La importancia de tener ‘los pies sobre la tierra’ en el ejercicio

  • 0
  • 0
  • 0

Visitas
Publicado por

¿Piensas en tus pies cuando haces ejercicio? Muchos no prestan atención al cuidado de éstos en el gimnasio o mientras se ejercitan, sin embargo, es en los pies donde cae gran parte del trabajo muscular para estar saludable con el resto del cuerpo.

Cuando te ejercitas de pie, éstos son la base de apoyo y la manera en la que están afecta el resto del trabajo. Si no permanecen estable “tendrás dificultados para realizar el ejercicio”, según BJ Gadddour, creador de la página Men’s Health StreamFIT, experto en entrenamiento metabólico y uno de los hombres más saludables de ‘todos los tiempos’ según la revista Men’s Health.

Este efecto se llama “irradiación muscular” y lo que postula es que los músculos que no trabajan en realidad están ayudando a los que sí trabajan, explica Gaddour.

“Cuando aprietas el puño no sólo contraes los músculos de la mano sino que la tensión se dispara hasta tu hombro”, lo mismo aplica a tus pies en un trabajo de piernas, por ejemplo. Cuando trabajas pantorrillas o muslos estás utilizando tus pies y en ellos recae gran parte de la presión, porque son quienes ayudarán a que el ejercicio realmente funcione.

“La mejor manera de crear tensión y una sólida base de apoyo es ‘atornillar’ los pies al suelo”, explica Gaddour. Debes presionar los pies en el suelo y “torcerlos como si estuvieras tratando de estirar o rasgar el suelo entre ellos”.

Lee también: El ejercicio que ayuda a los hombres a tener mejor sexo

Si vas a hacer esto debes tener en cuenta de que la distancia entre tus pies y el suelo sea mínima. “Si usas zapatos muy acolchados puedes sabotear la tensión que se está tratando de crear”, agrega.

El especialista expresa a la revista MensHealth que la mejor opción para calzado a la hora de hacer ejercicio es el minimalista. Sin embargo, si estás acostumbrado a poner tus pies sobre zapatos acolchados “es necesario darles tiempo para adaptarse a un menor apoyo”.

El profesional recomienda que el calzado tenga entre 4 a 5 milímetros de caída o sólo usar zapatos minimalistas durante la segunda mitad del entrenamiento.

Las zapatillas minimalistas cumplen la función de propiocepción de los pies y permiten que se muevan de una manera completamente natural.

Lee también: Los 7 ejercicios que queman más calorías

¿Cómo saber si mis zapatillas cumplen esta función? Fácil. El sitio Run Fitners aconseja doblar el calzado y si se logra de una manera fácil es porque es el adecuado.

El talón no debe tener una altura mayor a la punta, ya que esto te hará correr de una forma no saludable. La suela debe ser fina, ya que las terminaciones nerviosas de los pies se conectan con el cerebro para que el cuerpo reaccione a lo que estás pisando y así permanecer en una postura adecuada.

Esta técnica ha tenido resultados favorables incluso en el mundo de la competición profesional. En el libro Running with the Kenyans, el escritor Adharanand Finn repasa los logros de Faith Kipyegon, una corredora profesional que corrió descalza y ganó en trama en Punta Umbría en el campeonato del mundo júnior de cross en el 2011, también Zola Budd quién ganó en 1985 y 1986 sin usar zapatillas para que sus pies estuvieran en contacto 100% con la tierra.

chrishunkeler (CC)

chrishunkeler (CC)

En 2010, la Universidad de Harvard publicó un estudio en el que contrasta la competencia entre personas que corren con zapatillas y quienes lo hacen a pie descalzo.

Una de las conclusiones de la investigación es que quienes corrían y mantenían el contacto con la naturaleza a pies descalzos eran menos propensos a tener lesiones e incluso podrían correr más rápido.

En el estudio las personas que utilizaban zapatillas minimalistas o simplemente no usaban nada eran capaces de aterrizar cómodamente y de forma segura, según explica el sitio de salud y ejercicios Rei.