecanismos de habilitación y certificación tan necesarios para dar a todos los pacientes confianza en la calidad de los profesionales a los cuales se enfrenta en la atención clínica”, remarcó a BioBioChile la presidenta del gremio, Izkia Siches.

    “En particular, en el sector público, no podemos tener estándares diferentes respecto al sector privado. Esperamos que el Ministerio de Salud encause el rumbo de este tipo de acciones”, añadió.

    Con todo, el documento en cuestión revela una contradicción entre el anuncio del ministro ante la Comisión de Salud de la Cámara, más aún considerando que su anuncio tenía como propósito alinearse con lo señalado a mediados de 2018 por Contraloría.

    “Estamos esperando cuántos de ellos dieron el examen en diciembre para ver sus resultados, para que se incorporen. Finalmente nos vamos a quedar con un número mucho más reducido de médicos que van a estar efectivamente sin Eunacom”, dijo a la salida de su intervención en la Comisión de Salud.

    Pero ante las consultas de BioBioChile, el Minsal precisó que “se puso como condición a los médicos que trabajen sin el Eunacom por un plazo máximo de seis meses, lo que implica que deben comprometerse a rendir el examen en el plazo más cercano”.

    De acuerdo a la cartera, dicho plazo se funda en que el Eunacom se rinde dos veces por año (diciembre y julio). “Pero en caso de que lo reprueben por segunda vez, quedan fuera del sistema”, aseguran. Como sea, pese a que se refieren a un plazo máximo de seis meses, en su respuesta no explicaron por qué este permiso “temporal” se extendió por once meses, hasta diciembre de 2019.

    De paso, explicaron que al momento de hacerse un concurso para proveer un cargo de médico en el sector público, al tercer llamado pueden ser tomados en cuenta quienes no estén al día con el Eunacom.

    Rebaja de honorarios frustrada

    Pero no se trata del único cambio que ha generado escozor en el gremio. La polémica Resolución Nº89, firmada por la subsecretaria (s) Tapia el pasado jueves 31 de enero, pretendía establecer nuevos valores por macrozona para la hora de reemplazo -que permite cubrir vacaciones- de quienes trabajan bajo la modalidad de “contrata” (que tienen un contrato indefinido que se renueva cada año) y a los “de planta” (con contratos indefinidos sin necesidad de renovación anual).

    Para el caso de los funcionarios “a contrata” en la zona centro, centro norte y centro sur, el valor de reemplazo por hora iba a ser rebajado a $7.000, para quienes tengan una antiguedad de 0 y 3 años en el sector público, y $13.000 a $14.000 si llevan entre 6 y 18 años.

    En tanto, los empleados “de planta” sin especialidad de esas mismas zonas iban a recibir de $10.000 a $11.000 por hora trabajada (0 a 6 años). Asimismo, para quienes tuvieran entre 9 y 18 años la propuesta planteaba un valor fijado por zona: $16.000 (centro norte), $14.000 (zona centro) y $15.000 (centro sur).

    Por su parte, entre los que sí cuentan con especialidad en la zona centro, el documento propuso $11.000 la hora para funcionarios “a contrata” entre 0 y 3 años; y $12.000 para los médicos “de planta” entre 0 y 6 años.

    El documento estableció la validez de los nuevos precios a partir del pasado viernes 1 de febrero y desató molestia entre los médicos -principalmente- porque en el sistema público gran parte de los profesionales del rubro debe buscar por sí mismo un reemplazante durante su periodo de vacaciones. Naturalmente, dicho propósito se ve perjudicado con la rebaja de honorarios.

    De paso, además del desincentivo monetario, algunas voces acusan que dicho escenario perjudica a los pacientes, que seguramente terminarían siendo atendidos por profesionales menos calificados (aquellos que esten dispuestos a trabajar por ese precio) o derechamente podrían quedar sin atención por falta de personal.

