Fotografía:

0 visitas |


  • Francisco Orrego Bauzá entregó su memoria en 1991, en la que usó de forma textual y sin citar, párrafos y hojas completas de la memoria que realizó -en 1989- la entonces estudiante Pabla Gaínza Aragonés en la Universidad Católica de Valparaíso. La Unidad de Investigación de Radio Bío Bío comparó ambos textos y acreditó que el directivo utilizó sin la debida referencia 126 páginas. Ello sin contar que en 128 hojas usó las mismas citas, en relación al orden de escritura usado por Gaínza. El caso fue expuesto por este medio al presidente del Colegio de Abogados, al titular de Chile Transparente y a una académica de la UDP, sin dar a conocer que se trataba del ejecutivo de Televisión Nacional para no mediar respuestas. Todos coincidieron en que revela una grave falta a la ética. Orrego Bauzá, después de requerir en varias oportunidades una versión, se reunió con la afectada hace algunas semanas y le entregó su explicación del hecho. A través de una entrevista vía e-mail, aseguró no haber cometido ninguna irregularidad: “Lo que ocurrió fue un error involuntario al momento de transcribir los borradores”.

    El actual presidente del directorio de TVN, el abogado Francisco Orrego Bauzá, obtuvo nota 7.0 cuando realizó su tesis en la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica (PUC). Su profesor guía fue el destacado constitucionalista y ex presidente del Tribunal Constitucional (TC), José Luis Cea Egaña, quien elogió en 1991 el trabajo de su alumno, cuando redactó su informe a la comisión evaluadora.

    “La memoria se haya redactada con claridad y pulcritud, estructurada en secuencia lógica, evidenciando una labor minuciosa de recopilación, ordenamiento y apreciación (…) el sr. Orrego logró en su tarea temática (…) una investigación de elevada jerarquía (…) un aporte elogiable para el conocimiento”, escribió Cea Egaña (revise acá su comentario completo).

    Orrego Bauzá es hijo de hijo de Francisco Orrego Vicuña, exdiplomático, Premio Nacional de Humanidades 2001 y juez ad hoc de Chile en el litigio con Perú en La Haya, entre otros méritos. De allí que su trabajo debía estar a la altura de las circunstancias.

    Por ello, presentó una memoria de carácter recopilatorio que consta de 3 volúmenes y 757 páginas que hoy almacena la biblioteca de la Facultad de Derecho, ubicada en la casa central.

    De cubierta azul y letras doradas, se titula: “Los tratados internacionales en la Constitución Política de la República de Chile de 1980”.

    Sin embargo, Orrego Bauzá guarda un secreto que pocos conocen. Una parte importante de su trabajo fue reproducido de uno confeccionado por su colega Pabla Gaínza Aragonés, quien realizó su memoria en 1989 en la Universidad Católica de Valparaíso (UCV), cuya extensión es de 212 páginas, descontando carátula e informe académico. El trabajo, por el que fue evaluada con un 6.0, se rotula: “La tramitación de los tratados internacionales en la Constitución Política de la República de Chile de 1980”.

    La Unidad de Investigación de Radio Bío Bío comparó ambos textos y acreditó que Orrego Bauzá reprodujo íntegramente, sin comillas ni con la debida cita, 126 páginas del trabajo de Gaínza, lo que significa un 59,43% de la memoria de esta última. Ello sin contar que en 128 hojas usó las mismas citas, en relación al orden de escritura usado por Gaínza.

    Visto de otro modo, lo utilizado sin cita por Orrego Bauzá significa poco más de 16% de su tesis entregada en la Pontificia Universidad Católica de Santiago.

    Revise parte de las tesis y pinche aquí. A la izquierda está Orrego Bauzá. A la derecha Gaínza Aragonés.

    Para que un egresado de derecho pueda titularse jurando ante el Pleno de la Corte Suprema, debe cumplir tres pasos anteriores: la práctica, la memoria y el examen de grado. La mayor dificultad la tiene este último, ya que es de carácter oral. Al respecto, Orrego Bauzá lo aprobó sin problemas.

