logo biobiochile
Investiga

Reportajes Entrevistas Crónicas De Pasillo Envíanos tu denuncia

Matías Walker (DC) resta fatalismo al Plebiscito: "No nos jugamos la vida el 4 de septiembre"

Sábado 25 junio de 2022 | 07:00

visitas

El senador de la Democracia Cristiana Matías Walker aborda en esta entrevista el acontecer político nacional. Impulsor de la propuesta para rebajar el quórum a 4/7 para hacer reformas constitucionales, el parlamentario no esconde sus críticas tanto al gobierno de Gabriel Boric como también a la Convención. "Creo que efectivamente hay una lógica refundacional en este gobierno que le ha pasado la cuenta y que se demuestra en las cosas grandes y en las cosas pequeñas", manifiesta.

El nombre del senador Matías Walker (DC) ha sonado con fuerza en la arena política luego de proponer, junto a la senadora Ximena Rincón, un proyecto para rebajar el quórum a 4/7 para hacer reformas constitucionales.

Se trata de una iniciativa para que, cualquiera sea el resultado del Plebiscito de Salida, se puedan hacer cambios en la actual Constitución y que “nadie tenga poder de veto”.

El anuncio ha generado incomodidad entre algunos parlamentarios, incluyendo Francisco Huenchumilla, compañero de partido de Walker y Rincón, quien manifestó que “es un diseño que va unido a la posibilidad de llegar al rechazo”.

En conversación con BioBioChile, Walker descarta que sea un apoyo implícito para la opción del rechazo, agregando que la iniciativa surgió debido a que hay muchos quienes “quieren una nueva Constitución pero que no se sienten identificados con esta propuesta”, agregando que si ha generado tanto revuelo es “porque apunta en la dirección correcta”.

En ese sentido, el expresidente de la DC no sólo se muestra crítico con el trabajo llevado a cabo por la Convención, sino que incluso afirma estar “desilusionado”.

“La propuesta de la Convención es una que nace de las izquierdas y no que intenta hacerle sentido a la mayoría de la ciudadanía”, sostiene.

Por su parte, Walker señala que los primeros meses del gobierno de Gabriel Boric han estado marcados por una “lógica refundacional”, mencionando que no ha necesitado contar con una oposición producto de “los autogoles y errores no forzados” cometidos.

“Ojalá que podamos ver al Presidente Boric de la segunda vuelta y no al candidato de la primera vuelta, que sacó un 23%, que sólo logró convocar a un sector de izquierda”, lanza.

Primeros meses de Boric

-¿Cómo evalúa usted estos primeros meses del gobierno de Gabriel Boric?

Han sido meses de ensayo y error. Creo que efectivamente hay una lógica refundacional en este gobierno que le ha pasado la cuenta y que se demuestra en las cosas grandes y en las cosas pequeñas.

Por ejemplo, cuando el Presidente va a Estados Unidos y apunta con el dedo al país anfitrión por una supuesta ausencia respecto de una cumbre que tenía que ver con el cuidado de los océanos y al lado suyo estaba un exsecretario de Estado que había liderado la lucha contra la contaminación de los océanos desde hace años, y le hacen ver el error después, hasta lo que ocurrió esta semana con el nombre de reemplazo en la figura de la Primera Dama al nombre propio de Irina Karamanos, atentando contra una tradición que se había dado en nuestro país que es la despersonalización de las instituciones. Lo que ha ocurrido también en Ventanas es una decisión que se toma sin el concurso de los trabajadores, sin un diálogo con la pequeña minería.

Son demostraciones de una cultura refundacional que se ha visto también expresada en la propuesta de la Convención y que ha generado un rechazo en la ciudadanía según uno puede ver en todas las encuestas de opinión pública. No es casual que tanto la propuesta de la Convención como la aprobación del gobierno hoy día tengan un mayoritario rechazo.

-A propósito de lo que usted menciona, ¿siente que el cierre de Ventanas fue una medida apresurada?

Yo creo que fue una medida que en la forma se podría haber mejorado mucho. Creo que hubo una falta de diálogo con los propios trabajadores de Codelco y un a falta de diálogo con los pequeños y medianos mineros que van a ser los grandes perjudicados con esta decisión, porque a los trabajadores de Codelco se les puede reubicar, pero los grandes perjudicados van a ser los trabajadores de las contratistas, la pequeña minería de varias regiones del país, entre ellas de la región de Coquimbo.

No hay oposición

-¿Cree que el rol que ha tenido la oposición ha sido el adecuado?

Yo creo que hoy día no tenemos oposición, o no tenemos una oposición como la tuvo el Presidente Piñera. Lo que hay son autogoles, errores no forzados, y en ese sentido yo creo que el gobierno tiene que revisar mucho su comportamiento. Ojalá que podamos ver al Presidente Boric de la segunda vuelta y no al candidato de la primera vuelta, que sacó un 23%, que sólo logró convocar a un sector de izquierda.

El Presidente que ganó la segunda vuelta fue un Presidente más inclusivo, más convocante, que convocó a un proyecto de país mucho más amplio pero no hemos visto a ese candidato de la segunda vuelta gobernar.

-¿Usted se siente más de la oposición o del oficialismo?

Nosotros estamos en los lugares donde nos eligió la ciudadanía, apoyando las buenas propuestas y tratando de perfeccionar aquellas que vemos que no van en la dirección correcta.

Estamos en un pie de autonomía, en un lugar en el que nos eligió la ciudadanía y desde ahí vamos a seguir legislando, priorizando como lo he hecho desde la presidencia de la comisión de seguridad ciudadana los proyectos de infancia, los proyectos de seguridad ciudadana como la Ley Tamara, como la creación del Nuevo Servicio Nacional de Reinserción Social Juvenil que termina con el Sename, como el proyecto de ley que tipifica el delito de explotación sexual infantil, como el proyecto de ley de delitos económicos, es decir, proyectos de ley que le hagan sentido a la ciudadanía.

Proyecto para rebajar quórum a 4/7

-¿Cómo se gestó la propuesta de rebajar el quórum a 4/7 para las reformas constitucionales que presentó usted junto a la senadora Ximena Rincón?

Se gestó porque vimos que, por un lado, hay una gran parte del electorado, en todas las encuestas de opinión pública, que quiere una nueva Constitución pero que no se sienten identificados con esta propuesta, porque vimos que ante la incertidumbre en los resultados del 4 de septiembre podemos lograr aprobar la reforma para rebajar los quórum que antes era imposible, por el veto de la derecha. Y ante la incertidumbre del resultado electoral, sí podemos tener los votos de la derecha.

Y porque el ministro Giorgio Jackson dijo que con la actual Constitución el gobierno no podía llevar a cabo su programa, entonces de ahí nuestra propuesta de bajar desde ya los quórum de manera tal que el gobierno no tenga ninguna excusa para sí llevar a cabo su programa.

-¿Esperaba que dicha propuesta generara tanto revuelo político?

Yo creo que si ha generado tanto revuelo es porque apunta en la dirección correcta. Jamás pensé que el propio Presidente de la República iba a darle tanta publicidad a nuestro proyecto y tuviera que distraerse en una gira de estado en Estados Unidos para poder comentarla.

Yo creo que el proyecto de los 4/7 es una mala noticia para los que quieren ver el futuro de Chile en blanco y negro, un país dividido en dos, y una muy buena noticia para los que no ven el futuro en blanco y negro, para los que entienden que tenemos que tener una nueva constitución pero que si gana el rechazo tenemos que seguir adelante con las reformas.

-Los sectores de izquierda plantean que la propuesta de los 4/7 es un apoyo implícito para el rechazo. ¿Qué piensa usted?

