temas del día

Cultura


Películas originales se enfrentan a sus nuevas versiones en Cine UC del 20 al 30 de abril

@VictorBorquez24 | Twitter
Publicado por
Envíanos tu corrección

El ciclo titulado “Remake vs. Original” es una selección de películas exitosamente reversionadas que incluye originales y remakes, tales como Cabo de miedo (1962), de J. Lee Thompson y la versión de 1991 de M. Scorsese; Scarface (1932), de Howard Hawks y la cinta de Brian de Palma, y Los siete samuráis, de A. Kurosawa (1954) v/s Los siete magníficos, de John Sturges (1960).

El inicio del remake se puede relacionar con el momento en que el cine toma conciencia de su propia historia y, más importante aún, de su propia influencia cultural. Tiene que ver con reactualizar o reinterpretar textos clásicos a nuevos públicos y realidades y, si bien se realizaron remakes en los años cuarenta y cincuenta, comienza a ser más frecuente a partir de los años 70 en Hollywood, cuando se pone de moda el filme retro. La misma lógica revisionista puede aplicarse también al modo en que la industria estadounidense se ha planteado frente a las adaptaciones literarias. En ambos casos las consideraciones culturales pueden ser las mismas, ajuste o distanciamiento de la versión original, ajuste del argumento, personajes y ambientación. Remake y adaptación son abordados en este ciclo, desde el período clásico hasta las actuales reinterpretaciones de viejos argumentos.

Miércoles a domingo, a las 16, 19 y 21.30 horas. Entrada general: $2.500. Convenios 2×1

Programación

Scarface, de Howard Hawks, R. Rosson (EE.UU., 1932, 93′)

Esta es la versión original con guión del gran Ben Hecht (La ley del hampa, de Josef von Sternberg, 1927), producida por Howard Hugues y considerada como una de las mejores cintas dirigidas por Howard Hawks. Aquí asistimos a la ascensión y caída de Tony Camonte, gangster de origen italiano con aires de grandeza, ignorante y sin escrúpulos, lugarteniente del hampón más poderoso del South End de Chicago. Ambicioso y cruel, Camonte -que por una cicatriz en el rostro recibe el apodo de Cara cortada-, va eliminando poco a poco a los rivales de su jefe hasta que le arrebata el poder también a él y se convierte en el amo de la ciudad.

Scarface, de Brian De Palma (EE.UU., 1983, 170′)

El guión original de Ben Hetch fue adaptado de manera bastante libre por el realizador Oliver Stone quien escribió una versión más furiosa y demencial que la anterior. Aquí el protagonista ya no es de origen italiano sino un refugiado cubano que es reclutado por un capo de Miami para asesinar a un enemigo político. Tony Montana -magistralmente interpretado por Al Pacino- verá esto como una oportunidad para obtener poder y convertirse en un inescrupuloso narcotraficante.

A pleno sol, de R. Clément (1960, 118′)

Basada en la novela de 1955 El talento de Mr. Ripley, de Patricia Highsmith, aquí Alain Delon interpreta a Tom Ripley, un cazafortunas que convence al millonario Greenleaf de que es amigo y compañero de universidad de su hijo. El Sr. Ripley le ofrecerá dinero a cambio de ir a Europa a buscar y traer de vuelta a los Estados Unidos a su hijo, el mimado Phillipe Greenleaf. Ripley entablará amistad con Greenleaf quedando fascinado con su estilo de vida y su novia Marge.

El talentoso Sr. Ripley, de Anthony Minghella (1999, 139′)

Treinta y nueve años después que René Clément, Anthony Minguella retoma el relato de la novelista Patricia Highsmith, donde es Matt Damon quien encarna a Tom Ripley y Jude Law a Dickie (Greenleaf). Si bien la versión de Clément le valió a Alain Delon su afianzamiento como figura erótica, en la cinta de Minguella, Matt Damon brilla al otorgarle mayor carácter al personaje de Ripley, al cual uno termina por entender y compadecer.

Pesadilla, de Wes Craven (EE.UU., 1984, 91′, original)

Esta es la primera parte de las siete que se realizaron acerca del asesino onírico Freddy Krueger, quien se introduce en los sueños de sus víctimas y disfruta haciéndolas sufrir. Símbolo del cine de terror adolescente de la década de los ochenta, esta cinta escrita y dirigida por Wes fue un éxito de taquilla, lo que se tradujo en una larga franquicia de secuelas igualmente exitosas.

Pesadilla, de Samuel Bayer (EE.UU., 2010, 95`, remake)

Este remake de 2010 de la primera entrega de la saga de Wes Craven presenta algunas modificaciones en el guión, siendo la principal la transformación de Freddy Krueger en un pederasta ajusticiado por los padres de sus víctimas. Además, a diferencia de la original, en que este onírico asesino contiene ciertos ingredientes de humor negro, en esta nueva versión se apuesta por el terror más puro y duro. Con Jackie Earle Haley como Freddy Krueger y Rooney Mara como Nancy Holbrook.