    Pabla Gaínza, hoy socia en el estudio Carey y Allende como especialista en derecho inmobiliario, nunca supo del hecho, hasta hace algunas semanas. Este medio le exhibió tanto su memoria, como la de Orrego Bauzá indicándole en que páginas el contenido era el mismo. La abogada analizó la posibilidad de responder. Sin embargo, a través de un e-mail, indicó que no haría comentarios sobre el particular.

    Normas

    El actual reglamento interno de la PUC es claro respecto a la ocurrencia de este tipo de prácticas en su artículo 38 letra c, donde se establece que “plagiar u ocultar intencionalmente el origen de la información en investigaciones y trabajos en general”, es un “acto contrario a la honestidad académica”. Eso, sin contar la transgresión al código de honor de la casa de estudios (lea las normas aquí).

    En 1991 si bien no existía una normativa tan específica como la de hoy, exestudiantes de derecho de la UC de esos años, indicaron que la reproducción era sancionada administrativamente, ya fuese en las pruebas como en memorias de título.

    Por esta razón, si alguien se hubiera percatado del hecho, Orrego Bauzá habría enfrentado una investigación interna y una eventual sanción, de haberse probado el hecho.

    En la web de la PUC, recientemente, se incluyó una sección donde gráficamente se explican los tipos de plagio y se agrega un medidor. (Vea las normas)

    En la misma plataforma, la casa de estudios explica que “cuando se comete plagio, no sólo se está atentando contra un código moral implícito de engaño contra el lector, sino que también tiene sanciones legales”.

    En Chile, la Ley de Propiedad Intelectual establece, en su artículo 79 bis, que el plagio puede ser condenado con reclusión menor, pero también el responsable podría enfrentar una sanción de carácter pecuniario, con multas que van desde las 10 a 1.000 Unidades Tributarias Mensuales (UTM). Actualizado a 2018, los montos irían desde los 466 mil pesos a poco más de 46 millones en moneda nacional.

    Ahora bien, para que se iniciara una acción penal, el afectado debería recurrir judicialmente.

    Radio Bío Bío intentó obtener una versión del decano de Derecho de la PUC, Carlos Frontaura, pero hasta el cierre de este reportaje, no hubo respuesta. Lo propio se realizó con el profesor guía de Orrego Bauzá, el constitucionalista José Luis Cea Egaña,. En una primera oportunidad indicó que se encontraba en Estados Unidos. Apenas arribó al país, este medio intentó nuevamente acceder a una versión, pero no contestó.

    Expertos coinciden

    Lidia Casas, académica de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales (UDP), ha estado a cargo de la coordinación académica con profesores guía de tesis y tesinas. Dentro de esa labor, dijo, se ha enfrentado a casos de reproducción y plagio.

    “Hay de distinto tipo. Van desde aquellos que son copias textuales, otros donde el estudiante se ha apropiado de las citas de otro e incluso aquellos que citan libros en otros idiomas, por ejemplo. Hoy con la internet, hay más facilidad para plagiar, pero también hay más herramientas para descubrirlo”, dijo.

    Sin mencionarle la identidad de Orrego Bauzá, la profesional explicó que una situación donde una parte de la tesis fue reproducida sin cita, “es inaceptable”.

    En la misma forma que a Casas, este medio exhibió las memorias al presidente de Chile Transparente, el abogado Alberto Precht. El profesional aseguró que cualquier reproducción sin cita, puede acarrear problemas legales en materia de propiedad intelectual, pero a su juicio -en el ámbito académico- son las entidades educacionales las que deben adoptar las medidas.

    “Cuando copias una obra, lo que estás haciendo es robar contenido que elaboró otro con acuciosidad para un objetivo determinado. Ahora bien, si estamos hablando de una gran parte de una obra anterior, que no es citada, que es un calco, estamos hablando de una extrema gravedad ética, por lo menos”, explicó Precht.