Acá no hay segundas intenciones. Lo que pasa es que para los que quieren ver el futuro en blanco y negro, para los que quieren tener un país dividido en dos el 5 de septiembre, claro, el que haya opciones distintas de alguna manera les mueve el escenario de conflicto en el cual quieren ver permanentemente al país. Pero nosotros no estamos por el conflicto, estamos por la unidad, estamos por propuestas que sí le hagan sentido a la mayoría de los chilenos.

No queremos ver a Chile partido en dos, no queremos ver al país fraccionado y por eso presentamos esta alternativa, para que sea cual sea la opción que triunfe el 4 de septiembre podamos avanzar hacia los cambios que la ciudadanía está pidiendo pero con una buena constitución y no con cualquier Constitución. Con una nueva Constitución pero no con nuevos problemas, con una Constitución que de verdad logre resolver los problemas de seguridad ciudadana que tenemos.

-Pero independiente de las lecturas que uno podría hacer, ¿siente que este proyecto de los 4/7 puede influir de manera importante entre las tendencias al apruebo y al rechazo?

Es importante para un sector de la ciudadanía sentir que no nos jugamos la vida el 4 de septiembre. Yo creo que es importante darle una salida a mucha gente que votó por el apruebo y que votó por el Presidente Boric, pero que no se siente identificado con esta propuesta.

Apruebo y rechazo

-¿Usted va por el apruebo o por el rechazo?

Nosotros vamos a tomar una decisión el 5 de julio, después que se entregue la propuesta de la Convención al Presidente de la República. Queremos ver cómo queda el texto final antes de tomar una opción.

-Y de lo que ha podido informarse, ¿cuál es su sensación respecto al borrador?

Mi sensación es de desilusión al igual que la mayoría de los chilenos. Desilusión porque cuando tú partes un proceso constituyente con un 80% de apoyo, lo lógico es que generes una propuesta que le haga sentido a ese 80%. Pero más bien, la propuesta que nace de la Convención es una propuesta que nace de las izquierdas y no que intenta hacerle sentido a la mayoría de la ciudadanía.

-Si tomamos una foto del momento, ¿usted estaría más cerca del rechazo?

Esa propuesta hay que evaluarla en su mérito por efecto final y eso es lo que vamos a hacer.

Situación en la DC

-Usted dice que la DC va a definir su postura después de que se presente el borrador.

Hay una junta convocada, yo hubiese preferido que se le consultara a todos los militantes, yo creo que lo mejor era tomar una definición consultándole a los militantes, pero lamentablemente se descartó esa posibilidad de hacer una junta.

Yo creo que va a ser una buena instancia para debatir pero yo creo que hay que asumir que van a haber distintas posturas dentro del partido. No hay que forzar una definición.

-¿Y cuál es la tendencia que usted ha percibido al interior de su partido?

Veo un partido dividido, al igual que veo una ciudadanía dividida. Así como Chile está dividido en dos, la DC también está dividida en dos, indudablemente. Y eso hay que asumirlo, pero no es por culpa de la DC, sino que es por culpa de una Convención que no logró edificar una propuesta que le hiciera sentido a las grandes mayorías nacionales.

-¿Siente que la DC se ha tardado mucho en definir una postura? Si dependiera de usted, ¿lo hubiese hecho antes?

Lo que pasa es que eso no es culpa de la DC, es culpa de una Convención que no hizo una propuesta que le hiciera sentido a la ciudadanía, entonces frente a eso lo mejor es asumir que vamos a tener distintas posturas, que todos los demócrata-cristianos queremos una nueva constitución pero no necesariamente estamos de acuerdo con este texto, con esta propuesta.

Convención constitucional

-Se siente siente desilusionado del trabajo de la Convención.

Me siento muy desilusionado al igual que la mayoría de los chilenos.

-¿Qué lectura hace del hecho de que ningún expresidente vaya a la ceremonia de entrega del borrador constitucional?