    La presión del Colegio Médico contra el Minsal no tardó en llegar: “Esto impacta a los servicios de urgencia y en especial a las unidades de pacientes críticos, donde se atiende más del 80% de la población nacional”, acusó Siches al tercer día de vigencia de la medida.

    Al día siguiente, el martes, el subsecretario titular, Luis Castillo, explicó que el polémico documento “tiene como objetivo dar a conocer los detalles de la aplicación de la glosa J de la Ley de Presupuesto, la cual establece un sistema de pago, por hora, para los reemplazos de profesionales funcionarios que cubren la ausencia de un cargo en condición de contrata, suplencia o planta”.

    Pese a ello, inmediatamente anunció que, “con el fin de traspasar en detalle el contenido del documento y las implicancias de éste al sector involucrado y además, con el propósito de hacer una revisión exhaustiva de cada ítem, se postergó la ejecución de la glosa en cuestión”.

    Ayer jueves, en tanto, el gremio se reunió con la ministra de Salud (s), Paula Daza, a quien le expresaron su molestia por la propuesta. Aunque el encuentro fue fructifero para el Colmed: el Minsal confirmó que enviará un oficio para frenar la aplicación de la Resolución 89 y tendrán una nueva reunión con el ministro Santelices -la próxima semana- para analizar sus propuestas.

    Restricción a extranjeros con Eunacom

    Por su parte, otra polémica relacionada al Eunacom estalló durante las últimas semanas. El médico Guillermo Guevara, en representación de los doctores que han obtenido sus títulos profesionales en el extranjero, presentó un recurso ante la Corte de Apelaciones de Santiago contra un oficio de Contraloría emanado el pasado 8 de enero.

    La acción judicial, que fue admitida por el tribunal de alzada, surgió en medio de un acalorado debate mediante cartas al director en El Mercurio a fines de enero, y reclama por la ratificación del criterio aplicado por la Superintendencia de Salud, que en 2017 señaló que los médicos que aprueben el Eunacom sólo estarán habilitados para trabajar en el sector público.

    Sin embargo, para quienes quieran hacerlo en el sector privado, tendrán que pasar por una doble validación: además de la prueba tendrán que revalidar el título extranjero de médico ante la Universidad de Chile o el Ministerio de Relaciones Exteriores, según corresponda.

    De acuerdo a la visión de Guevara, el actuar de Contraloría es “ilegal y arbitrario” porque la propia ley 20.261, que creó el Eunacom, señala que al aprobar el examen se “revalida automáticamente el título de médico cirujano obtenido en el extranjero, sin necesidad de otro requisito”.

    Javier Salvo | Agencia UNO
    Javier Salvo | Agencia UNO

    Con todo, su interés al parecer no es sólo por caridad. Según reveló El Dínamo, Guevara en su sitio web ofrece servicios de preparación para rendir el Eunacom, los que principalmente sirven a extranjeros que no conocen la medición.

    “Junto al Dr. Guillermo Guevara, quien ha obtenido el mejor resultado en el Eunacom en varias oportunidades, hemos desarrollado un curso de preparación para el Eunacom, que ha demostrado ser el más efectivo. Nuestro curso viene en 3 modalidades: presencial, semipresencial y online. Son muy útiles para guiar el estudio y hacerlo eficiente”, remarca el portal.

    En concreto, ofrece tres opciones: “curso teórico online”, por 645 mil pesos; “curso semipresencial Santiago”, por 700 mil pesos; y “curso teórico presencial”, por 990 mil pesos, aunque esta última opción no estará disponible en 2019. A ello se suma un “curso práctico enero 2019”, cuyo valor alcanza los 350 mil pesos para público en general y 300 mil pesos para exalumnos.

    Como sea, desde diferentes trincheras -ya sea por los alcances del Eunacom o la polémica Resolución Nº89-, los médicos reiniciaron este verano diferentes pugnas contra las autoridades y la institucionalidad, que probablemente seguirán marcando la agenda durante 2019 y dejando huella en el sistema público de salud.

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)