El hábito esencial para combatir la flacidez

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

En la mañana, muchos andan tan apurados que sólo se preocupan de llegar a la hora al trabajo y omiten una práctica realmente esencial para combatir la flacidez: Tomar un buen desayuno. Aunque algunos piensan que incluso puede ser bueno saltarse esta comida porque creen que mientras menos se come, más delgado se está, esto es un terrible error.

Así lo afirma el doctor Salomon Jakubowicz, médico investigador en Endocrinología y columnista del portal de bienestar Salud180, quien explica porqué es tan fundamental alimentarse en la mañana.

Lee también: Nutricionista entrega consejos para comer más sano al desayuno y la once

“Quien cree que no desayunar baja de peso se está engañando. (El cuerpo) se come sus propias proteínas, se auto-devora. Al comerse la proteína de la piel: el colágeno, ocurre la flacidez”, afirma el especialista.

Tal como indica el experto, como consecuencia de la pérdida de colágeno, se reduce la elasticidad de la piel -dando pie a arrugas, flacidez y envejecimiento prematuro- y te vuelves más proclive a que te aparezcan hematomas (moretones).

En cambio cuando tomas un buen desayuno puedes experimentar los siguientes cambios:

- Disminuye la Ghrelina -también conocida como “hormona del apetito”- lo que hace reducir la ansiedad por los carbohidratos.
- Duermes mejor.
- Mantienes controlados los niveles de azúcar en la sangre, especialmente si sufres de hiperinsulinismo o diabetes.
- Incluso puede ayudar en el tratamiento de la infertilidad, caída del cabello y acné.
- Aumenta la producción del colágeno, por lo que tu piel lucirá más tersa.
- Disminuye la secreción de Cortisol (hormona del estrés), reduciendo dolores musculares y grasa abdominal.

Cuando no tomas desayuno, “lo peor ocurre cuando llega la tarde”, dice el médico. “El cerebro decide provocar los ataques de hambre que más engordan. Comer por ansiedad hace que, en la mañana del día siguiente, no tengas ganas de desayunar. Volviendo al principio de este círculo vicioso”, explica.

Por eso para disminuir la flacidez, procura desayunar dentro de los 60 minutos después de levantarte e incluir alimentos ricos en proteínas.

Lo ideal es que tu desayuno incluya comida sana y nutritiva como yogur, frutas y cereales enteros.

Según el académico de Nutrición de la Universidad Andrés Bello, Camilo Aburto, dentro de las ventajas de tomar desayuno, está la mejora en el rendimiento físico e intelectual, incrementando la concentración y productividad; además de ayudar a mantener un peso corporal adecuado, reduciendo la posibilidad de presentar enfermedades cardiovasculares.