¿encontraste un error?
avísanos

"Buscaba en Google cómo suicidarme": el infierno del extenista Robin Soderling en su mejor momento

Perfil
Por Javier Zamorano
La información es de Perfil

Una cruda confesión es la que realizó el extenista sueco Robin Soderling, recordado por sus finales en 2009 y 2010 en Roland Garros y haber alcanzado en 4° lugar en el ranking ATP.

Y es que la vida de un deportista de élite a la vista del resto de los mortales parece pasar por ganar más o menos títulos o más o menos plata.

Pero muchas veces esconden una historia detrás, no solo por su origen y su sacrificio para llegar a ese lugar de privilegio, sino también sobre cómo convivir con el éxito y la presión, y esto se potencia en un deporte individual y tan mental como el tenis. Y la confesión de Soderling sobre los ataques de pánico y ansiedad sufridos expone esta realidad de una manera muy cruda.

“Tenía ansiedad constante, me roía por dentro. Me sentaba en el apartamento y miraba al vacío sin entender, el ruido más pequeño me provocaba pánico. Cuando una carta caía sobre el felpudo, me entraba tal pánico que caía al suelo”, partió contando el sueco a Verano en P1.

“Si sonaba el teléfono, temblaba de miedo. Llegué a buscar en Google cómo suicidarme. Cualquier cosa era mejor que esta vida en el infierno”, agregó el retirado jugador.

Soderling ganó diez títulos ATP en su carrera y atravesó su mejor momento entre 2009 y 2011, alcanzando el cuarto puesto del ranking en noviembre de 2010, con dos finales consecutivas en Roland Garros y una victoria sobre el imbatible Rafael Nadal en el polvo de ladrillo parisino incluidas.

Pero ese éxito, lejos de disfrutarlo, lo terminó padeciendo, autoexigiéndose de manera desmedida: “Solo había tres jugadores con los que podía perder, al resto tenía que ganarles, si no me sentía mal, fracasado, un perdedor”, complementó Soderling.

En julio de 2011, después de ganarle a David Ferrer la final del Abierto de Bastad, su último partido profesional, manejaba de vuelta a su casa en Montecarlo cuando empezó a caer en “un abismo negro sin fondo”, un malestar que empeoró un mes más tarde, antes de jugar el US Open.

“Me entró pánico, empecé a llorar. Lloraba y lloraba. Volví al hotel y me tiré en la cama, cada vez que pensaba en salir a la pista, entraba en pánico. Por primera vez sentí que independientemente de cuanto quisiera, no podía, ni aunque me pusieran una pistola en la sien”, cerró el ex 4° del mundo.

Suicidio
Si necesitas ayuda psicológica especializada o conoces a alguien que la requiera, el Ministerio de Salud tiene un teléfono de ayuda atendida por profesionales todos los días del año y las 24 horas, en el 600 360 7777. Si no tienes saldo puedes pedir que te llamen de vuelta aquí
URL CORTA:
URL Corta:

Tendencias Ahora

Comentarios

ADLP

El Bombardero desafía a Federer y descubre sus miedos: las arañas y la montaña rusa

Álvaro López y nexo con Felipe Camiroaga: "Fue una extraña y terrible coincidencia"

Landerretche revive criminal atentado y revela increíbles anécdotas al mando de Codelco

MÁS NOTICIAS