Dice mucho del ánimo refundacional con el que se elaboró esta propuesta, como si Chile partiera con el estallido social, dejando de lado los tremendos avances que tuvo el país desde el retorno a la democracia, con la reducción de la pobreza, el crecimiento económico, la ampliación de las libertades individuales, reducción de la desigualdad.

Toda la polémica absurda que se formó respecto a si invitar o no a los expresidentes, lo único que hizo fue generar un daño a la propia imagen de la Convención. Y aún más, habla muy bien de los expresidentes, que no se hayan prestado a esa manipulación comunicacional y hayan finalmente desistido a asistir.

Situación en la Macrozona Sur

-Volviendo al tema de gobierno, ¿cómo siente que ha sido el manejo en relación a la Macrozona Sur?

Con muchas contradicciones, con la ambigüedad propia de quienes fueron oposición, cuando fueron parlamentarios se opusieron a los estados de excepción constitucional y ahora tienen que invocarlo, y tienen que pedir al Congreso su renovación. Con la ambigüedad propia de quienes, como parlamentarios, votaron en contra de la Ley de Seguridad del estado pero que dentro del gobierno han tenido que invocarla porque otra cosa es con guitarra.

Como no se atreven a proponer un estado de excepción común y corriente, le inventan nombres, le inventan adjetivos, que es un estado de emergencia acotado, que es complejo además en su aplicación. Pero bueno, ahí vemos la figura del subsecretario del Interior que está tratando de darle coherencia al manejo del gobierno en materia de seguridad.

Y con toda la ambigüedad propia de una coalición que en la Convención propuso eliminar el estado de Excepción Constitucional que ahora están invocando porque la propuesta de la Convención no contempla el Estado de Emergencia en caso grave de alteración de la seguridad y del orden público, por más que algunos convencionales intenten tratar de explicar que está dentro de la causal de calamidad pública o de otros Estados de Excepción Constitucional. Lo concreto es que no está contemplada la posibilidad de que las fuerzas armadas puedan actuar en caso de alteración grave del orden público.

-Sectores de la derecha se han cansado del carácter de acotado del Estado de Excepción. ¿Usted comparte?

Lo que pasa es que es un decreto ambiguo, como ambiguo ha sido el comportamiento del gobierno en materia de seguridad y orden público, porque por una parte intenta acotarlo a las vías esenciales y por otra parte ese no es el cuerpo del decreto. La verdad es que es bastante amplia, incluso contempla la protección de actividades industriales, de actividades forestales, etc.

Por lo tanto, yo creo que lo mejor es asumir que lo que se debe tener en la Macrozona Sur es un Estado de Emergencia común y corriente, sin tratar de acotarlo y sin generar complejidades a quienes tienen que aplicarlo, que son las fuerzas de orden y seguridad y las fuerzas armadas.

Polémica por Gabinete Irina Karamanos

-¿Qué tan grave cree que pudo haber sido para el gobierno la polémica en torno al Gabinete Irina Karamanos?

Lo que pasa es que es una polémica innecesaria, es un autogol, un error no forzado que se comete porque se trata de refundar todas las instituciones pero al hacerlo, lo hacen mal, terminando con el carácter despersonalizado de las instituciones. Por más que hayan dicho que se corrigió de inmediato, es un error que se cometió desde marzo, que se cambió una vez que fue advertido en las redes sociales.

Es un gobierno que cambia sus decisiones en base a lo que digan las redes sociales también. Bueno, las consecuencias están a la vista, por eso digo que este gobierno no necesita oposición, porque comete demasiados errores no forzados.

-¿Cree que pudo haber sido producto de una falta de experiencia?

Yo creo que más que falta de experiencia, el ánimo refundacional le juega una y otra vez una mala pasada.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.

visto ahora

{{ post.post_category_secondary.name }}

{{ post.post_date_txt }} | {{ post.post_hour }}

visitas

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.