El delantero del Chelsea Romelu Lukaku solicitó a los CEO de las empresas de redes sociales como Twitter o Instagram una reunión con los referentes de los clubes de la Premier League para encontrar una solución al racismo y la discriminación que viven jugadores de fútbol tanto masculino como femenino y también hinchas.

Lukaku, que ha sufrido racismo en reiteradas ocasiones, ha tomado la bandera de la lucha contra el racismo en el fútbol mundial.

En entrevista con CNN, el ariete del Chelsea aseguró que “los capitanes de todos los equipos deberíamos tener una reunión con los CEOs de Instagram, los gobiernos, la FA (Asociación de Fútbol) y el PFA (Asociación de Futbolistas Profesionales) para sentarnos alrededor de una mesa”.

“Pienso que todos deberíamos tener una reunión grande y hacer una conferencia para hablar de cosas que queden determinadas para proteger a los jugadores, pero también a los fanáticos y a los jugadores jóvenes que quieren ser profesionales”, complementó.

Si bien en las redes sociales han intentado combatir los mensajes de odio censurando o limitando los comentarios, el futbolista cree que se pueden hacer más cosas.

“Al final el fútbol es entretención, debería ser entretenido. No puedes matar el juego por discriminación. No puede ser que hayan lugares en los que te sientas inseguro por la opinión de gente sin educación”, dijo el exInter de Milan.

“Si quieres detener algo, uno realmente lo puede hacer. Nosotros como jugadores podemos decir ‘si, vamos a boicotear las redes sociales’, pero pienso que esas compañías (de redes sociales) tienen que venir y hablar con los equipos, con los gobiernos o con los jugadores y encontrar una forma de que esto pare porque creo que realmente pueden hacerlo”, pide.

Además, también se refirió a la campaña impulsada por el dueño del Chelsea Roman Abramovich, que busca luchar contra el racismo en el fútbol. La campaña “No To Hate” (No al odio) empezó luego del abuso y discriminación que sufrió Reece James en enero de este año.

Lukaku cree que “ahora, desde el dueño hasta nosotros, como club…estamos realmente poniendo un precedente y tomando una posición de que estas cosas no pueden ser toleradas”.

Respecto a las manifestaciones de los jugadores, Lukaku cree que el poner la rodilla sobre el césped antes de los partidos ha perdido un poco el sentido.

“Pienso que podemos tomar posiciones más fuertes. Sí, estamos poniendo la rodilla en el piso pero al final todos aplauden y a veces después del juego vuelves a escuchar insultos”, concluye.