    Destacó que en el aula es importante que los profesores revisen los límites que en esta materia le entregan a los alumnos. “Yo tengo una frase en mi clase: el que copia es un ladrón. Y así parto todas las pruebas”, planteó.

    Ética y estética

    En conversación con este medio, el presidente del Colegio de Abogados, Arturo Alessandri Cohn, señaló que “la ética y la estética” son relevantes en el comportamiento de un abogado, particularmente en un mundo donde los estándares de probidad han subido.

    “Este es un temazo (…) respecto de personas que tienen una ubicación en la sociedad. No digamos el gobierno. Puede ser un medio de comunicación, un equipo de fútbol, un actor, cualquier cosa. Un presidente de una asociación gremial. Esas personas están expuestas en sus conductas, porque hay redes sociales, transparencia, mucha información. Hay un cambio cultural muy potente”.

    Esa persona que tiene un lugar en la sociedad, como usted dice, si se descubriera que copió parte de su tesis, ¿debería dejar su cargo?

    “No conozco el caso, pero creo que le afectaría mucho. Y no me extrañaría que eso produjera varios efectos. Si uno está diciendo que lo que es no lo es, entonces hay ahí una sanción. No hay justificación. Uno puede cometer errores, pero el momento para haber enmendado eso ya pasó. Y nunca se enmendó. Es muy delicado. Imagen y credibilidad son parte de nuestra profesión. Si uno quiere dedicarse a los temas públicos, en cualquier faceta, en la política, dirigente de algo, alguna figuración (…) porque nuestra profesión está fundada en un pilar que es la confianza.

    ¿Árbol que nace torcido vive torcido?

    Depende de la torcedura. Es un antecedente negativo en su hoja de vida. Sucede que normalmente estos antecedentes no afloran. Afloran más bien después de muchos años y ahí afecta la credibilidad y la imagen de esa persona y deja mal parado a los abogados (…) Por eso es que el tema de las buenas prácticas entra a jugar un rol.

    Anteojos azules

    Cuando en abril pasado el Presidente Sebastián Piñera designó como cabeza de TVN a Orrego Bauzá, tuvo varias razones para hacerlo. El abogado es un hombre relativamente conocido en el mundo político. De hecho, es primo del exintendente de Santiago, Claudio Orrego. Sus redes en la UDI, en tanto, cruzan de lado a lado y van desde Pablo Longueira, en los llamados “coroneles”, hasta la disidencia, con Jaime Bellolio.

    También tiene experiencia en gobierno corporativo y gestión, tema importante para el Ejecutivo, que busca reducir las pérdidas de la señal estatal, las que hasta ahora alcanzan casi 9 mil millones de pesos. Eso sin contar que, en 2017, por la vía de una ley se aprobó en el Congreso Nacional una inyección de capital por 65 millones de dólares para evitar la quiebra de la estación.

    En la primera entrevista que concedió a El Mercurio, Orrego Bauzá fue claro en el sello que buscaba imponer para sacar a TVN de la crisis financiera: austeridad, diálogo, gestión, pero sobre todo, transparencia.

    La hoja de ruta, sin embargo, giró drásticamente el martes 17, luego que Radio Bío Bío revelara un informe interno de TVN, donde se cuestionaba el contrato del director ejecutivo del canal, Jaime de Aguirre, quien recibe 18 millones de pesos mensuales de sueldo y una cláusula de salida por otros 72 millones, que no habría sido informada al directorio. (Lea la crónica aquí)

    De allí en adelante, para Orrego Bauzá todo ha sido cuesta arriba. Los directores de oposición, Máximo Pacheco (PS), Francisco Frei (DC) y Antonio Leal (PPD), lo acusaron de filtrar la información, como también de construir una estrategia fuera de las normas de TVN para sacar del cargo a Jaime de Aguirre. Por esta razón iniciarán acciones judiciales en los próximos días.

    En conflicto ha seguido escalando y tal como lo reveló este medio, en La Moneda se estaría barajando la tesis que para terminar con la crisis, tanto Orrego como de Aguirre podrían dejar sus cargos.

