Rayén Araya: “Crisis de las instituciones: La Iglesia no se salva”

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

Reviso la prensa en esta jornada que ha sido muy noticiosa y en medio de notas sobre Caval, Saydex, Impuestos Internos, Penta, Sqm, etc, y larga lista de relaciones incestuosas entre la política y el dinero, me encuentro con otra nota sobre una relación incestuosa: los curas y la justicia.

El caso Karadima será inolvidable no sólo y evidentemente, para sus víctimas, sino también para todos los que vimos que los delitos cometidos se comprobaban ante la justicia ordinaria, sin embargo, ante los años de prescripción establecidos, el abusador quedaba impune. Convengamos que llevar una vida de oración y penitencia, no suena mucho a “castigo”. Eso fue lo que la iglesia dejó caer como sentencia sobre los hombros de Karadima. Solo eso.

Y los curas lo hicieron de nuevo. ¿Qué cosa? obviar la rendición de cuentas ante la justicia ordinaria, por las acciones cometidas bajo la sotana. Gerardo Joannon… sSpimos su nombre por el caso de las adopciones ilegales. Tremendo: menores de edad embarazadas a las que se les mentía en el parto de sus hijos, y diciéndoles que habían nacido muerto o fallecido en las primeras horas, se entregaban ilegalmente en adopción. La familia muchas veces, coludida con su guía espiritual, Joannon, quien les recomendaba hacer esto, era cómplice de un delito. Gerardo Joannon ha sido trasladado a Argentina.