Rayén Araya: “Parlamentarios, la dieta que engorda”

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

El descontento ciudadano con la política es un hecho. Las encuestas lo confirman en cada una de sus entregas, lo que, para quienes no confiamos tanto en estas herramientas, puede no significar gran cosa, pero también se manifiesta en opiniones por redes sociales, conversaciones en las calles. La percepción no falla.

Claramente los políticos no se esfuerzan mucho por mejorar su relación con el electorado: pasamos de declaraciones desubicadas, subidas de tono, a los garabatos, insultos de ida y vuelta, peleas, gestos, y más, algunas a través de los medios, otras en el congreso, o en los comités políticos. Pura farándula política.

Sin embargo, como esta historia se titula “desaprovechar oportunidades” esta semana dejaron pasar una nueva. El reajuste al sector público del 6% desató una nueva polémica porque incluye un alza en los salarios de altos cargos del gobierno: la Presidenta, los ministros, subsecretarios y… parlamentarios. Para estos últimos, el alza se traduce en aproximadamente 500 mil pesos. Nuevamente algunos diputados criteriosamente pidieron que esta categoría de empleados públicos no fueran considerados para el reajuste, pero la respuesta fue: es inadmisible, solo podría ser presentado como una moción presidencial, cosa que no ha ocurrido…