Los siete samuráis, de Akira Kurosawa (Japón, 1954, 207′, original)

En el Japón del siglo XVI, una aldea de campesinos indefensos es constantemente atacada y saqueada por una banda de forajidos. Cansados de los abusos, un grupo de aldeanos acuden a la ciudad con el objetivo de contratar a un grupo de samuráis para protegerlos a cambio de comida y techo. Tras varios intentos fallidos de encontrar samuráis dispuestos a luchar tan solo a cambio de comida, encuentran a uno llamado Kanbei, que decide ayudarlos. Gracias a Kanbei, consiguen reunir a un grupo de siete samuráis que defenderán el poblado más por su valentía y ética que por dos puñados diarios de arroz. La cinta obtuvo el León de Plata en la Mostra de Venecia y dos candidaturas al Óscar.

Los siete magníficos, de John Sturges (EE.UU., 1960,128′, adaptación)

Inspirada en Los siete samuráis, de Kurosawa, aquí la historia se sitúa en un pueblo mexicano cuyos humildes habitantes son constantemente subyugados por un grupo de forajidos que les exigen un pago por sus cosechas. Indefensos ante el abuso, deciden cruzar la frontera hacia Estados Unidos y contratar a un grupo de mercernarios, siete implacables mercenarios cada uno con una habilidad especial en el manejo de las armas. Con Yl Brynner, Steve McQueen y Charles Bronson, entre otros.

El tren de las 3:10 a Yuma, de Delmer Daves (EE.UU., 1957, 92’, original)

Western protagonizado por Glenn Ford y Van Heflin, basado en el cuento homónimo de Elmore Leonard. Un pobre campesino sustituye al sheriff para escoltar a Ben, un peligroso delincuente con la esperanza de obtener una recompensa y salvar su rancho. Ben debe ser escoltado hasta un pueblo, por donde pasa el tren que debe llevarlo a Yuma (Arizona) para ser juzgado. Sin embargo, su banda prepara su rescate.

El tren de las 3:10 a Yuma, de James Mangold (EE.UU., 2007,122′, remake)

Remake del western de 1957, protagonizado por Christian Bale como el ranchero encargado de escoltar al peligroso Ben (Russell Crowe) hasta el pueblo donde deberán coger el tren de las 3:10 para llegar a la prisión de Yuma, en Arizona.

El salario del miedo, Henri-Georges Clouzot (Francia, 1953, 131′, original)

Señalada como una de las obras maestras de Clouzot, la cinta se basa en la novela del mismo nombre de Georges Arnaud. La historia narra la peripecia cuatro hombres con la peligrosa misión de transportar a través de un agreste país latinoamericano, un camión cargado con una gran cantidad de bidones de nitroglicerina hasta unos pozos petrolíferos para hacerlos estallar. Un camino lleno de peligros, debido al mal estado de la carretera, pero del que si salen victoriosos recibirán dos mil dólares cada uno. Protagonizado por Yves Montand, Charles Vanel, Folco Lulli y Peter van Eyck en los papeles principales.

Carga maldita, de William Friedkin (EE.UU., 1977, 121′, remake)

Al igual que el filme de Clouzot, la versión de Willliam Friedkin (El exorcista) también se basa en la novela de Georges Arnaud. Cuatro fugitivos de la ley, de distintas nacionalidades, han llegado a refugiarse por distintas razones a un pueblo remoto en Venezuela, el cual sobrevive de la única fuente de trabajo, las instalaciones de una compañía petrolífera. Un pozo petrolífero ubicado a unos 300 km de distancia se incendia y la única posibilidad de extinguirlo es con explosivos. La compañía busca a cuatro hombres que puedan conducir camiones pesados, para trasladar cajones con cartuchos de dinamita hasta el pozo incendiado. Se presentan numerosos postulantes, quedando al final elegidos los cuatro extranjeros. El salario ofrecido son 10.000 dólares y un pasaporte legal con el cual podrían abandonar el país y retomar sus vidas. Algunos llegarán a su destino, otros pagarán con su vida.

Temple de acero, de Henry Hathaway (EE.UU., 1969, original)

Western basado en la novela de Charles Portis y protagonizado por John Wayne, quien encarna a al alguacil Cogburn, un hombre tuerto y bebedor, que es contratado por una muchacha para matar al asesino de su padre. Cogburn tiene que cargar con la compañía de la muchacha y la de un agente de los Rangers de Texas, que también busca al fugitivo Chaney.

