Fotografía: Contexto | Agencia UNO

0 visitas |


  • El organismo fiscalizador detectó que hubo funcionarios que recibieron viáticos, pese a que estaban de vacaciones, licencia médica o bien estaban en lugares geográficos distintos a La Araucanía. Básicamente concurrieron a reforzar en labores investigativas en el “conflicto étnico”, como lo denomina la institución. Los antecedentes fueron derivados al Ministerio Público para que evalúe si incoa una investigación penal. El informe íntegro lo revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    La Contraloría ordenó a Carabineros recuperar más de $249 millones en viáticos pagados de manera irregular a funcionarios que operan o han sido destinados a labor de apoyo policial en La Araucanía. Algunos los recibieron, detalla el informe del organismo fiscalizador, estaban con licencia, vacaciones, como también uniformados que se hallaban en lugares geográficos a los ordenados por la autoridad.

    La entidad de control advirtió que de no recobrar el monto iniciará un “juicio de cuentas” para que la plata vuelva a las arcas fiscales.

    Auscultando el período comprendido entre 2012 y 2018, el ente revisor encontró que de 238 servicios correspondientes a 267 policías, no existía un registro para las labores encomendadas en las zonas del país donde fueron dispuestos.

    En la misma línea, auditó 3.467 cometidos de 445 funcionarios cuya destinación no constaba en el sistema.

    Lea el informe completo

    A renglón seguido acreditó 468 trabajos de 120 uniformados se desarrollaron en regiones distintas “que dieron origen al pago de viáticos”.

    “El monto de los viáticos pagados asociados a este asunto asciende al monto total de $12.548.094”, se lee en el documento.

    En tanto, 16 carabineros recibieron plata pese a que estaban con permiso, usando su feriado legal o bien con licencia médica.

    Parte de los cuestionamientos administrativos descubiertos por la entidad revisora, apuntan la falta de análisis de la cuenta rotulada como “anticipo de viáticos” para el reforzamiento de servicios (y) labores investigativas” del “conflicto étnico”, como lo denomina la institución.

    A lo anterior se suma que para la entrega de dinero tampoco se crearon expedientes, documentos inexcusables para mantener control financiero y administrativo de los fondos fiscales.

    Otro acápite de la indagatoria también indica que hubo falta de respaldo documental a las solicitudes de incremento de recursos a la Dirección de Presupuestos (Dipres).

    Según el órgano revisor, la Dipres ha emitido instrucciones claras sobre la materia que la institución al menos obvió.

    El organismo hace mención: “Todo ello con la finalidad de mitigar el riesgo de que dichos fondos no sean utilizados para los fines solicitados y que se generen operaciones irregulares, ilícitas o fraudulentas que podrían atentar contra el buen uso de los fondos públicos”, advierte el documento.

    Por lo anterior, los antecedentes fueron derivados al Ministerio Público para que resuelva si incoa una investigación penal.

    Sueldos

    Otro problema interno de Carabineros fue la ausencia de un “control estandarizado” para las comisiones de servicio, lo que no permite “detectar oportunamente las operaciones inusuales o sospechosas (…) o bien que no se materializaron”.

    La Contraloría recomendó además que Carabineros deberá -“en lo sucesivo”- considerar el aumento de sueldo que cada año beneficia a los miembros de la institución que reciben este subsidio, “no afectando así las sumas que dichos servidores reciben (…)”.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)