    “Estamos en presencia de un error de cita”

    Después de varios intentos, Francisco Orrego Bauzá accedió a responder un cuestionario enviado vía correo electrónico por este medio.

    En la entrevista, insistió en que el problema se circunscribe a un error citas y no de reproducción o plagio. El directivo agregó que un problema de salud que sufrió su esposa a principios de los noventa influyó en el olvido de las referencias en el texto de su memoria.

    Asimismo, explicó que el hecho en ningún momento lo afecta para seguir a la cabeza del directorio de TVN. “Si haber incurrido en un error de cita, a los veintitantos años, me inhabilita para presidir el Directorio de un medio, la respuesta es no”.

    ¿Porqué hay una parte de su memoria de título reproducida y sin cita? ¿A qué atribuye eso?

    La memoria fue realizada hace casi treinta años, consistía en un trabajo de investigación, recopilación, selección y sistematización de publicaciones relacionadas con el tema de los tratados internacionales y su regulación en la Constitución. Su entrega, como lo sabe toda la gente que me conoce, coincidió con una situación muy crítica de mi vida personal por la que tuve que trasladarme a vivir a Estados Unidos por cuatro meses. Antes de partir, junto con renunciar a mi trabajo en Libertad Y Desarrollo y a mi practica profesional, decidí encargar la entrega de mi memoria en la que había trabajado más de dos años a un familiar, para lo cual era necesario transcribir el tomo dos que faltaba, y en ese proceso se produjo el error que usted me señala.

    Entendemos que se reunió con Pabla Gainza hace algunas semanas. ¿De que trató el tema?

    Lo primero que quiero decir es que Pabla Gainza no tiene ninguna relación con esta materia, debido a que ella, se vio expuesta a estar en medio de una investigación periodística en la que no tiene arte ni parte. Dicho eso, efectivamente me reuní con ella apenas tome conocimiento, del error de cita, oportunidad en la que le explique el contexto y le ofrecí las explicaciones del caso las que fueron entendidas. El resto creo que forma parte de una conversación privada y humana, y le agradezco a ella que se hiciera el tiempo para recibirme.

    ¿Considera usted que un hecho como este le resta méritos para dirigir el Directorio de un medio?

    En absoluto. Estamos en presencia de un error de cita, de una parte de mi memoria que tiene mas de 750 páginas divididas en tres tomos, en una época en que no existía la facilidad de hoy para redactar y corregir tesis, las cuales demás está decir en nuestra carrera constituyen una exigencia mas bien formal ya que es el Examen de Grado, el que junto a la practica profesional te habilita para ser abogado.
    Ahora bien, contestando su pregunta, si haber incurrido en un error de cita, a los veintitantos años, me inhabilita para presidir el Directorio de un medio, la respuesta es no.

    ¿Cómo calificaría lo ocurrido con la tesis de Gainza? ¿Reproducción? ¿Plagio? ¿Olvido?

    Ninguna de las anteriores. Yo no he cometido ninguna irregularidad con mi memoria. Lo que ocurrió fue un error involuntario al momento de transcribir los borradores, que como le señalé corresponden a una época en que no habían computadores ni internet, y se trabajaba sobre la base de redactar de puño y letra en block de papel para luego transcribir.

    ¿Siente que traicionó la confianza de su profesor guía?

    A don José Luis lo conozco hace muchos años, ha sido mi maestro y de quién aprendí muchísimo. A el le consta que nuestra investigación, recopilación, selección y sistematización obedeció a un trabajo serio, el cual no tenía pretensión alguna. Traicionar a mi profesor guía habría sido omitir a sabiendas la cita y luego deliberadamente ocupar ese texto para hacer publicaciones, aumentar mi curriculum o postular a cargos, como otros tantos casos públicamente conocidos. Créame que hasta antes de su llamada no tenía noción alguna del error que usted me expuso.

    ¿Quién le allegó la tesis de Gainza?