Temple de acero, de J. & E. Cohen (EE.UU., 2010, nueva adaptación)

Tal como la original, la cinta de los hermanos Coen está basada de manera bastante fiel a la novela de Charles Portis, pero con el particular estilo que caracteriza a estos realizadores. Con una cuota de humor y mayor suspenso, en esta versión, Jeff Bridges interpreta a Rooster, el alguacil de mala muerte que deberá ayudara Mattie, una chica de 14 años, a vengar la muerte de su padre.

Obsesión, de Luchino Visconti (Italia, 1943, 140′, primera adaptación)

Primera adaptación de la famosa novela de James M. Cain, ‘”El cartero siempre llama dos veces”, ópera prima de Visconti considerada como una de las obras precursoras del Neorrealismo italiano. En la versión de Visconti, el protagonista se llama Gino Costa, un vividor que logra encontrar trabajo en la casa del dueño de un restaurante, quien trata a su esposa –Giovanna- como una sirvienta. Giovanna se enamorará de Gino, y se convertirán en amantes, pero la presencia del marido es un obstáculo que tendrán que sortear de cualquier forma si quieren permanecer juntos.

El cartero llama dos veces, de Tay Garnett (EE.UU., 1946, 113′, adaptación)

La versión de Garnett, más fielmente adaptada de la novela homónima que la de Visconti, es considerada un clásico del cine negro gracias al complejo guión que redactaron Harry Ruskin y Niven Busch, junto a las logradas escenas de suspenso y tensión del relato. Aquí el protagonista es Frank Chambers, interpretado por John Garfield, quien se enamora de Cora, la mujer del dueño del restaurante donde ha encontrado trabajo. Juntos urdirán un plan para librarse del marido de Cora. La deslumbrante encarnación de Lana Turner como Cora la transformó en una de las femme fatale más irresistibles del género noire.

El cartero llama dos veces, de B. Rafelson (EE.UU., 1981, 122′, Remake)

Jack Nicholson y Jessica Lange son los protagonistas de esta versión basada en la cinta de Tay Garnett, con guión de David Mamet. Cuarenta años después, la historia del El cartero siempre llama dos veces resucitó en la interpretación de estos dos grandes actores, en una versión que le entrega gran protagonismo a la pasión entre Frank y Cora, quienes locamente enamorados hacen todo lo posible por deshacerse del marido de ella. Sin embargo, no podrán librarse de la fatalidad que el destino les depara.

El cabo del terror, de J. Lee Thompson (1962, 105′)

Clásico del suspenso cuyo guión está basado en la novela de 1957 The Executioners, escrita por John D. MacDonald. Tras ocho años de condena en prisión acusado de agresión sexual, el peligroso sicópata Max Cady (Robert Mitchum) es puesto en libertad. Pronto seguirá la pista de Sam Bowden (Gregory Peck) un abogado a quien responsabiliza por su condena y de quien buscará vengarse.

Cabo de miedo, de M. Scorsese (EE.UU., 1991, 128′)

Cuarenta años después Scorsese filmó esta segunda versión en la cual le da ciertas variaciones y mayor profundidad a los personajes que la obra de J. Lee Thompson. Robert de Niro encarna al sicópata Max Cady, quien luego de salir de prisión busca al abogado Sam Bowden (Nick Nolte) quien escondió la evidencia que disminuía la sentencia de Cady. De Niro interpreta magistralmente a un loco y despiadado criminal que se ha pasado sus años encarcelado estudiando y preparando su venganza, rol que le valió el Oscar de la Academia.

El enigma del otro mundo, de C. Nyby y Howard Hawks (No acreditado) (EE.UU., 1951, 181’)

Guión de James Lederer basado en el relato Who Goes There? del escritor de ciencia ficción John Wood Campbell Jr. sobre un grupo de exploradores que aislados en el Polo Norte que descubren los restos de una nave procedente de Marte que guarda los restos congelados de un espécimen. Los investigadores deciden descongelar el cuerpo para estudiarlo y éste cobra vida, comenzando a asesinar a los exploradores humanos.

La cosa, de John Carpenter (EE.UU., 1982, 109’)

Se trata de una nueva adaptación del relato de John Wood Campbell Jr.y bastante similar al filme de Nyby, la principal diferencia con su antecesora es “la cosa”. Si bien en la versión de 1951 el ser extraterrestre por limitaciones técnicas tenía forma y ciertas características humanoides, en el filme de Carpenter se logra -gracias a los efectos visuales y maquillaje de Rob Bottin-, un alien sin forma que otorga mayor convicción y suspenso a la historia. Con música de Ennio Morricone, la versión de Carpenter es considerada de las mejores cintas de este director.

Programación

Sala de cine. Centro de Extensión UC.
Alameda 390, Santiago.
23546546 / 23546507 cine@uc.cl
Mi a D, 16, 19 y 21.30 hrs. Entrada general: $2.500. Convenios 2×1

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados