Cultura
Mauricio Electorat: Crónica de un sobreviviente entre el destierro y la culpa
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No hay que mirar a los muertos, el √ļltimo libro de Mauricio Electorat, es el relato de un escritor de ‚Äúnovelas de quiosco‚ÄĚ (pp 86) que vive entre su vida parisina (producto del exilio de sus padres) y sus recuerdos de infancia, entre la culpa por la muerte de su madre y la falta de sentido de su vida.

El centro de Santiago es lo √ļnico rescatable de esta ciudad de arribistas, ignorantes, delincuentes, maleducados, insaciables‚Ķ (pp 28)

De una escritura fluida, concisa, directa, sin rellenos ni frases grandilocuentes y una sobriedad que remiten a algunos de nuestros poetas -varios de los cuales cita en su texto-, Electorat construye un texto que indaga en la identidad, en el sentido de la vida, en los afectos, en las culpas.

No hay que mirar a los muertos (Tajamar Editores) es un texto breve (151 páginas que se leen rápido) y profundo, que logra emocionar de manera profunda, donde cuestiona en temas esenciales de un país actual.

Quiero decir, no hab√≠a empleadas puertas adentro como en Chile‚Ķ ‚ÄúPuertas adentro‚ÄĚ, curiosa expresi√≥n, si alg√ļn d√≠a escribiera un ensayo sobre Chile, sobre la cultura o la ideolog√≠a chilena, deber√≠a llamarse as√≠, no Puertas al campo como el de Octavio Paz, sino ‚Äúpuertas adentro‚Ä̂Ķ todo en Chile es ‚Äúpuertas adentro‚ÄĚ, los chilenos somos ‚Äúpuertas adentro‚ÄĚ, entre cordillera y mar, hielo y desierto, en nuestro peque√Īo barrio, con nuestra familia, los amigos de la familia, los t√≠os y las t√≠as‚Ķ (pp 44)

Casi al final, Electorat (que fue el encargado de Cultura en la √ļltima campa√Īa presidencial de Marcos Enr√≠quez-Ominami) se permite hacer una recomendaci√≥n que debi√©ramos considerar:

La vida es mucho m√°s sencilla de lo que imaginamos, ¬Ņpor qu√© complicarla? Todos los escritores, todos los artistas, todos los inventores, ni qu√© decir tiene los pol√≠ticos, todos los grandes egos deber√≠an dedicarse alg√ļn tiempo a manejar un taxi. El mundo ser√≠a mucho mejor, sin duda. (pp 135)

Mauricio Electorat, Premio del Consejo del Libro y la Lectura (1995 y 1999), Premio Municipal de Literatura (1995 y 1999), Premio Biblioteca Breve (2004), Prix Rh√∂ne Alpes, tiene una gran virtud: A pesar de su renombre publica poco (‚Äúgran pecado editorial‚ÄĚ). As√≠, escribiendo lo que realmente quiere publicar es un verdadero placer leerlo.

No hay que mirar a los muertos
Los desconocidos no devuelven el saludo
No hay que mirar a los muertos
Quien los mira una vez, se va con ellos

(Armando Rubio)
(pp 98)

Tendencias Ahora