    La verdad no tengo claridad de quién fue, pero probablemente debe haber sido mi padre, a quién le llegaban muchas publicaciones en atención a su calidad de experto en materias internacionales. Seguramente fue él quién luego de evaluar la calidad del trabajo de la autora, me debe haber recomendado incluirla en el trabajo de recopilación, por ser un aporte digno de considerar.

    Si los tomos 1 y 3 tienen perfectamente citado el contenido ¿Por qué la parte reproducida no?

    Permítame reiterarle que no estamos en presencia de una parte copiada, sino ante un error de cita. Dicho eso, y excúseme parecer repetitivo el trabajo de recopilación. se hacía a mano, con un lápiz, papel y liquid paper. En el caso del capitulo dos, el error estuvo en la omisión de una cita al momento de la transcripción.

    ¿Significa entonces que esa parte del trabajo no la realizó usted?

    La memoria tuvo por objeto hacer una recopilación de todo el material disponible a esa fecha sobre los tratados internacionales en el sistema constitucional chileno. Le dediqué más de 2 años de investigación y recopilación en diversas bibliotecas públicas y privadas, que quedaron reflejados en 3 tomos y más de 750 páginas, en una época en que casi no existía internet ni computadores personales. Tenga la certeza que de haber estado en Chile y sin la urgencia de casarme con la Pola, la transcripción y revisión del tomo dos la habría hecho yo y este error involuntario nunca habría ocurrido.

    Al pasar los años ¿cree usted que obró bien o que cometió un error garrafal?

    Mas allá de los calificativos, mi error fue no revisar su versión final porque en ese momento tomé una de las decisiones más importantes de mi vida: acompañar a mi novia enferma de cáncer a EEUU en una situación de urgencia, regresando recién a Chile meses después.Hoy volvería a tomar la misma decisión que hace ya 27 años atrás: dejarlo todo para dedicarme en cuerpo y alma para acompañar a quien luego sería mi primera esposa, y créame que lo haría todas las veces que fuera necesario, aunque ello me implique tener que enfrentar, casi 30 años después, la responsabilidad de mi decisión. Ahora bien, si pudiera hacer retroceder el tiempo, no le quepa ninguna duda que revisaría personalmente la memoria antes de su entrega. Pero Dios quiso otra cosa. En todo caso, le doy gracias por haberme puesto en el lugar correcto y en el momento correcto.

    El presidente del Colegio de Abogados de Chile A.G., Arturo Alessandri, hizo llegar una declaración pública a Radio Bío Bío para comentar su aparición en este reportaje:

    En relación a la publicación del reportaje sobre Presidente del directorio de TVN reprodujo parte de su memoria para abogado en la UC, estimo pertinente aclarar que mis opiniones fueron vertidas en el marco de preguntas sobre un caso hipotético en el cual se confrontaban dos textos y se consultaba si esto constituía o no copia o plagio.

    Mis respuestas se enmarcan en ese contexto, desconociendo absolutamente los detalles y circunstancias que explican cómo sucedieron los hechos. Con los antecedentes que hoy existen, mis conclusiones habrían sido diametralmente distintas.

    La entrevista concedida por don Francisco Orrego Bauzá da cuenta de un error involuntario, el cual una vez conocido procuró reparar en forma inmediata, todo lo cual era desconocido por mi al momento de responder las preguntas teóricas del periodista de su medio, lamentando que en ese instante no me haya sido expuesto el caso de manera completa.

    A raiz de lo anterior, y a fin de procurar reparar el daño que se le puede haber causado al señor Orrego, es que le pido que esta carta sea publicada como complementaria a la nota publicada el día de hoy.

    Sin otro particular y agradeciendo su disposición, le saluda atentamente,

    Arturo Alessandri
    Presidente del Colegio de Abogados de Chile A.G.

    Tras la publicación de este artículo, Alberto Precht, Ddirector ejecutivo de Chile Transparente, envió una carta que reproducimos a continuación.

    Carta Al Director Radio Bio Bio by BioBioChile on Scribd

    Nuestro comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
    Ver los comentarios (0)