"Grafitis Humanos", de Enrique Herrera Ibáñez: una "caja de bombones"

visitas

Nacido en Valparaíso, Enrique Herrera Ibáñez vive en Viña y desde allá viajó especialmente para estar en “Del Fin del Mundo”, de TV Bio Bio, para conversar con Ana Josefa Silva y Marco Antonio de la Parra sobre “Grafitis Humanos” (Ediciones de la Lumbre).

Si bien es su primera novela, ya había publicado otro texto en un libro colectivo.

De su profesión de ingeniero comercial le queda su manera de abordar su trabajo creativo: usa planilla excell, donde instala personajes y todo el hilo de la historia.

Pero es evidente que las letras pesaron más: no solo porque desde el colegio le interesaron los libros sino porque además fue alumno del Diplomado de Escritura Creativa de la UCV y ha tenido de profesores a Andrea Maturana, Alejandra Costamagna, Marcelo Simonetti, Diego Vargas Gaete, entre otros.

“Grafitis Humanos” es una novela que sucede en el Chile de la pandemia y el estallido, pero que arranca y vuelve a los años ’90, cuando se conocieron sus protagonistas, Pablo y Glenda. El autor está de acuerdo con la descripción que hace de ella Ale Costamagna: “un torbellino de emociones”.

Y eso es “Grafitis Humanos” (ojo con el diseño de portada). También, como él mismo dice: “es una gran caja de bombones, de donde vas sacando pequeños bocaditos de muy distintos sabores”.

Le interesaba que fuera “un libro rápido de leer”, como “Bonsái”, de Alejandro Zambra, o “Seda”, de A. Baricco.
De sus referentes, menciona a Pedro Lemebel (que aparece mencionado en la novela).

    visitas

Nacido en Valparaíso, Enrique Herrera Ibáñez vive en Viña y desde allá viajó especialmente para estar en “Del Fin del Mundo”, de TV Bio Bio, para conversar con Ana Josefa Silva y Marco Antonio de la Parra sobre “Grafitis Humanos” (Ediciones de la Lumbre).

Si bien es su primera novela, ya había publicado otro texto en un libro colectivo.

De su profesión de ingeniero comercial le queda su manera de abordar su trabajo creativo: usa planilla excell, donde instala personajes y todo el hilo de la historia.

Pero es evidente que las letras pesaron más: no solo porque desde el colegio le interesaron los libros sino porque además fue alumno del Diplomado de Escritura Creativa de la UCV y ha tenido de profesores a Andrea Maturana, Alejandra Costamagna, Marcelo Simonetti, Diego Vargas Gaete, entre otros.

“Grafitis Humanos” es una novela que sucede en el Chile de la pandemia y el estallido, pero que arranca y vuelve a los años ’90, cuando se conocieron sus protagonistas, Pablo y Glenda. El autor está de acuerdo con la descripción que hace de ella Ale Costamagna: “un torbellino de emociones”.

Y eso es “Grafitis Humanos” (ojo con el diseño de portada). También, como él mismo dice: “es una gran caja de bombones, de donde vas sacando pequeños bocaditos de muy distintos sabores”.

Le interesaba que fuera “un libro rápido de leer”, como “Bonsái”, de Alejandro Zambra, o “Seda”, de A. Baricco.
De sus referentes, menciona a Pedro Lemebel (que aparece mencionado en la novela).

comentarios