Cultura


“Testosterona” A la Tocco le faltan “bolas”

ARCHIVO | Agencia UNO
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

“Inyéctate testosterona” le grita Antonio (Jaime Omeñaca) a Miki (Cristina Tocco), en la comedia en que la actriz interpreta a una aspirante a la dirección de un periódico, cargo que él debe dejar por enfermedad.

Es decir, que la mujer compita por el puesto como si fuera hombre, con agresividad, ayudada por todo el efecto virilizante de esta hormona que el cuerpo masculino produce veinte veces más que el femenino.

En realidad, cuando Antonio le dice a la mujer que le faltan “bolas” para el cargo, no es más que una metáfora que la autora mexicana Sabina Berman (“Entre Villa y una mujer desnuda”) utiliza para asociar el ejercicio del poder a lo masculino, en esta adaptación chilena de una obra estrenada en México, en 2014.

Y, al mismo tiempo, para poner en esta disyuntiva a Miki, subdirectora del diario, mujer sensual y curvilínea que privilegia el diálogo y el trabajo en conjunto por sobre la dictadura laboral, rasgos que son vistos como debilidades en un ejecutivo tradicional.

Sencilla eficacia

No es primera vez que Cristina Tocco, también productora de esta comedia, aborda una temática tan relevante para ella como para la dramaturga, novelista y feminista mexicana.

En “Rosa de dos aromas”, de Emilio Carbadillo, y “Claro de Luna”, adaptación del libreto de Terrence Mc Nally, la actriz -una persona desenvuelta y de mente amplia- ha hecho algo suyo cómo la mujer enfrenta el machismo y/o defiende su identidad de género.

Un tema vigente y de carácter universal que en este montaje se diversifica y nutre luego que la dramaturga suma otros conflictos cotidianos.

En pocas horas, durante la noche previa a la Navidad hasta la mañana siguiente, Antonio y Miki, dos viejos amigos y colegas, desarrollan un viaje afectivo, erótico e intelectual, en el que se juegan formas de ser, juicios y prejuicios sociales sobre la relacion de pareja, el concepto de familia, las opciones sexuales, el funcionamiento empresarial, la muerte y la felicidad.

Incluso, la obra le da espacio a la ambición desatada y a la extorsión sexual, a través de un hombre que también quiere quedarse con el sillón del director.

Mateo Iribarren, director del montaje, al interior de un ambiente escenográfico funcional, sólo se preocupa de privilegiar la claridad del diálogo, que siempre resulta entretenido, cotidianamente desenvuelto y a buen ritmo.

La propuesta saca sonrisas al espectador –no carcajadas- cuando tiñe de ironía la confrontación emocional y de ideas, dando al conjunto una saludable credibilidad, a través del desarrollo sólido y sencillo de una historia con múltiples temas, que nunca cae en excesos melodramáticos.

De este modo, el montaje muestra a Cristina Tocco y a su acompañante jugándose no por una moda ni la estridencia, sino por dotar de una fuerza interna a los personajes de una comedia incisiva y entretenida, cien por ciento apropiada para los tiempos actuales.

Centro Mori Vitacura. Avda, Bicentenario 3800. Jueves a sábado, 21.00 horas. Jueves y viernes, $ 10.000; sábado, $ 15.000. Hasta el 26 de Marzo.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados