Nibaldo Mosciatti: “El pastor Soto no está solo”

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

El pastor evangélico Javier Soto, que se ha hecho parcialmente famoso con sus ataques y agresividad, es la cabal expresión de un fanatismo intransigente e intolerante.

Soto hace uso de la libertad religiosa y la libertad de expresión. Lo paradójico es que, si alcanzara el poder, suprimiría esas libertades de las que hoy goza y usa.

El problema es que Soto no está solo. También en la política hay fanáticos y fanatismos, con sus biblias y verdades reveladas.