logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Crónicas De Pasillo Envíanos tu denuncia

Narco-encomiendas: así cayó dealer chileno que exportaba droga a banda transnacional en España

Narco-encomiendas: así cayó dealer chileno que exportaba droga a banda transnacional en España

Jueves 06 enero de 2022 | 06:40

 visitas

La Fiscalía Metropolitana Occidente y la PDI desbarataron una banda narco trasnacional que operaba entre Chile y España, mediante el despacho de encomiendas con droga. El envío de paquetes al extranjero se erige hoy como un nuevo (y aún más lucrativo) modelo de negocios del crimen organizado. Si en Chile un kilo de cocaína bordea los $6 millones, en Europa el mismo estupefaciente se empina a los $60 millones. Y si se patea, las ganancias vuelven a crecer exponencialmente. Negocio redondo. La historia es de la Unidad de Investigación de BioBioChile.

Cuando el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de Las Palmas de Gran Canaria les cayó encima, los españoles salieron corriendo cada uno por su cuenta. Hacía sólo instantes habían enfilado al centro comercial de la ciudad para recibir una encomienda proveniente de Chile.

¿El remitente? Marco Navarrete Carreño, un dealer con asiento en Quilicura, que días antes envió el paquete por correo. A simple vista no traía más que artesanías típicas chilenas, imanes y 32 piezas de ajedrez. Decoraciones que en realidad escondían droga.

Lo que ni él ni los españoles sabían era que la PDI -apenas la encomienda se asomó por el Aeropuerto de Santiago- ya le seguía de cerca el recorrido, lo que permitió la caída del chileno y sus cómplices españoles.

La narco-encomienda

La alerta la dio personal de Aduanas de Chile la tarde de ese 11 de noviembre recién pasado. En su revisión de rutina se percataron cómo detrás de las piezas de ajedrez y de los imanes iba oculta una sustancia de color ocre.

Rápidamente avisaron a la PDI. Adoptaron el procedimiento de rigor. ¿El pesaje? 854,5 gramos de concentrado de cocaína listos y dispuestos para ser despachados.

El hallazgo dio paso a la acción. En lugar de sólo ubicar al remitente, el persecutor Daniel Contreras (Fiscalía Metropolitana Occidente) coordinó una entrega controlada del paquete en Gran Canaria, España.

El paquete se despachó y se hizo creer a los receptores que nada había pasado.

Chilenos encubiertos

A casi 10 mil kilómetros de Santiago, en Las Palmas de Gran Canarias, el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga español se hizo cargo de vigilar la entrega. También participaron tres detectives chilenos en misión encubierta.

Así, lo primero fue interceptar el teléfono que aparecía como contacto del envío en el servicio de correos. Allí apareció el nombre de un lugareño, identificado como Hamilton Flores Serna.

De ese teléfono pinchado surgieron otros nombres: Jorge Marrero Sosa, considerado por el equipo investigador como el líder del grupo criminal, y Yurena Díaz Velázquez, expareja de este último.

La relación de ambos fue descrita más tarde por la policía española como “de afectividad bastante profunda a pesar de encontrarse legalmente separados”.

Las pesquisas tendrían su recompensa.

Mejor Europa que Chile

Las encomiendas hoy se erigen como un nuevo modelo de negocios del narco. Para bandas que no tienen acceso a envíos de cargamentos de alto tonelaje vía marítima, pero sí a contactos, el servicio courier aparece como una alternativa para nada despreciable.

Según explica el comisario de la Brigada Antinarcóticos Aeropuerto, Sergio Hurtubia Toro, la razón es simple: los réditos económicos se multiplican por 10 si la cocaína se vende en Europa.

—La valoración de la droga dentro del mercado informal por un kilo acá en Santiago de Chile está entre los 5 y 6 millones de pesos. Pero la posesión de un kilo en el continente Europeo… estamos hablando de los 60 mil euros (unos 60 millones de pesos chilenos).

Si el concentrado se corta o se patea, las ganancias pueden volver a duplicarse o incluso triplicarse.

Negocio redondo.

Seguimiento por Quilicura

Mientras en Europa pinchaban celulares, en Chile las diligencias a cargo de la policía civil continuaban. Para ubicar al dealer chileno, la PDI tomó el nombre del remitente de la encomienda y lo ingresó a sus sistemas para hallar su domicilio.

¿El resultado? Una casa de dos pisos emplazada en un pasaje de doble vía en Quilicura, región Metropolitana. Los seguimientos comenzaron el 18 de noviembre. Detectives se apostaron afuera del domicilio y esperaron.

De la casa salió un hombre con polera roja, quien subió rápidamente al automóvil de su padre. Se trataba de Marco Navarrete Carreño, el remitente.

Abordó el vehículo y enfiló hacia el norte del pasaje. Los detectives hicieron lo propio. De acuerdo al expediente judicial, lo siguieron por siete puntos cercanos a su domicilio en la misma comuna.

En todos se “reunió con distintos sujetos realizando movimientos atribuibles a la venta de drogas”, reza el informe policial emitido por la PDI tras el seguimiento.

Esto último, sumado a la encomienda, fueron motivo suficiente para solicitar una orden para concretar su arresto.

Seguimiento de la PDI a hombre sindicado como contacto chileno de banda transnacional
Seguimiento de la PDI en Quilicura

La caída

Fue el 15 de diciembre recién pasado cuando las diligencias en España dieron resultados. Esa mañana los policías vieron cómo Hamilton llegó a las oficinas de correos situada en el Centro Comercial Hoya de la Plata de Las Palmas.

Mientras el destinatario del paquete conversaba con las trabajadoras del local, los detectives vieron a Yurena -la ex del líder de la banda- deambulando por el mismo mall.

Según consta en el informe de seguimiento, la mujer se paseó cerca de la oficina y luego dirigió su mirada hacía el interior de ésta. Observaba a Hamilton desde la puerta.

Eso, hasta que irrumpió la policía. Yurena y Hamilton se dieron a la fuga. Corrieron por las calles aledañas al centro comercial.

Hamilton Flores en España (izquierda) y Marco Navarrete en Chile (derecha)

No pasó mucho hasta que ambos cayeron detenidos. Misma suerte corrió Jorge, el mandamás del grupo y un cuarto investigado.

Marco, su contacto chileno, caería este lunes 3 enero. En su casa en Quilicura encontraron 428,2 gramos de marihuana, 20 comprimidos de MDMA, 4,9 gramos granulado también de la misma droga, además de $350 mil pesos chilenos y una balanza digital.

Fueron puestos a disposición de la Justicia.

Trabajo conjunto

Daniel Contreras, el persecutor de la Fiscalía Metropolitana Occidente a cargo de las pesquisas hoy valora el trabajo conjunto realizado con las autoridades españolas.

—Es un importante paso en el combate contra el narcotráfico internacional, lo cual además afianza la comunicación (entre ambos países).

En tanto, el director de Aduanas en la región Metropolitana, Rodrigo Díaz, destaca la labor de los funcionarios de su institución en la detección de la encomienda.

—Los esfuerzos de Aduanas y sus equipos están puestos en no sólo detectar droga y otros ilícitos en el ingreso al país, sino también en las salidas de estos productos hacia otros países en un trabajo conjunto para proteger las fronteras del narcotráfico.

En 2021, los decomisos de droga aumentaron exponencialmente en relación a los anteriores.

Según cifras del programa de Microtráfico Cero de la Policía de Investigaciones (PDI), la incautación de cannabis aumentó en un 222,7%, triplicando la cantidad decomisada en 2020: de los 237 kg aumentó a un total de 766 kg.

Lee también...

En el caso de la cocaína presentó un aumento de un 107%. En 2020 fueron 117 kg y el 2021 fueron 242, más del doble. De no mediar un cambio, todo apunta a que los números seguirán al alza.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

Índice

{{item.val}}

visto ahora