Se reinicia la tramitación del sueldo mínimo y el subsidio a micro, pequeñas y medianas empresas

visitas

Esta semana se reiniciará la tramitación del sueldo mínimo, acompañado del subsidio a las micro, pequeñas y medianas empresas, y el aporte compensatorio a las familias vulnerables por el aumento del precio de la canasta básica de alimentos.

El Gobierno pretende que sea ley esta semana, pero deberá lidiar con mayoría opositora en comisiones clave, y se espera una apertura de la Secretaría General de la Presidencia para comprometer mejoras.

El objetivo del gobierno es claro y simple: Lograr que en días consecutivos, entre martes y miércoles, se pueda despachar a ley y ser promulgado con el aumento a los 380 mil pesos desde el 1 de mayo con efecto retroactivo, y llegar a 400 mil en agosto.

Para esto, el escenario está así: Hay un virtual empate técnico en el Senado, y las dos principales comisiones que van a revisar el texto -Hacienda y Trabajo- están presididas por la derecha. Incluso, la de Trabajo, tiene mayoría de oposición.

Evópoli y la postura de sus senadores estará en el centro de este debate, por vía de la presidencia de ese comité de Luciano Cruz Coke. Su par, Felipe Kast, puso sobre la mesa uno de los principales debates de este trámite: Por qué el gobierno no echa mano del Ingreso Mínimo Garantizado.

Aquí está el contrapeso de una postura política que parece irreconciliable: Por un lado, en la oposición aseguran que este proyecto perjudica a quienes reciben el subsidio del gobierno, creado el 2020 y con vigencia hasta diciembre del 2023.

El senador oficialista, Juan Ignacio Latorre, dijo que no estarán disponibles para un subsidio que actualmente beneficia a empresas que a su juicio, pueden pagar el sueldo mínimo sin problemas.

Latorre destacó el acuerdo histórico de este trámite, y pidió tramitar con sentido de urgencia.

En Renovación Nacional, la jefa de bancada, Paulina Nuñez, advirtió al ejecutivo de no dar los votos del sector ‘por descontados’, y a llegar con intención de mejorar la propuesta.

Algunos creen que la salida es comprometer el ingreso de otros proyectos, como algún tipo de transferencia directa para familias vulnerables. María José Gatica, senadora de RN, planteó acelerar el tranco hacia los 500 mil pesos de salario.

Desde la bancada del Partido Socialista, no tienen dudas de su respaldo a la propuesta, pero al mismo tiempo, esperan acercar al gobierno la idea de que no es suficiente, y que los tiempos para seguir mejorando deben ser acortados.

Gastón Saavedra integra la Comisión de Trabajo como representante del oficialismo, pero planteó que superar la línea de la pobreza tiene que ser el horizonte.

La Democracia Cristiana, planteó en la Cámara Baja un posible problema de cálculo: Según ellos, la compensación de 6 mil 140 pesos por carga familiar, no llega -como el gobierno dice- al 40 por ciento más vulnerable.

La ex Presidenta de la Comisión de Hacienda, y ahora en calidad de ‘oyente’ en la instancia, Ximena Rincón, dijo que les preocupa que el universo de personas beneficiadas aún no está aclarado.

Se necesitan 26 votos en Sala, y el diálogo comenzó el mismo día que la iniciativa se despachó a la Cámara Alta. En el marco de los cuestionamientos a la forma en que ha operado la SEGPRES, se han reconocido mejoras en los pasillos del Congreso, aunque hay quienes plantean que el diálogo es más fructífero cuando Giorgio Jackson dialoga a través de emisarios u otros ministros.

Aquí debe resolver dudas sobre el subsidio a las mipymes y el aporte compensatorio, además de decidir si va a reponer la única indicación que fue rechazada y que será punto de conflicto en las próximas horas: Qué requisitos deben cumplir las empresas, para recibir el subsidio.

    visitas

Esta semana se reiniciará la tramitación del sueldo mínimo, acompañado del subsidio a las micro, pequeñas y medianas empresas, y el aporte compensatorio a las familias vulnerables por el aumento del precio de la canasta básica de alimentos.

El Gobierno pretende que sea ley esta semana, pero deberá lidiar con mayoría opositora en comisiones clave, y se espera una apertura de la Secretaría General de la Presidencia para comprometer mejoras.

El objetivo del gobierno es claro y simple: Lograr que en días consecutivos, entre martes y miércoles, se pueda despachar a ley y ser promulgado con el aumento a los 380 mil pesos desde el 1 de mayo con efecto retroactivo, y llegar a 400 mil en agosto.

Para esto, el escenario está así: Hay un virtual empate técnico en el Senado, y las dos principales comisiones que van a revisar el texto -Hacienda y Trabajo- están presididas por la derecha. Incluso, la de Trabajo, tiene mayoría de oposición.

Evópoli y la postura de sus senadores estará en el centro de este debate, por vía de la presidencia de ese comité de Luciano Cruz Coke. Su par, Felipe Kast, puso sobre la mesa uno de los principales debates de este trámite: Por qué el gobierno no echa mano del Ingreso Mínimo Garantizado.

Aquí está el contrapeso de una postura política que parece irreconciliable: Por un lado, en la oposición aseguran que este proyecto perjudica a quienes reciben el subsidio del gobierno, creado el 2020 y con vigencia hasta diciembre del 2023.

El senador oficialista, Juan Ignacio Latorre, dijo que no estarán disponibles para un subsidio que actualmente beneficia a empresas que a su juicio, pueden pagar el sueldo mínimo sin problemas.

Latorre destacó el acuerdo histórico de este trámite, y pidió tramitar con sentido de urgencia.

En Renovación Nacional, la jefa de bancada, Paulina Nuñez, advirtió al ejecutivo de no dar los votos del sector ‘por descontados’, y a llegar con intención de mejorar la propuesta.

Algunos creen que la salida es comprometer el ingreso de otros proyectos, como algún tipo de transferencia directa para familias vulnerables. María José Gatica, senadora de RN, planteó acelerar el tranco hacia los 500 mil pesos de salario.

Desde la bancada del Partido Socialista, no tienen dudas de su respaldo a la propuesta, pero al mismo tiempo, esperan acercar al gobierno la idea de que no es suficiente, y que los tiempos para seguir mejorando deben ser acortados.

Gastón Saavedra integra la Comisión de Trabajo como representante del oficialismo, pero planteó que superar la línea de la pobreza tiene que ser el horizonte.

La Democracia Cristiana, planteó en la Cámara Baja un posible problema de cálculo: Según ellos, la compensación de 6 mil 140 pesos por carga familiar, no llega -como el gobierno dice- al 40 por ciento más vulnerable.

La ex Presidenta de la Comisión de Hacienda, y ahora en calidad de ‘oyente’ en la instancia, Ximena Rincón, dijo que les preocupa que el universo de personas beneficiadas aún no está aclarado.

Se necesitan 26 votos en Sala, y el diálogo comenzó el mismo día que la iniciativa se despachó a la Cámara Alta. En el marco de los cuestionamientos a la forma en que ha operado la SEGPRES, se han reconocido mejoras en los pasillos del Congreso, aunque hay quienes plantean que el diálogo es más fructífero cuando Giorgio Jackson dialoga a través de emisarios u otros ministros.

Aquí debe resolver dudas sobre el subsidio a las mipymes y el aporte compensatorio, además de decidir si va a reponer la única indicación que fue rechazada y que será punto de conflicto en las próximas horas: Qué requisitos deben cumplir las empresas, para recibir el subsidio.

comentarios