Fotografía:

0 visitas |


  • El perseguidor oriente Andrés Iturra realizó, previa autorización judicial, una serie de interceptaciones telefónicas. En una de ellas dos hombres conversan sobre el fusil de asalto y le ponen precio para la transacción. “Joaquín”, le dice a Matías que el fusil es ruso y que le pertenece a su hermana que habría militado en el MIR. Matías asegura que en su familia hay varios militares, entre ellos uno que llegó a general, a quien le ha vendido varias armas. La preocupación del Ministerio Público y la policía cambió, cuando en otra grabación se escucha que Joaquín habla con “Matta” y le comenta que está buscando más armas para proveer a “terceros” cuando se reinicie el estallido social. El documento con las escuchas lo revela la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    La Brigada Investigadora del Crimen Organizado de la PDI (Brico) tiene en la mira a un sujeto que está comprando armas en el mercado negro, con el fin de abastecer “a terceros” para cuando se reanude el estallido social en marzo próximo.

    La conclusión corresponde a información contenida en una indagatoria secreta que realiza el fiscal oriente Andrés Iturra, a cuyo contenido accedió la Unidad de Investigación de Radio Bío Bío.

    Lea el documento del Ministerio Público

    Todo comenzó hace pocas semanas cuando la Brico dio con la información de la venta de un fusil AK-47 ruso con un cargador de 36 balas por un millón y medio de pesos que, según las pruebas que se han levantado, habría pertenecido al MIR.

    Gracias a escuchas telefónicas -autorizadas judicialmente- se estableció que “Matías” mantenía una deuda en dinero con “Joaquín” y en ese contexto de la conversación apareció el fusil de asalto.

    Matías le pregunta a Joaquín por qué posee un arma de esas características, recibiendo como respuesta que su hermana había pertenecido al MIR y que en su familia hay varios militares por lo que el arma era parte de un decomiso “para la época del 73”.

    En la transcripción de la escucha, se lee: “Matías le consulta Joaquín si es que ella lo quiere vender por lo que Joaquín indica que sí y que el “Hueón” (como llaman al AK-47), no es “chino”, es RUSO, que es de verdad y que este “Hueón” lo requisaron para la época del “73” (…) y que un tío abuelo se lo quedó”, se lee en el documento que maneja la PDI y Fiscalía.

    Luego de ello fijan un posible precio de un millón y medio. Joaquín quedó en avisarle si su hermana estaba de acuerdo en la transacción.

    La indagatoria se había iniciado en la Fiscalía Sur como una de las tantas por tráfico de armas del hampa, pero el caso debió ser trasladado a la zona oriente, que es donde viven Matías y Joaquín.

    El 2 de febrero pasado ambos vuelven a sostener una conversación, la que nuevamente la grabó de forma íntegra la PDI.

    Matías le dice a Joaquín: “(…) no sé si llamarlo camarada o compañero, si las dos son comunistas”, a lo que Joaquín le corrige indicándole que “camarada” no es de comunista y (…) le señala “camaradas de armas”, dando a entender un tono de expresión militar.

    Matías, incluso comenta que a un tío que llegó a general del Ejército le vendió un fusil Mauser y un Garand M1 “y los tiene todos inscritos como armas de colección”.

    “Joaquín indica que él lo tiene (AK-47) en su casa, (…) con un cargador y treinta balas”, sigue el documento. Ambos acuerdan en encontrarse para hacer la transacción.

    Sin embargo, la semana pasada, la Brico interceptó una llamada preocupante que iba más allá de la compra de un arma para una banda criminal.

    Matías hablaba por teléfono con un sujeto al que llama “Matta”, se lee en el documento que preparó el Ministerio Público con la información de la Brico, “donde además da cuenta (..) que busca obtener más armas con el objeto (…) de abastecer a terceros para el mes de marzo por el estallido social”.

    La conclusión anterior fue usada por el fiscal Iturra para conseguir mayores medidas intrusivas ante el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago.

    En el documento de solicitud del perseguidor penal no identifica de qué tendencia podrían ser esos “terceros”, pero Matías tiene parientes militares y Joaquín en la izquierda de los 70’s.

    Recordemos que a nivel de inteligencia se ha alertado de un “posible” recrudecimiento en marzo de los enfrentamientos en el contexto del estallido social. Incluso algunos han alertado de la aparición de grupos de ultraderecha que entrarían en acción.

    Uno de los puntos que se ha levantado dentro del análisis es la venta de armas que funcionan con balines en armerías de calle Bulnes, en Santiago.

    Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)