Cultura
Cr√≠tica de Teatro: “El gato con ojotas”
Publicado por: Leopoldo Pulgar
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

De vez en cuando algunos títulos clásicos son modificados para ver cómo se acomodan los códigos originales de una historia y una escritura a una realidad social y local diferente.

Sucede con ‚ÄúEl gato con botas‚ÄĚ, recopilado en 1697 por el franc√©s Charles Perrault (1628-1703) y difundido en el libro ‚ÄúCuentos de mam√° ganso‚ÄĚ.

La versi√≥n de Teatr√≥polis Gentil (‚ÄúEl quitasol rojo”, ‚ÄúTrue west‚ÄĚ, ‚Äú525 l√≠neas de Parra‚ÄĚ) es dirigida por Freddy Huerta Sierra, el tony Marraqueta, compa√Ī√≠a que lleva 15 a√Īos de vida combinando recursos teatrales y circenses.

Esta vez, el grupo sube al escenario una especie de primo hermano del famoso y astuto felino que, en esta ocasión, no utiliza las tradicionales y elegantes botas caballerescas.

‚ÄúEl gato con ojotas‚ÄĚ (Sebasti√°n Lazcano) luce nada menos que ese humilde y popular calzado campesino que se fabrica con pedazos de suela o trozos de neum√°tico. Junto con emular a su pariente lejano, exhibir√° una personalidad propia.

Tambi√©n se modific√≥ el perfil de todos los personajes que lo acompa√Īan, el ambiente humano y social en que se mueve y, sobre todo, el sentido y los valores √©ticos que se proponen.

Huérfanos y herederos

Un primer cambio se produce en el protagonista humano. El hijo menor de un molinero que recibe omo hercencia un gato que enga√Īa al rey dici√©ndole que su amo es el Marqu√©s de Carab√°s, para subirle el pelaje social al hu√©rfano y casarlo con su hija, en la versi√≥n chilena es reemplazado por la desafortunada Rosita.

La actriz Kjesed Faundes se encarga de mostrar la calidez y simpat√≠a de una sencilla ni√Īa de campo que siente de verdad la soledad y se aflige por su futuro.

Pero a diferencia de su modelo, se conforma con el pobre y humilde gato que le tocó como patrimonio, sin imaginarse que también le ayudaría a cambiar su vida.

A su vez, el ogro que el gato con botas devora para apropiarse de su castillo, para después decirle al rey que pertenece al falso Marqués, ahora es un parcelero que anda en busca del amor.

De este modo, la obra se aleja del enga√Īo y la ambici√≥n del relato original. En este pasaje, el de las botas confunde y enga√Īa al ser mitol√≥gico de aspecto humano, aprovech√°ndose de la vanidad ajena y de la capacidad que ten√≠a para transformarse en le√≥n y en el rat√≥n que se comi√≥.

La astucia es un elemento com√ļn en ambos gatos. A esta cualidad el montaje teatral le agrega al que usa ojotas conductas y sentimientos bondadosos, y aunque lo define como una gato g√ľi√Īa, subraya los gestos de amistad, presentes en todo lo que hace para beneficiar a Rosita.

Teatrópolis Gentil

Teatrópolis Gentil

Mezcla de recursos

En el terreno esc√©nico, la visualidad se acomoda a las im√°genes convencionales que se tienen del campo. La escenograf√≠a alude al frontis de una casa-castillo, con sus puertas y ventanas, todo bien colorido, lo mismo que la tradicional pollera campesina de Rosita (Dise√Īo de Cecilia C√°rcamo).

Como es de esperar, el parcelero enamorado que interpreta Huerta recoge en toda su dimensi√≥n las caracter√≠sticas correspondiente al payaso. E, igual que todos los personajes, utiliza la rima en los di√°logos, adem√°s de constantes gui√Īos al p√ļblico que evidencian la opci√≥n de buscar complicidad rompiendo la denominada ‚Äúcuarta pared‚ÄĚ.

La m√ļsica en vivo (Juan Bustamante) dialoga de manera permanente con la obra y es un recurso fundamental que enfatiza el tono festivo y cr√≠tico del relato esc√©nico.

Leopoldo Pulgar

Leopoldo Pulgar

En suma, gracia y cercanía provoca esta producción, también risas y carcajadas a partir del predominio de los gestos de comicidad que se relacionan con lo ingenuo, la astucia y torpeza, elementos que, finalmente, configuran seres humanos corrientes y presentes.

Leopoldo Pulgar Ibarra
Periodista

Centro Mori Bellavista. Constitución 183. Domingo, 12:00. $ 4.000 y $ 2.500. Desde el 12 de octubre.

Tendencias Ahora